Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-1763-2017
Fecha de sentencia: 29/06/2017
Carátula: HERRERA NELIDA MONICA C/ ZULAICA JULIO CESAR S/DIVISION DE CONDOMINIO
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercial -Sala II- de Azul
Materia: DIVISION DE CONDOMINIO
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/96

Causa nº: 2-61763-2016  
"HERRERA NELIDA MONICA  C/ ZULAICA JULIO CESAR S/DIVISION DE CONDOMINIO"

JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 1 - OLAVARRIA  

Sentencia Registro nº:  80   Folio: ............. 
 En la ciudad de Azul, a los     veintinueve      días del mes de Junio del año Dos Mil Diecisiete, reunidos
en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial
Departamental, Sala II, Doctores Víctor Mario Peralta Reyes, Jorge Mario Galdós y María Inés Longobardi
para dictar sentencia en los autos caratulados: “Herrera Nélida Mónica c/ Zulaica Julio César s/
División de condominio” (Causa N° 61.763), habiéndose procedido oportunamente a practicar la
desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del C.P.C.C.,
resultando de ella que debían votar en el siguiente orden: Dra.Longobardi- Dr.Galdós – Dr.Peralta Reyes.
Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:
                                  -C U E S T I O N E S-

     1era. ¿Son justas las regulaciones de honorarios de
                                fs.330/330vta. y  fs.367?
      2da. ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

-V O T A C I O N-

                 A LA PRIMERA CUESTION, la Sra. Juez Dra. Longobardi, dijo:
                I) Vienen las presentes actuaciones a fin de tratar los recursos de apelación, interpuestos a
fs. 332/334vta.y fs. 373/375vta. por el demandado -Sr.Julio César Zulaica-, contra las resoluciones de fs.
330/330vta. y fs.367 que regularon los honorarios de los profesionales intervinientes en autos por el juicio
principal e incidencias y los de la mediadora Dra .Fabia Mabel Martinez. Considera altos los honorarios de los
letrados -Dres. Verónica  Martins de Oliveira y Alejandro Javier Zulaica- como así también los fijados para
la mediadora judicial (fs. 373/375vta.), planteando la inconstitucionalidad de los artículos 2 y 3  de la ley
13.951 y 27 y 28 del decreto reglamentario 2530/10. A fs. 335 y fs. 376, se concedieron los recursos;
habiéndose sustanciado el concedido en segundo término, este obtuvo réplica de la mediadora Dra.Fabia Mabel
Martinez (cf.fs.422/429).
  II) El demandado apeló por altos los honorarios regulados a ambos letrados a fs.330/330vta. atento
considerar que el Sr. Juez a quo tomó una base regulatoria que no se condice con el monto real que tenía el
juicio, pues la pretensión de la parte actora, al momento de demandar, fue dividir el condominio y, por tal
razón, las costas del juicio deben ser pagadas por los comuneros en proporción a sus derechos en expectativa
y, agrega, "en autos la actora aspiraba al 50% del rodado y/o su valor"(sic .fs. 332vta., primer párrafo).
Señala que la base regulatoria que corresponde a cada uno de los condóminos es la suma de $ 50.000 y que
sobre ese monto deberían haberse determinado los honorarios. 
               Apeló también por excesivos los honorarios regulados a la mediadora porque no contemplan el
trabajo real y efectivo realizado por esa profesional (fs. 373/375vta.). Solicita su readecuación y plantea
la inconstitucionalidad de los arts. 2 y 3 de la Ley 13.951 y arts. 27 y 28 del Decreto Reglamentario de
aquélla (2530/10), por afectar el debido proceso de los justiciables "-art.18 de la Constitución bonaerense
y Nacional" al imponérsele a los ciudadanos la obligatoriedad de recurrir a la mediación judicial previa
que, a su entender, no corresponde "por cuanto dicho requisito previo terminará siempre por afectar el
derecho de propiedad de uno o ambos justiciables cuando entiendan que ambos tienen razones para litigar".  Que
ello es así por cuanto estos preceptos legislan sobre cuestiones de regulación de honorarios que ya fueron
previstas por la Ley 8904, dándose así una doble vía de imposición hacia los justiciables que resulta
injusta y arbitraria por ser contraria al art.17 de la C.N. al imponerle una nueva y distinta regulación de
honorarios profesionales que deberán afrontar. 
                 Manifiesta que el criterio seguido por esta Ley y Decreto Reglamentario resulta arbitrario y
caprichoso cuando fija y predetermina el monto a regular por encima de la escala prevista por la ley 8904, lo
cual resulta una franca contradicción con el art.9 II apartado 2; 3; art.16 incisos b); i); l) de la ley 8904
concluyendo que el Decreto Reglamentario 2530 y la Ley 13.951 no tienen los criterios de proporcionalidad y/o
razonabilidad que toda regulación de honorarios por tarea judicial o extrajudicial debe contener como sí lo
posee la ley 8904" (sic. fs.374).
               Finalmente refiere la postura de la Corte Suprema de la Nación en cuanto tiene dicho que
cuando lo elevado de una base regulatoria arroja en concepto de honorarios sumas exorbitantes respecto a la
labor que debe ser remunerada, corresponde practicar regulaciones haciendo caso omiso a los mínimos
establecidos en dicha normativa siendo lo correcto en esos casos atender a la importancia, mérito, novedad,
complejidad, eficacia y demás pautas legales establecidas para ponderar las tareas cumplidas por el letrado,
lo que permite arribar a una solución justa, mesurada y acorde a las circunstancias del caso (CSJN, causa
"Compañía Financiera Argentina S.A. c/Dirección General Impositiva s/ Recurso directo de organismo
externo", fallo 3-2016). 
               Por su parte, la Dra. Fabia Martinez (mediadora), al responder el traslado conferido a fs. 417
solicitó el rechazo del recurso interpuesto por el demandado en todas sus partes, manteniéndose el monto que
le fue regulado en concepto de honorarios y, por último, que se rechace también la inconstitucionalidad
planteada. Los fundamentos que pretenden sostener esa petición radican en que los honorarios de los
mediadores no están relacionados en modo alguno con la tarea realizada por el profesional sino que están
determinados en el art. 27 del decreto que reglamenta el art. 31 de la ley de mediación. Que esta norma (art.
