Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-2169-2017
Fecha de sentencia: 18/05/2017
Carátula: GONZALEZ HUGO ALBERTO C/ CASTELLANO YANEL ANAHI Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJ. INCUMP. CONTRACTUAL (EXC. ESTADO)
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercia -Sala I- de Azul
Materia: DAÑOS Y PERJUICIOS
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/88

1-62169-2017 -
"GONZALEZ HUGO ALBERTO C/ CASTELLANO YANEL ANAHI Y OTRO S/ DAÑOS Y PERJ. INCUMP. CONTRACTUAL (EXC. ESTADO)"
JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 2 - OLAVARRIA
Nº Reg. ..............
Nº Folio..............
Azul, 18 de Mayo de 2017 .-
 
Y VISTOS:
CONSIDERANDO:
I) A fs. 26/29 se presenta el Dr. Darío Rubén Troncoso -en su carácter de apoderado del Sr. Hugo A.
González- y a fin de justificar la personería invocada adjunta a fs. 10/10 vta. copia de una “Carta Poder
General” para Juicios, otorgado mediante un documento privado firmado por las partes intervinientes del
acto.
II) A fs. 30/31 la Sra. Juez de grado resuelve que el instrumento de fs. 10 no cumple con las formalidades
previstas en el art. 46 del C.P.C.C., y añade que superando el monto del reclamo el previsto por la norma
citada, deberá acreditar su representación en forma correcta. Asimismo agrega que en caso de actuar como
letrado patrocinante a los fines de la presentación de escritos electrónicos deberá comparecer el actor a
la sede del Juzgado a los fines de suscribir el acta ante el Actuario.-
III) A fs. 33/36 vta. la actora deduce revocatoria con apelación en subsidio. En el memorial el recurrente
señala que no debe confundirse el acta de autorización para efectuar presentaciones electrónicas, en los
casos de abogados patrocinantes -la que debe ser suscripta por el patrocinado ante el Actuario- con el
apoderamiento de un abogado, realizado por una carta poder general (como en el sub examine) o especial.
En torno a ello agrega que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación consagra el principio de libertad
de formas. Y que el “poder especial otorgado” fue redactado por instrumento privado conforme los arts.
1015 y 1017 del Cód. Civ. y Com. Hace hincapié también en que no resulta viable la acreditación de
personería a través de escritura pública (anterior art. 1184 inc. 7).
Expresa asimismo que la función del abogado es la de acompañar a su parte en el más adecuado ejercicio y
defensa de sus derechos. Señalando que pretender que esa parte ratifique ante el Secretario judicial la firma
del documento como un resguardo adicional, soslayaría la responsabilidad profesional del propio letrado.
Concluye el memorial diciendo que el art. 1017 del CCCN no reproduce el artículo anterior en cuanto a la
obligatoriedad de la escritura pública para el otorgamiento de poderes generales o especiales que deban
presentarse en juicio, con lo que estos instrumentos en lo sucesivo quedan comprendidos en la libertad de
formas que es el principio general del código.
Por tanto, solicita que se modifique la mentada resolución y se reconozca la validez del poder general para
juicios presentado en autos.
IV) A fs. 37 se desestima la revocatoria y se concede en relación el recurso de apelación. Antes de ello la
Sra. Juez actuante aclara que es cierto que el monto del reclamo no supera el límite de 120 ius establecidos
por el art. 46 del C.P.C.C. No obstante, considera que la resolución se encuentra ajustada a derecho, y que
de una interpretación armónica de lo resuelto por la SCBA en la causa “Carnevale” y por esta Sala en
causa “Fabián”, sumado a lo establecido por el segundo párrafo del art. 46, se desprende que el acta
poder debe ser labrada por ante el Secretario del Juzgado interviniente.
V) A los fines del recurso, dadas las particularidades avenidas a la causa y el alcance conferido a los
agravios, debe tenerse presente que el Dr. Darío R. Troncoso se presentó en autos bajo la figura de
“apoderado”, adjuntando en dicha oportunidad, en formato papel, una “Carta Poder General” –en
instrumento privado- que denuncia “otorgado por el actor para que intervenga en todos los juicios de
cualquier fuero y jurisdicción en los que la mandante sea parte como actora, demandada, particular
damnificada, con amplias facultades que confiere un poder general, como así también cualquier otro tipo de
tareas extrajudiciales y también en lo que atañe a las presentaciones electrónicas emanadas del casillero
virtual conferido por la SCBA” (Conf. fs. 10). También es dable tener presente que el mentado letrado no
invocó lo normado por el art. 46 segundo párrafo del C.P.C.C. en cuanto a la posibilidad de adjuntar acta
poder labrada por el Secretario en orden al monto del reclamo.