27) tabula esos honorarios, razón por la cual considera que el juez no está habilitado, en el caso, a ir
sobre lo que determina la ley. Refiere luego conceptos sobre el sentido e importancia de la mediación
prejudicial señalando que "la judicatura no tiene como función regular los honorarios de los mediadores,
sino que éstos llegan a proceso tabulados y al solo efecto de ser ejecutados". Luego, específicamente
respecto del planteo de inconstitucionalidad, señala que las normas cuestionadas de la ley 13.951 en ningún
modo se oponen a los artículos constitucionales citados por el peticionante.  Así señala que yerra el
recurrente al equiparar al mediador con una comisión o tribunal especial que juzga pues el mediador no juzga,
es un tercero imparcial, neutral (o multiparte), ello en referencia al artículo 18 tanto de la Constitución
Provincial como de la Nacional. Indica posteriormente que tampoco se ve afectado el derecho de propiedad pues
la mediación posibilita un ahorro no sólo en dinero sino también en tiempo; que no existe una doble vía de
imposición sino que son momentos diferentes y no necesariamente deben transitarse los dos, pues ello depende
de la voluntad de las partes. Finalmente se refiere al alcance de la declaración de inconstitucionalidad en
forma genérica señalando que su procedencia ha de ser la "última ratio" del orden jurídico y que
concretamente, en el caso, no se verifica un déficit constitucional que amerite su admisión. 
Por último transcribe los argumentos que llevaron a un Juzgado Marplatense a considerar que "para determinar
la retribución del mediador sólo puede confrontarse la tarifa que corresponde fijar en virtud del monto del
asunto involucrado o el del acuerdo arribado en la etapa que corresponda, sin analizar -toda vez que la ley no
otorga esa facultad- el desempeño específico del mediador en torno a su importancia complejidad, extensión
y demás pautas aplicables..." (Juzgado Civ. y Com. N°2 de Mar del Plata, causa n°120456, S.I. del
05/08/2013, "Fernandez Daniel Esteban c/ Huarte Analia Betsabe s/ Incidente"). Solicita que se rechace el
recurso  intentado por la demandada en todas sus partes., con costas (fs. 417, 373/375, 422/429).  
Por ello, habiéndose decidido que la cuestión resulta definitiva, por lo que deberá resolverse con la
formalidad del acuerdo (fs. 415) y practicado el sorteo de rigor (fs. 416), han quedado estas actuaciones en
condiciones de ser examinadas a los fines del dictado de la presente sentencia.
               III) Se trata el presente de un juicio de división de condominio, iniciado el día 25 de junio
de 2012, con etapa de mediación previa (cf.fs.2/2vta.), por lo cual, el día 03 de agosto del mismo año, se
celebró la audiencia respectiva, que finalizó sin acuerdo (cf. acta de fs.4/4vta.), cesando a partir de ese
momento  la intervención de la mediadora. 
              Con posterioridad, se articuló la demanda (fs. 17/18vta.), la que fuera respondida por el
accionado a fs. 69/80 decretándose la apertura del juicio a prueba que fue proveída a fs.86/86vta. A fs.
185/188vta. se dictó sentencia (confirmada por este Tribunal a fs. 270/276) mediante la que se hizo lugar a
la acción de división de condominio promovida por Nélida Mónica Herrera contra Julio César Zulaica
respecto del bien automotor Dominio HTR 277, con costas al demandado; difiriéndose la regulación de
honorarios para el momento en que se encuentre finalizado el procedimiento previsto, a tal fin, por el art.27
del Decreto-Ley 8904/77. 
Iniciado este procedimiento, con fecha 16 de diciembre de 2015, se celebró audiencia en la que las partes
acordaron la venta del rodado en cuestión a través de la agencia de autos de Oscar Bonini (cf.fs.302),
habiéndose concretado la misma en la suma de $100.000, conforme surge de la presentación de fs.308/310,
representando aquélla la base regulatoria del presente proceso.
              Así se arribó al dictado auto apelado de fs.330/330vta. mediante el cual fueron regulados los
honorarios de los Dres. Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier Zulaica, y posteriormente,  mediante
resolución ampliatoria -también recurrida- de fs.367, se fijaron los honorarios de la mediadora Dra. Fabia
Mabel Martínez, con fundamento en los arts. 3, 27 y 28 de la Ley 13.951. 
                 A los fines de abordar los agravios traídos, cabe analizar, en primer lugar, y debido a la
importancia del tema, el planteo de inconstitucionalidad de los artículos arts. 2, 3 de la Ley 13.951 y arts.
27 y 28 del Decreto Reglamentario de aquella (2530/10), que amerita el tratamiento de este recurso conforme lo
dispuesto por los arts. 263, 264 y cc. del CPCC, planteo que pese a no haberse introducido en los escritos
iniciales del proceso, posteriormente fue sustanciado con la contraria. Ha sostenido este Tribunal: "el
planteo de inconstitucionalidad no puede ser rechazado por la sola circunstancia de haber sido introducido
recién en la expresión de agravios ya que el demandado tiene oportunidad procesal útil para ejercer su
derecho a ser oído" (S.C.B.A., Ac. L 72.258 del 28/5/03; esta Sala, causa n°47.306 del 01/9/04, "Banco de la
Provincia de Buenos Aires c/ CIDETAN S.A."). 
                 a) En estos autos, la parte demandada, en un recurso formalmente válido, ha atacado de
inconstitucional a las normas referidas. En atención a ello cabe señalar, que los argumentos que abren la
instancia no son un límite para exponer otros y que puedan apreciarse relevantes para dirimir la cuestión
pues, "el único mecanismo jurisdiccional para dejar de aplicar una ley es su declaración de
inconstitucionalidad, ya que los Tribunales sólo en ese caso pueden prescindir de ella, no siendo práctica
aceptable eludir la aplicación de la norma sobre la base de argumentos valorativos, de justicia e injusticia,
conveniencia o inconveniencia, oportunidad o inoportunidad" (Rivera, "Límites de las facultades
judiciales...",L.L. 24.8.99, párr.3, citado por esta Sala en causas n°47.084, Banco de Galicia y Bs.As...."
del 11.03.04; n° 47.668 del 02.12.04, "Seguro de Depósito S.A...." y n°55.348 del 04.08.11, "Blanco...").
                   Así también se ha manifestado la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial  2°,
Sala II de La PLata, que con sólido primer voto de la Dra.Patricia Bermejo expresó: "acorde la postura de la
Corte de la Nación, tanto el control de constitucionalidad como el de convencionalidad puede realizarse de
oficio en pos de salvaguardar la primacía de los derechos tanto consagrados en la Carta Magna como en los
Tratados internacionales que nuestro país ha suscripto y también incorporado en la Ley Fundamental. La Corte
de la Nación, en la causa "Rodríguez Pereyra, Jorge Luis y otra c. Ejército Argentino s/ daños y
perjuicios" (sent. del 27-XII-2012), luego de relatar la evolución jurisprudencial del control de
constitucionalidad desde su reconocimiento en los primeros pronunciamientos (Fallos: 23:37; considerando 8vo
del fallo referido), lo cotejó con el control de convencionalidad que de oficio deben realizar los
magistrados. 
            Es así que señaló, con respecto a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que “...los
órganos judiciales de los países que han ratificado la Convención Americana sobre Derechos Humanos están
obligados ejercer, de oficio, el control de convencionalidad, descalificando las normas internas que se
opongan a dicho tratado. Resultaría, pues, un contrasentido aceptar que la Constitución Nacional que, por un
lado, confiere rango constitucional a la mencionada Convención (art. 75, inc. 22), incorpora sus
disposiciones al derecho interno y, por consiguiente, habilita la aplicación de la regla interpretativa
formulada por su intérprete auténtico, es decir, la Corte Interamericana de Derechos Humanos- que obliga a
los tribunales nacionales ejercer de oficio el control de convencionalidad, impida, por otro lado, que esos
mismos tribunales ejerzan similar examen con el fin de salvaguardar su supremacía frente normas locales de
menor rango".
                       Adunó que también cabe realizar este control de constitucionalidad en vista a la
Constitución de la Provincia, la cual, al ser también la ley fundamental provincial también su supremacía
debe ser asegurada (art. 3, primer párrafo, Const. de la Provincia). La Corte recordó que “…el ejercicio
del control de constitucionalidad de oficio por los magistrados debe tener lugar "en el marco de sus
respectivas competencias y de las regulaciones procesales correspondientes". Desde esta perspectiva, el
contralor normativo a cargo del juez presupone un proceso judicial ajustado a las reglas adjetivas aplicables,
entre las cuales revisten especial relevancia las que determinan la competencia de los órganos
jurisdiccionales y, sobre todo, las que fijan los requisitos de admisibilidad y fundamentación de las
presentaciones o alegaciones de las partes. Es conveniente recordar al respecto, que la descalificación
constitucional de un precepto normativo se encuentra supeditada a que en el pleito quede palmariamente
demostrado que irroga a alguno de los contendientes un perjuicio concreto en la medida en que su aplicación
entraña un desconocimiento o una restricción manifiestos de alguna garantía, derecho, título o
prerrogativa fundados en la Constitución; es justamente la actividad probatoria de los contendientes así
como sus planteos argumentales los que deben poner de manifiesto tal situación. Es decir, cuanto mayor sea la
claridad y el sustento fáctico y jurídico que exhiban las argumentaciones de las partes, mayores serán las
posibilidades de que los jueces puedan decidir si el gravamen puede únicamente remediarse mediante la
declaración de inconstitucionalidad de la norma que lo genera" (C.C. y C, 2°, Sala II de La Plata, causa
n°120.368, sent. del 23/11/2016, voto de la Dra. Bermejo, "Cosentino Eduardo c/ Cervan Carlos s/ Daños y
Perjuicios").                   
                         En conclusión, la tarea de revisión judicial, es la más cuidadosa de las funciones
susceptibles de encomendar a un tribunal, no concluyendo en la declaración de inconstitucionalidad más que
de ser de estricta necesidad y si la interpretación del texto legal en juego no permite estar a favor de la
validez de la misma pues, "la declaración de inconstitucionalidad de normas legales o reglamentarias
constituye una de las más delicadas funciones susceptibles de encomendar a un tribunal de justicia; es un
acto de suma gravedad institucional y debe ser considerado la última ratio del orden jurídico. La
atribución de decidir la inconstitucionalidad de preceptos legales sólo debe ejercerse cuando la repugnancia
con la cláusula constitucional es manifiesta y la incompatibilidad inconciliable" (SCBA, causa B57349,
RSD-174-16, S del 10/08/2016, "Fino María Cristina c/ Municipalidad de Adolfo Alsina s/ Demanda contencioso
administrativa", pub. en JUBA, Sum.B99838) (el destacado me pertenece). 
                 b)  La ley 13.951 (promulgada por el decreto 48/09, del 15-I-2009 y publicada el 10-II-2009)
incorporó en la Provincia de Buenos Aires el sistema de la mediación prejudicial obligatoria (artículos 2 y
3)  para aquellos litigios que la misma ley no excluye (art. 4, ley cit.). 
             En su Exposición de Motivos, refleja una clara voluntad política de institucionalizar nuevos
mecanismos alternativos para la resolución de disputas, que conlleven a paliar la sobrecarga de tareas,
debido al volumen de demandas incoadas que soporta el Poder Judicial. Se aclaró también, en esa ocasión,
que este mecanismo no vulnera el derecho de recurrir ante la justicia, sino que sólo se pretende un medio
alterno para dirimir el conflicto. Nacido como una forma de lograr la autocomposición del litigio, respeta
las pautas constitucionales, en tanto que una vez que las partes comparecieron personalmente a la audiencia,
pueden dar por terminado el procedimiento, con lo cual queda expedita la vía para acceder al órgano
competente (CSJN, "Baterías Sil-Dar S.R.L c/ Barbeito, Walter s/ sumario”, sent. del 27-IX- 2001;
C.Civ.Com., Sala II de La PLata, causa 120.368 cit.).  
           Así surge claramente de lo normado por el artículo 2°:"Establécese con carácter obligatorio la
Mediación previa a todo juicio, con las exclusiones efectuadas en el artículo 4°, con el objeto de promover
y facilitar la comunicación directa entre las partes que permita la solución del conflicto". Por su parte,
el artículo 3° dispone "sin perjuicio de lo dispuesto en el art.2°, en forma previa a la instancia de
Mediación Obligatoria, las partes podrán someter sus conflictos a una Mediación Voluntaria". Estos
artículos, han sido tachados de inconstitucionalidad por considerar el recurrente que ambos afectan el debido
proceso de los justiciables (art.18 de la Constitución Nacional y Provincial) -en rigor, se trataría del
art.15 de la Constitución de la Pcia. de Bs.As.- al imponérsele a los ciudadanos la obligatoriedad de
recurrir a la mediación judicial previa que, además,  terminará por afectar el derecho de propiedad 
(art.17 de la Constitución Nacional y Provincial) de uno o ambos justiciables cuando ambos entiendan que
tienen razones para litigar pues se da una doble vía de imposición, imponiéndoseles una regulación extra
que deberán afrontar.