Conforme lo expuesto, a fin de resolver la cuestión traída a juzgamiento, resulta útil diferenciar el Poder
General para actuar en juicio (ya sea general o especial), de la Carta Poder para efectuar presentaciones
electrónicas.
A esos fines, debemos tener presente que conforme el Protocolo para Presentaciones Electrónicas (SCBA, Res.
3415/12, del 05.12.12) “a los fines que los peticionantes que actúen por derecho propio confieran poder
suficiente a su letrado para realizar presentaciones electrónicas y no se encuentren comprendidos en los
supuestos enunciados por los arts. 46 y 85 del CPCC, la parte deberá, en el momento de producirse la
adhesión conferir poder suficiente frente al Secretario labrándose el acta pertinente”. Consecuentemente,
si el letrado ha de efectuar presentaciones electrónicas en calidad de patrocinante, la denominada “carta
poder” resulta ser un presupuesto de admisibilidad que por ser estatuido por la normativa reglamentaria,
confiere eficacia a las presentaciones electrónicas que en tal modalidad hayan sido postuladas.
Ahora bien, tal como se dijo más arriba, el recurrente se presenta en autos en carácter de apoderado
–condición que invocó en el escrito de inicio y ratificó en el memorial-, pretendiendo acreditar tal
calidad mediante una carta poder con amplias facultades, incluso además, para efectuar presentaciones
electrónicas.
Aclarado lo anterior, es lo cierto que a partir de la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial
se suscitaron diversas inquietudes en torno a la cuestión aquí planteada, ello toda vez que el art. 1017 del
nuevo Código no reproduce lo normado por el art. 1184 inc. 7 del Código Civil derogado en cuanto a la
formalidad de la escritura pública a los fines de acreditar el poder general o especial para actuar en juicio
en representación de otra persona. A ello se sumó lo normado por el art. 1015 del nuevo ordenamiento en el
que se dispone –como principio general- la libertad de formas para la celebración de los contratos.
Ahora bien, es lo cierto por otra parte que el art. 1017 dispone: “Deberán ser otorgados por escritura
pública….” y en su inc. d) continúa diciendo: “los demás contratos que, por acuerdo de partes o
disposición de la ley, deben ser otorgados en escritura pública”. Ello nos remite al Libro Primero,
Título IV, Capítulo 8 del mismo cuerpo normativo, que trata particularmente (no ya en una norma general) las
cuestiones atinentes a la representación, y en lo que aquí interesa para el caso de representaciones
voluntarias el art. 363 dispone: “Forma. El apoderamiento debe ser otorgado en la forma prescripta para el
acto que el representante debe realizar.”
Así las cosas, para la representación en juicio el art. 47 del C.P.C.C. claramente dispone: “Presentación
de poderes. Los procuradores o apoderados acreditarán su personalidad…con la pertinente escritura de
poder….”.
En definitiva, del juego armónico de los arts. 1017 inc. d) y 363 del CCC, y 47 del CPCC, se infiere -a
nuestro entender sin hesitación alguna- que a los fines de la representación como apoderado en juicio el
poder debe ser otorgado por escritura pública.
Sin desconocer posturas en contrario que luego citaremos, en nuestra provincia diversas Cámaras han resuelto
en el mismo sentido: “El requisito de la escritura pública para otorgar poder, para actuar en juicio,
establecido por el Código Procesal provincial, en su art. 47, se encuentra plenamente vigente luego de la
sanción del Código Civil y Comercial de la Nación, porque se consagra como una disposición específica de
la ley (art. 1017 inciso d) y se encuentra dentro del parámetro del artículo 363 en el entendimiento de que,
cuando lo que se quiera ejercer sea la representación en juicio (mandato específico judicial), deberá
otorgarse la pertinente escritura pública….No debe olvidarse que el otorgamiento de un poder para
presentarse en juicio, es un acto que está destinado a servir de base para el ejercicio judicial de acciones
y derechos, este ejercicio no solo compromete los derechos del mandante sino que puede dar lugar a graves
responsabilidades por las costas del juicio y es lógico, por tanto, que la autenticidad del mandato esté
debidamente comprobada. Por último cabe agregar que el anteproyecto de Código Procesal Civil, Comercial y de
Familia, para la Provincia de Bs. As., - de Hankovits-Hitters-Ciocchini-Panigadi-Soto -, que pretende
modernizar y coordinar el Código de rito con el nuevo Código Civil y Comercial, no contempla la posibilidad
de otorgar el poder para estar en juicio por instrumento privado exclusivamente (art. 43).” (Cám. Civ y
Com. 1 de San Nicolas causa n° N 12741 del 15/11/2016 “Albarracin, Nilda Mabel y otro s/ Beneficio de
litigar sin gastos, en el mismo sentido: Cám. de Apelaciones en lo Civil y Com. de San Isidro, Sala III, in
re “Oropel c/ Gómez s/ Acción declarativa”, LLBA 2016 –julio- 7, Cám. Nacional de Apelaciones en lo
Civil, sala H, in re “Arroyo, Nicolás c/ Dreid s/ Prueba Anticipada”, La Ley On line AR/JUR/22709/2016 y
Cám. de Apelaciones en lo Civil y Com. de Mar del Plata, sala II, in re “Gripaldi c/ Cons. Prop. s/ Cobro
sumario de sumas de dinero”, LLBA –julio- 8; Ponce, Carlos en “Un decisorio esclarecedor”, Sup.