                       En primer término ha de señalarse que, como se dijo, el proceso está organizado para
brindar un servicio a los justiciables que son, en definitiva, sus destinatarios. El espíritu de la Ley
13.951, plasmado en su exposición de motivos como se sostuvo "supra", ha sido el de contribuir a la solución
del litigio de forma rápida y antes de llegar a la justicia, no el de agregar un costo desproporcionado a los
ciudadanos cuando deben acceder a ese mecanismo. Este sistema alternativo, además de obligatorio en muchos
casos, se ha pensado para ayudar a una solución y no para encarecer sin sentido el costo de litigar. Más
aún cuando la mediación no prosperó pues, si la misma hubiera sido útil, la parte no debe abonar los
honorarios de los abogados por labores judiciales pues ellos no se hubieran originado. Por el contrario,
cuando la mediación no ha llegado a buen término, es decir, no se ha logrado acuerdo y se va a juicio, la
tarea del mediador no resultó útil para llegar a una solución sin tener que recurrir a la justicia,
incumpliendo la finalidad de creación de la ley 13.951 según su propia exposición de motivos. Ello nos
lleva a concluir que, en realidad, no es la "obligatoriedad" de la mediación la que podría, en su caso,
conducir a una vulneración del derecho de acceso a la justicia (arts.14 de la C.N  y  art.15 de la
Constitución Provincial), sino la aplicación de las normas arancelarias específicas que ella contiene
(art.31 Ley 13.951 y art.27 del D.R.2530/10) en tanto conduzcan a montos exorbitantes y alejados de toda
proporcionalidad con los intereses en juego y la labor efectivamente cumplida.
                    Así, el artículo 31 de la ley 13.951 prevé que “El Mediador percibirá por la tarea
desempeñada en la Mediación una suma fija, cuyo monto, condiciones y circunstancias se establecerán
reglamentariamente. Dicha suma será abonada por la o las partes conforme al acuerdo transaccional
arribado.”. En el segundo párrafo especifica que “En el supuesto que fracasare la Mediación, el Mediador
podrá ejecutar el pago de los honorarios que le corresponda ante el Juzgado que intervenga en el litigio”. 
            En síntesis, esa disposición ordena que el mediador recibirá una suma “fija”, delegando en
el decreto reglamentario la determinación de su monto, condiciones y circunstancias, ya sea que haya habido
un acuerdo o no entre las partes gracias a su intervención. 
            El artículo 27 del Decreto Reglamentario 2530/10 tuvo por finalidad cumplir con esa manda. Esta
norma puntualiza que los honorarios del mediador se determinan sobre las pautas mínimas que allí se indican.
Prevé que se deben abonar en el equivalente en pesos de cierta cantidad de jus arancelarios -establecidos en
la ley 8904-, acorde el monto del reclamo, acuerdo o sentencia, según corresponda. Así, efectúa una
clasificación según el monto del litigio: a determinada franja de valor – ya sea del reclamo, acuerdo o
sentencia-, corresponde determinada cantidad de jus. Prevé también para el supuesto de los procesos con
monto indeterminado la fijación de los honorarios en 14 jus (ver art. 27 cit.). Y precisamente lo allí
normado resulta ser la causa de la desproporción entre los honorarios regulados a los letrados que
intervienen en el pleito y los fijados al mediador pues, si bien tal precepto pudo considerarse razonable al
momento de su sanción (año 2010), hoy luce desajustado a la realidad imperante si se advierten los cambios
operados a lo largo de estos años en el valor del jus arancelario -de $123 a $537-, factor determinante a la
hora de fijar la retribución de los mediadores (Cam. Civ. Com. de Pergamino, causa n°2464-15 del 15/12/2015,
"Fossa ...").
                          Los argumentos del referido fallo, y particularmente los de la Alzada platense,
ponen de manifiesto una disparidad entre la intención del legislador provincial y la del Reglamento. Ello es
así pues, si bien el artículo 31 de la ley 13.951, establece que deberán considerarse (a los fines
arancelarios del mediador) determinadas condiciones y circunstancias, el decreto reglamentario sólo toma el
hecho objetivo de una suma, obviando sopesar la dedicación, función, tiempo, etc... que pudo (o no) haber
insumido al mediador la resolución (o no) de ese litigio. 
                           Por ende, al disponer el artículo 31 de la ley 13.951 que el mediador percibirá
una suma fija, ello no se condice con determinar los honorarios conforme al "Jus", como prevé el decreto
pues, la misma Corte de la Provincia ha estimado que el jus es una unidad de valor (SCBA, Rc 116458, sent.
int. del 22/02/2012; SCBA Rc 118804, sent. int. del 9/4/2014) y de allí los desajustes observados por el
recurrente en su planteo. Por lo demás -cabe agregar- que no es la aplicación misma del jus, sino su
ausencia de correlatividad y proporcionalidad con los honorarios de los abogados y peritos intervinientes en 
el proceso, lo que podría, en ciertos supuestos, arribar a un resultado inequitativo. 
                            A título ilustrativo (y de computar como parámetro sólo el valor del jus)
podemos ejemplificar, que para una base regulatoria de $50.000 (ver Considerando V del presente),
(comparativamente al caso supuesto de una demanda rechazada), en el año 2010 le hubiese correspondido al
mediador una regulación de $ 1.722 (14 Jus x $123), que representaba el 3,44% del monto del reclamo; en tanto
que en el año 2017 los 14 Jus sobre el mismo monto del reclamo, representan $ 7.518, que equivalen al 15.03%
de la base regulatoria para los restantes profesionales.
                            Acentuándose aún más estas diferencias en las escalas mínimas inferiores;
así, la escala que en el 2010 se aplicaba sobre un monto reclamado de $3.000, representaba el 8,20% de este
valor y hoy representa el 35,80%; sobre $3.001 a $6.000, en el mínimo representaba el 16,39% y hoy representa
el 71,55%; sobre $6.001 (hasta $10.000) en el mínimo representaba el 12,2% y hoy representa el 53,69%;etc...
.  
                            En este aspecto, cabe señalar que también el Decreto-Ley 8904/77, en ciertos
casos, fija los honorarios en consideración al valor del “jus” (v. gr. art. 9, ley 8904). Pero, sin
embargo, la diferencia esencial entre las disposiciones del artículo 9 del Decreto-Ley 8904/77 y el 27 del
Decreto Reglamentario 2530/10 radica en que las tareas que la primera norma enuncia son todas no susceptibles
de apreciación pecuniaria, a diferencia del segundo que fija en jus -en los incisos 1 a 7 de ese art.-
juicios de montos determinados (excepto el inciso 8 referido a los de monto indeterminado que estipula 14
jus). En atención a ello considero que el honorario en jus no es la suma “fija” que el legislador
expresó en el artículo 31 de la ley 13.951. Ello asi pues, en mi opinión, debió preveerse la
actualización de las escalas de montos de los juicios previstas por el mentado artículo 27 en concordancia
con la variación de la unidad de valor (jus) lo cual permitiría mantener los emolumentos en razonable
proporción entre los valores en juego y la remuneración del mediador, con la que resultaba de su aplicación
al momento de dictarse el referido Decreto Reglamentario 2530 (02/12/2010).
                            Otro aspecto observable del art. 27 del referido decreto, que ha sido tratado por
la vocal preopinante de la Cámara de Apelaciones 2° de La Plata -Dra.Patricia Bermejo- (en causa citada
"Cosentino..") -y cuyos fundamentos sigo parcialmente-, radica en que aquél "sólo tiene en cuenta el monto
reclamado –o el de la sentencia o acuerdo-, incluyendo capital e intereses, sin estimar ningún otro
parámetro.  Aun cuando, reitero, el artículo 31 de la ley se refiere a que se deben considerar condiciones y
circunstancias, el decreto sólo toma el hecho objetivo de una suma. Obvia, de tal manera, sopesar la
dedicación, función, tiempo, etc. que al mediador le ha insumido la resolución de ese litigio. Lo único a
considerar por el decreto para fijar el emolumento es el monto de lo reclamado, una circunstancia objetiva,
ajena a su labor y desempeño.  Además, cuando se levanta el acta de cierre que certifica la realización de
la mediación, en ella no se deja constancia de ninguna de estas particularidades. No se puede saber de esa
pieza –al menos en su redacción actual- cuántas audiencias hubo, cuánto duraron, etc."(Trib. y causa cit.
"Cosentino...").  Tampoco se constata con el referido instrumento, única pieza que deja constancia de lo
actuado por el medidador, qué propuestas formuló este para acercar a las partes, si las formuló él o
simplemente comunicó la propuesta de una de las partes a la otra, si su intervención fue o no de una entidad
suficiente para tratar de lograr un acuerdo entre aquéllas, etc..., máxime todo ello  en casos de mediación
fracasada.  
                            En consecuencia, como se desprende de lo expuesto, la discordancia entre el texto
y del espíritu de la Ley 13.951 y su Decreto Reglamentario implica una infracción a la Constitución de la
Provincia, en especial sus artículos 57 y 144 inciso 2. 
                           Respecto de la discordancia entre el texto de una ley y su decreto reglamentario,
la Suprema Corte de Justicia Provincial ha sostenido que:“La autoridad administrativa no puede dictar
reglamentos que importen una extralimitación de su esfera. El reglamento que en sus disposiciones no observe
estas limitaciones es inconstitucional. Esto es, la actividad reglamentaria se realiza siempre secundum legem,
completando la ley y regulando detalles indispensables para asegurar su cumplimiento, pero no se puede por
vía reglamentaria extender o restringir el alcance de la ley.” (SCBA,, "Trucco, María Carmen c/ Provincia
de Buenos Aires (Dirección General de Cultura y Educación) s/ Inconstitucionalidad del art.140 ap. "B",
párr. 4 del dto.2485/92, reglam. ley 10579"; I 2174, sent. del 20-VI-2007). En dicho precedente se
puntualizó también que “Es importante destacar que el art. 57 de la Constitución provincial establece
claramente que "toda ley, decreto u orden contrarios a los artículos precedentes, o que impongan al ejercicio
de las libertades y derechos reconocidos en ellos, otras restricciones que las que los mismos artículos
permiten, o priven a los ciudadanos de las garantías que aseguran, serán inconstitucionales y no podrán ser
aplicados por los jueces". También, como se expresó en ese voto, el inc. 2º del art. 144, al consagrar la
potestad reglamentaria del Poder Ejecutivo, cuida que en su ejercicio no se altere el espíritu de las leyes.
Y, por todo lo expuesto precedentemente, ello es lo que advierto se ha configurado en el presente. 
                           En palabras de la Corte de la Nación, “… es sabido que cuando un decreto
reglamentario desconoce o restringe irrazonablemente derechos que la ley reglamentada otorga, o de cualquier
modo subvierte su espíritu y finalidad, ello contraría la jerarquía normativa y configura un exceso en el
ejercicio de las atribuciones que la propia Constitución concede al Poder Ejecutivo. Por otra parte, como lo
ha admitido la Corte, las facultades de reglamentación que confiere el art. 99, inc. 2, de la Constitución
Nacional -art. 86, inc. 2, antes de la reforma de 1994-, habilitan para establecer condiciones o requisitos,
limitaciones o distinciones que, aun cuando no hayan sido contemplados por el Legislador de una manera
expresa, cuando se ajustan al espíritu de la norma reglamentada o sirven, razonablemente, a la finalidad
esencial que ella persigue (Fallos: 301:214), son parte integrante de la ley reglamentada y tienen la misma
validez y eficacia que ésta (Fallos: 190:301; 202:193; 237:636; 249:189; 308:668; 316:1239; del dictamen
Fiscal al que remite el fallo de la CSJN, in re: "Cámara de Comercio Industria y Producción c/
Administración Federal de Ingresos Públicos s/ amparo", sent. del 16-IV-2002; C.C. y c. 2°, Sala II, LP, en
causa cit. n°120.368 "Cosentino...")(el destacado no pertenece al texto original). 