Doctrina Judicial Procesal 2016- julio- y Gozaíni, Osvaldo, in re “Formas de acreditar la personería en
juicio”, en La Ley On Line AR/DOC/1796/2016).- 
En lo que respecta a la Jurisprudencia en el ámbito de la Justicia Nacional cabe traer a colación lo
resuelto por la Cámara Nacional Civil, Sala H, integrada por los Dres. José Fajre, Liliana Abreut y Claudio
Kiper, sin perjuicio de aclarar y tal como surgirá de la transcripción que sigue, que el fundamento de la
decisión resulta de los arts. 1017 inc d) del CCC y 47 del CPCCN: “Preliminarmente cabe señalar que la
providencia aludida resulta inapelable puesto que no le causa gravamen irreparable al recurrente (arg. art.
242 del Código Procesal).”
“Sin perjuicio de lo expuesto, y por tratarse de una cuestión novedosa, este el Tribunal se ha expedido al
respecto en autos “Medina, Alejandra Elizabeth c/Saettone Sergio Omar s/daños y perjuicios” (del
20/11/2015), de aplicación al caso en estudio.”
“Se dijo allí que el art. 1017 del Código Civil y Comercial de la Nación establece: “Deben ser
otorgados por escritura pública: a) los contratos que tienen por objeto la adquisición, modificación o
extinción de derechos reales sobre inmuebles. Quedan exceptuados los casos en que el acto es realizado
mediante subasta proveniente de ejecución judicial o administrativa; b) los contratos que tienen por objeto
derechos dudosos o litigiosos sobre inmuebles; c) todos los actos que sean accesorios de otros contratos
otorgados en escritura pública; d) los demás contratos que, por acuerdo de partes o disposición de la ley,
deben ser otorgados en escritura pública”.
“Si bien en el citado artículo no se encuentra mencionado en forma expresa el contrato de mandato y en
particular “el poder general judicial para actuar en juicio”, lo cierto es que la norma citada en su
inciso d) expresa que deben ser otorgados por escritura pública “los demás contratos que por acuerdo de
partes o disposición de la ley deben ser otorgados por escritura pública”.
“El inciso mencionado es una especie de cláusula residual que otorga carácter obligatorio a otras
disposiciones del Código Civil y Comercial y a otras leyes, como por ejemplo, el Código Procesal Civil y
Comercial de la Nación que requiere escritura pública como medio de instrumentación de los poderes para la
representación en juicio. El legislador, al mencionar en forma amplia “disposición de la ley” decidió
respetar las autonomías provinciales, en lo que se refiere a la posibilidad de exigir escritura pública para
el otorgamiento de poderes judiciales, ya que las leyes locales se han sancionado a partir de una competencia
constitucional que no puede ser ni regulada ni derogada por el CCCN.”
“En concordancia con lo hasta aquí expuesto cabe citar al artículo 363 que dispone: “El apoderamiento
debe ser otorgado en la forma prescripta para el acto que el representante debe realizar”.
“El Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, en su art. 47 establece: “Los procuradores o
apoderados acreditarán su personalidad desde la primera gestión que hagan en nombre de sus poderdantes, con
la pertinente escritura de poder…”
“No existe una libertad absoluta de formas en la medida que distintas normas procesales o de fondo, regulen
la cuestión (cfr. Rivera-Medina, Código Civil y Comercial de la Nación Comentado, tomo I, pág. 812, Ed. La
Ley, Buenos Aires, 2014).” (Cámara citada en autos Arroyo…” causa n° 33630/2015 de Mayo 2016)”.
Cierto es también que no es pacífica la jurisprudencia al respecto, así otros tribunales han propiciado la
libertad de formas, señalando al respecto que: “Si el objeto del mandato es la representación en juicio,
ya sea por poder general o especial y al sólo efecto de ejercer los actos procesales necesarios, resulta
suficiente con la manifestación de la voluntad de la parte otorgante de ser representada por el letrado, sin
ser necesario el otorgamiento de ella a través de una escritura pública.”(Cámara Civil y Comercial de La
Plata, causa n° 120272).-
Asimismo y frente a la libertar de formas, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial del Depto.