                           Es por ello que, en mi opinión, el art. 27 del decreto reglamentario 2530/10, al
apartarse del espíritu y letra de la ley 13.951 (computando sólo una unidad de valor con total prescindencia
de las restantes circunstancias y, particularmente, de su relación con los honorarios de los abogados y
peritos), ha vulnerado los arts. 57 y 144 inc. 2 de la Constitución provincial y con su aplicación, el
art.17 de la C.N., y así debe declararse. 
                           c) Por ende, si la retribución -en especial cuando surge de la ley y no es
producto del acuerdo de las partes- debe guardar paridad y proporcionalidad con el trabajo realizado,
compararla con un monto abstracto no concluye en un resultado equitativo y justo (CSJN, Fallos: 252:367, entre
otros), no permitiendo así contar con los elementos suficientes para revisar una regulación que ha sido
impugnada, más aún cuando, como en el caso, esa impugnación contiene planteos que versan sobre la
inconstitucionalidad de normas en las cuales se ha fundamentado dicha regulación.
                     Consecuentemente, por los fundamentos expuestos, considero que la forma de calcular los
honorarios de los mediadores en atención sólo a la suma reclamada, torna arbitraria tal estimación por no
adecuarse a la índole de la labor realizada, la dedicación, complejidad del tema y demás pautas que
contiene el art.16 del Decreto-Ley 8904/77 para el ejercicio de la profesión de Abogados, por lo que resulta
contraria a lo dispuesto por el artículo 17 de la Constitución Nacional (art.31 Constitución Provincial) y
es abiertamente desigual con las pautas para fijar los honorarios judiciales y extrajudiciales de los
abogados; por lo cual, desde este horizonte, vulnera los artículos 16 de la Constitución Nacional, art.11
Constitución Provincial y 24 de la Convención Americana de Derechos Humanos. 
                  Con respecto a los letrados, el Decreto-Ley 8904/77, en su artículo 16, prevé que se
estimará a ese fin, además del monto del asunto, si fuera susceptible de apreciación pecuniaria (inc.
“a”, ley cit.), el valor, motivo y calidad jurídica de la labor desarrollada (inc. “b”), la
complejidad y novedad de la cuestión planteada (inc. “c”), la responsabilidad que de las particularidades
del caso pudiera haberse derivado para el profesional (inc. “d”), el resultado obtenido (inc. “e”), la
probable transcendencia de la resolución a que se llegare, para casos futuros (inc. “g”); las actuaciones
esenciales establecidas por la Ley para el desarrollo del proceso (inc. “h”), las actuaciones de mero
trámite (inc. “i”), la trascendencia económica y moral que para el interesado revista la cuestión en
debate (inc. “j”), la posición económica y social de las partes (inc. “k”), el tiempo empleado en la
solución del litigio, siempre que la tardanza no fuera imputable al profesional (inc. “l”), entre otros,
está agregando pautas que permiten cuantificar la incidencia de su labor en la resolución del conflicto. Sin
embargo, como se expusiera supra, el artículo 27 del Decreto-Reglamentario 2530/10 no contiene pauta alguna
para determinar el monto de la remuneración del mediador según distintas condiciones y circunstancias, ni
tampoco, ninguna forma de estimar su desempeño en aras de la solución del pleito, aunque la mediación
fracase. 
               El sistema de retribución del mediador -función que en el régimen legal provincial solo
puede recaer en un abogado- y el de los letrados en su actividad judicial difieren en las pautas, lo que por
sí no sería objetable si no produjera disparidades o desproporciones injustificadas, que es lo que acontece
en autos. En el caso del mediador, quien participa en la etapa prejudicial, en tanto se le regulan sus
honorarios sólo con pautas de valor variables en relación a una suma fija –el monto reclamado o el del
acuerdo o sentencia- termina siendo desmedido con relación al del abogado, a quien en un proceso de monto
determinado se le establece un porcentaje de esa suma –establecida acorde diversas formas de valorar la
importancia e incidencia de su trabajo- que culmina siendo, en muchos casos, comparativamente mucho menor que
la del mediador, no obstante haber asesorado y acompañado a su cliente en todo el proceso –incluso en
etapas recursivas- y en la ejecución de la sentencia, con una responsabilidad constante en la prestación del
servicio profesional, es decir, con una labor profesional de mucha mayor envergadura y responsabilidad; ello
sin contar el tiempo de duración del proceso. Sin embargo, al momento de justipreciar sus honorarios,
comparativamente resulta mucho mejor retribuído el mediador, el cual, se reitera, realizó un trabajo que,
aunque requiere igual responsabilidad, insume mucho menor complejidad, tiempo y dedicación, diferencia que se
acentúa aún más en los casos de mediación fracasada (arts. 2, CADH; 7, 23, DUDH; 24, CADH; 7, PIDESC).
Basta observar, a título de ejemplo, las vicisitudes procesales que han acontecido a lo largo del presente,
las distintas actividades realizadas por los profesionales intervinientes y los montos que se han regulado al
mediador y a los abogados, aplicando las distintas normativas. Por otra parte, esa desproporción se acentúa
en caso de demandas exageradamente abultadas, por ejemplo, en los juicios de daños en los que la doctrina
legal de la SCBA ha dicho que: "...si bien debe ponderarse el mérito de las tareas desarrolladas y la entidad
y naturaleza de la cuestión de fondo debatida, no debe arribarse a la fijación de valores que resulten
manifiestamente excesivos. En función de ello, se afirmó que debe partirse de un hipotético progreso de la
demanda a los efectos de fijar la base sobre la cual se procederá a regular los honorarios" (SCBA, Ac.67.487
del 14/02/01, "Enrique..."; esta Sala, causas n° 49.392, "Strack", sentencia del 2-10-06 y nº 54.494 del
15/02/11, "Martínez..."; Hitters - Cairo, “Honorarios de abogados y procuradores”, págs. 254 a 257) "De
ello se desprende que tal forma de regular los honorarios a los mediadores implica, por un lado, desigualdad
respecto de la labor profesional comprendida en el Decreto-Ley 8904/77 y, por otro, un encarecimiento
desproporcionado para la gente obligada a su pago, que vulnera el acceso a la justicia y que no resulta acorde
al espíritu de la ley 13.951 ni a las directivas del art.31 de la misma. 
                         Este aspecto ha sido también tratado con anterioridad en el citado fallo
"Cosentino..." de la Cámara Civil y Comercial 2° de La Plata, Sala II, cuyas expresiones comparto. Allí se
sostuvo: "El espíritu de la ley 13.951, plasmado en su exposición de motivos, ha sido el de contribuir a la
solución del litigio de forma rápida y antes de llegar a la justicia, no el de agregar un costo
desproporcionado a los habitantes de nuestra provincia cuando deben acceder a ese mecanismo. Este sistema
alternativo, además de obligatorio en muchos casos, se ha pensado para ayudar a una solución y no para
encarecer sin sentido el costo de litigar. Desde esta perspectiva se vulneran los arts. 15, 45 y 57 de la
Constitución de la Provincia y 8 y 25 de la Convención Americana de los Derechos Humanos". 
                          Lo más palmario del caso se advierte en que ese gasto mayor nace, como en el caso
sujeto a la decisión de esta alzada -como ya dije-, cuando la mediación no prosperó, pues ello no evita al
justiciable los ulteriores gastos y honorarios judiciales. Pero, si la tarea del mediador no fue útil
-independientemente del esfuerzo que este haya aportado para llegar a una solución sin recurrir a la
justicia-, la reglamentación respectiva debió prever que a la retribución del mediador se sumarían los
honorarios generados por la intervención de los profesionales del derecho y, en ciertos casos, también, de
los peritos.  Es decir, en el sistema previsto por el art.27 del D.R. 2530/10, acorde los resultados a que se
arriba en el caso concreto analizado, se vulnera el artículo 17 de la Constitución Nacional y el artículo
21 inc. 1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. 
                          Como ha expuesto la Corte de la Nación, la Constitución Nacional asume el
carácter de una norma jurídica que, en cuanto reconoce los derechos, lo hace para que estos resulten
efectivos y no ilusorios, sobre todo cuando se encuentra en debate un derecho humano. Por ello, al reglamentar
un derecho constitucional, el llamado a hacerlo no puede obrar con otra finalidad que no sea la de dar a
aquél toda la plenitud que le reconozca la Constitución (Fallos 327: 3677)" (Trib.cit., causa cit.
"Cosentino...").
                           Por los fundamentos dados, considero que el artículo 27 del decreto 2530 vulnera
los artículos 15, 57, 144 inc. 2 de la Constitución de la Provincia; 16, 17 de la Constitución Nacional y
arts. 8 y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos, razón por la cual corresponde, declarar su
inconstitucionalidad en el caso concreto analizado.
                          d) Finalmente, el artículo 28 del citado Decreto 2530/10 (también reglamentario
del art.31 y tachado de inconstitucionalidad) se refiere a la oportunidad del pago de esos honorarios. En este
punto debe señalarse que, como lo ha sostenido reiteradamente este Tribunal "la declaración de
inconstitucionalidad es la última "ratio" del orden jurídico, de allí que para su procedencia se requiere
que el interesado demuestre acabadamente de qué manera la norma cuestionada contraría la Constitución
causándole, de este modo, un agravio. Un planteo de esta índole, para ser atendido, debe tener un sólido
desarrollo argumental y contar con un no menos sólido fundamento que se apoye en las probanzas de la causa"
S.C.B.A. Ac. I 2169, 3.12.2003, "Almirón..."; esta Sala, causa n°50.319 del 20.02.2007, "Sindicato..."). Por
tal razón, no estando debidamente fundado (cf.fs.373/375vta.) el pedido de declaración de
inconstitucionalidad de art. 28 del Decreto-Reglamentario 2530/10, corresponde, en mi opinión, declararlo
inadmisible (art. 260 CPCC).
                          IV) En tanto se declara inconstitucional, para el caso concreto de autos, el art. 27
del decreto 2530/2010 y conforme al deber de resolver que pesa sobre los jueces (arts.1, 2, 3, 730 y concs.
del C.C.C.N), lo establecido por los arts. 14, 14bis, 16, 17 y 18 C.N. y arts.11, 15, y 27 C.P.B.A.) se impone
regular los honorarios definitivos a la Mediadora. A cuyo efecto considero aplicable, por analogía, siguiendo
los principios de razonabilidad, el derecho a una retribución justa e igual remuneración por igual tarea
(art.11 de la Constitución Provincial y art.16 de la Constitución Nacional; art.2 del CADH y 7 y 23 de la
DUDH),  el Decreto-Ley 8904/77, que es la normativa general vigente para los Honorarios de Abogados, en esta
Provincia. Por ende, encontrándose firme la base regulatoria, conforme el criterio propuesto y lo establecido
en los arts. 16, 28 y cc. del Decreto-Ley 8904/77, se fijan en la suma de pesos tres mil seiscientos ($3.600)
los honorarios de la mediadora  Dra. Fabia Mabel Martinez, modificándose así el auto de fs. 367. 
                          V) En cuanto al agravio referente a la base regulatoria tomada en cuenta para fijar
los honorarios de los letrados intervinientes en autos y que fueran objeto de impugnación
(cf.fs.332/334vta.), cabe señalar, adelantando opinión, que asiste razón al recurrente. Este Tribunal se ha
pronunciado en diversos antecedentes dejando sentadas las pautas sobre las cuales debía practicarse la
regulación de honorarios en este tipo de procesos expresando que: “el proceso de división de cosas comunes
que se sustancia y resuelve por la vía sumaria (art.673 C.P.C.), se origina en la necesidad de partir el bien
y de disponer de la proporción que le corresponde a cada condómino. El objeto del juicio es para cada uno,
la cuota que le corresponde en el inmueble y, consecuentemente, los honorarios de los profesionales han de
tarifarse sobre el valor de la parte de cada mandante o patrocinado, aun cuando las costas hayan sido
impuestas en su totalidad a la demandada” (Cám.1ª Civ.y Com. Mar del Plata, Sala 1ª, 1/4/2004 “Adrinat
S.A.”)… “Pero habrá que tener en cuenta que los trabajos anteriores a la sentencia deben considerarse
efectuados en beneficio de las respectivas partes, no revistiendo el carácter de comunes...” (Hitters, Juan
Manuel-Cairo Silvina “Honorarios de Abogados y Procuradores”, pág.473/474; Novellino, Norberto José,
“Honorarios Profesionales”, pág.277; esta Sala, causa n°60.042 del 16/06/2015, "Pagliaro...", entre
otras).  De modo tal que en el presente, y como lo señala  el recurrente en su memoria de fs.332/334vta., la
base regulatoria para cada uno de los condóminos está constituída por la suma de $50.000; monto que surge
del valor obtenido en la venta del bien objeto de autos (cf.fs.308; $100.000).
                          Consecuentemente, por los trabajos realizados en autos y a mérito de lo dispuesto
por los arts. 1, 2, 16, 21, 28, 38, 47 y cc. del Decreto-Ley 8904/77, corresponde modificar la regulación de
honorarios de fs.330/330vta. por la acción principal, fijándose los honorarios de los Dres.Verónica Martins
De Oliveira y Alejandro Javier Zulaica, en la suma de pesos siete mil doscientos ($7.200) para cada uno; y
confirmar, dada la forma de apelación, los correspondientes a las incidencias resueltas a fs.159/160; y
fs.209/210, a favor de los Dres.Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier Zulaica, en las respectivas
sumas de pesos un mil quinientos ochenta y ocho ($1.588) y pesos setecientos noventa y cuatro ($794), por cada
una de las referidas incidencias; en todos los casos con más aporte legal e I.V.A., si correspondiere.
                          Así lo voto.. 
         A la misma cuestión, los Dres. Galdós y Peralta Reyes adhieren al voto que antecede, votando en
idéntico sentido.
                 A LA SEGUNDA CUESTION, la Sra. Juez Dra. Longobardi, dijo:
                 En atención al acuerdo alcanzado al tratar la cuestión anterior corresponde:1) Rechazar el
planteo de inconstitucionalidad de los arts.2 y 3 de la Ley 13.951 y artículo 28 del Decreto Reglamentario
2530/10 de la Provincia de Buenos Aires; 2) Decretar la inconstitucionalidad del artículo 27 del Decreto
Reglamentario 2530/2010 de la Provincia de Buenos Aires; 3) Regular, en este caso, los honorarios definitivos
de la Mediadora Dra. Fabia Mabel Martinez con aplicación de los artículos 16 y 28 del Decreto-Ley 8904/77 en
la suma  de pesos tres mil seiscientos ($3.600) modificándose así el auto de fs. 367; 4) modificar la
regulación de honorarios de fs.330/330vta. por la acción principal, fijándose los honorarios de los
Dres.Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier Zulaica, en la suma de pesos siete mil doscientos
($7.200) para cada uno; y confirmar, dada la forma de apelación, los correspondientes a las incidencias
resueltas a fs.159/160; y fs.209/210, a favor de los Dres.Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier
Zulaica, en las respectivas sumas de pesos un mil quinientos ochenta y ocho ($1.588) y pesos setecientos
noventa y cuatro ($794), por cada una de las referidas incidencias; en todos los casos con más aporte legal e
I.V.A., si correspondiere;  5) Con costas por su orden en la Alzada por tratarse de una situación opinable
(art.68 in fine CPCC), regulándose los honorarios de los Dres.Alejandro Javier Zulaica y Beatriz Elizabeth
Hurtado, por la labor cumplida en esta instancia (art.31 del Dec.Ley 8904/77), en la suma de pesos setecientos
veinte ($720) para cada uno, con más aporte legal e I.V.A., si correspondiere.
                 Así lo voto. 
A la misma cuestión, los Dres. Galdós y Peralta Reyes adhieren al voto que antecede, votando en idéntico
sentido.
          Con lo que terminó el Acuerdo dictándose la siguiente: 
          -S  E  N  T  E  N  C  I  A-  
                       Azul, Junio  29            de 2017.-
                                        AUTOS Y VISTOS:
                                                      CONSIDERANDO:
                                                                    Por todo lo expuesto, atento lo acordado
al tratar las cuestiones anteriores, demás fundamentos del acuerdo, citas legales, doctrina y jurisprudencia
referenciada y lo dispuesto por los arts. 266 y 267 y concs. del CPCC, se resuelve: 1) Rechazar el planteo de
inconstitucionalidad de los arts.2 y 3 de la Ley 13.951 y artículo 28 del Decreto Reglamentario 2530/10 de la
Provincia de Buenos Aires; 2) Decretar la inconstitucionalidad del artículo 27 del Decreto Reglamentario
2530/2010 de la Provincia de Buenos Aires; 3) Regular, en este caso, los honorarios definitivos de la
Mediadora Dra. Fabia Mabel Martinez con aplicación de los artículos 16 y 28 del Decreto-Ley 8904/77 en la
suma de pesos tres mil seiscientos ($3.600) modificándose así el auto de fs. 367; y 4) modificar la
regulación de honorarios de fs.330/330vta. por la acción principal, fijándose los honorarios de los
Dres.Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier Zulaica, en la suma de pesos siete mil doscientos
($7.200) para cada uno; y confirmar, dada la forma de apelación, los correspondientes a las incidencias
resueltas a fs.159/160; y fs.209/210, a favor de los Dres.Verónica Martins De Oliveira y Alejandro Javier
Zulaica, en las respectivas sumas de pesos un mil quinientos ochenta y ocho ($1.588) y pesos setecientos
noventa y cuatro ($794), por cada una de las referidas incidencias; en todos los casos con más aporte legal e
I.V.A., si correspondiere; 5) Con costas por su orden en la Alzada por tratarse de una situación opinable
(art.68 in fine CPCC), regulándose los honorarios de los Dres.Alejandro Javier Zulaica y Beatriz Elizabeth
Hurtado, por la labor cumplida en esta instancia (art.31 del Dec..Ley 8904/77), en la suma de pesos
setecientos veinte ($720) para cada uno, con más aporte legal e I.V.A., si correspondiere. REGÍSTRESE.
NOTIFÍQUESE Y DEVUELVASE. 

                                          

                                           VICTOR MARIO PERALTA REYES                                         
    
PRESIDENTE
   CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
    SALA II                        






                             JORGE MARIO GALDÓS                                         MARIA INES LONGOBARDI

                                                 JUEZ                                                         
                 JUEZ
                             CAMARA CIVIL Y COMERCIAL                                   CAMARA CIVIL Y
COMERCIAL
                                                 SALA II                                                      
               SALA II


ANTE MÍ

CLAUDIO MARCELO CAMINO
    SECRETARIO
CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
                                                                                         SALA II


Logo Pragmática