Judicial de Dolores resolvió: “…Esa libre voluntad expresada entre mandante y mandatario, requiere de
modo necesario y por razones de seguridad jurídica, la intervención del Actuario del Juzgado que ha de
conocer. Ello a fin de resguardar el acto como tal, evitando futuros planteos –por ejemplo, nulitivos- por
parte de la contraria respecto de la existencia o autenticidad de las grafías y/o contenido del instrumento.
Ello a su vez, compatibilizando esta nueva norma con las normas del Código Procesal vigente en el territorio
provincial se debe considerar el art. 46 de éste, que dispone la instrumentación del mandato por acta
labrada ante el Actuario para casos en los que el valor pecuniario del juicio fuera de poca monta,
precisamente fundado en la seguridad jurídica y en el necesario control de legalidad de dicho acto
trascendental…” (“Focke, Teófilo s/ sucesión”, del 4/02/2016, citado por Héctor E. Leguizamón, en
su obra doctrinaria “la representación convencional o voluntaria en juicio según el Código Civil y
Comercial. Cuatro fallos y una gran incertidumbre.” Publicado en: LLBA 2016 (julio), 8).
Ahora bien, frente a estas distintas soluciones que han ido proporcionando la doctrina y la jurisprudencia,
entendemos –conforme lo anticipamos- que del juego armónico de los arts. 1017 inc. d) y 363 del CCC, y 47
del CPCC, se infiere que a los fines de la representación como apoderado en juicio el poder debe ser otorgado
por escritura pública.
A mayor abundamiento, en sintonía con lo expresado por la Sra. Juez de grado al desestimar la revocatoria
(fs. 37), entendemos que esa solución se extrae de la doctrina legal de la S.C.B.A. sentada en la causa A
74.409, “Carnevale”, del 08.02.2017, y recogida por esta Sala en causas n° 61737, “Fabián”, del
07.03.17. y n° 61.736, “Fuentes”, del 21.03.17., por lo que naturalmente conviene que sea acatada en
orden a la función unificadora de la jurisprudencia de nuestro Superior Tribunal (arts. 161 inc. 3 apartado
a) de la Constitución provincial, 278 y sig. del C.P.C.C.).
Es dable aclarar, como punto de partida, que la cuestión tratada en los tres precedentes citados en el
párrafo anterior no versaban sobre la forma del Poder para actuar en juicio en representación de las partes
–es decir, la temática que debemos abordar en este caso- sino sobre la forma de la Carta Poder que debe
extender la parte que actúa por derecho propio a su letrado patrocinante para efectuar presentaciones
electrónicas. Como antes vimos, se trata de cuestiones distintas, aunque es evidente que entre ambas existen
puntos de contacto, y es por ello que la doctrina sentada por la Excma. S.C.B.A. en la causa “Carnevale”
arroja luz sobre la cuestión que ahora corresponde decidir.
Los pasajes más salientes de la causa “Carnevale” son los siguientes:
“… corresponde destacar por un lado que los escritos de las partes, para ser tales, deben llevar la firma
del peticionario cuando no exista mandato a favor de letrado y, por otro, que en los instrumentos generados
por medios electrónicos el requisito de la firma queda satisfecho si se utiliza una firma digital (art. 288,
segundo párrafo, CCC).”
“En el caso, se observa que la pieza procesal en análisis presentada en soporte electrónico, encabezada
por el señor Cosme Omar Carnevale, por su propio derecho, con el patrocinio del Dr. Rubén Lujan Laborde y
firmado electrónicamente por el letrado mencionado, no cumple con dicho requisito esencial de los escritos
judiciales (art. 118, inc. 3, CPCC).”
“Al respecto, cabe señalar que en las presentaciones efectuadas por vía electrónica, en el supuesto que
los peticionarios actúen por derecho propio, y en razón de que no pueden ser titulares de un certificado de
firma digital, deberán -a los efectos de efectuar peticiones que no sean de mero trámite, art. 56 inc. "c",
ley 5177- otorgar poder suficiente al patrocinante frente al Secretario labrándose el acta pertinente o bien,
el letrado invocar el art. 48 del Código Procesal Civil y Comercial (conf. apartado 2 "Adhesión. Trámite.
Efectos" del Protocolo de Presentaciones Electrónicas aprobado por medio de la resolución de la Suprema
Corte N° 3415/2012).”
Como puede apreciarse, en este decisorio -que recordemos es de fecha 08.02.2017-, la Excma. S.C.B.A. ratificó
la plena vigencia del Protocolo de Presentaciones Electrónicas aprobado por medio de la resolución de la
Suprema Corte N° 3415/2012, de fecha 05.12.2012, pese a que después del dictado de la Resolución y antes
del dictado del decisorio entró en vigencia el Código Civil y Comercial. Dicho en otras palabras, en la
causa “Carnevale” la Corte provincial interpretó –implícitamente- que la entrada en vigencia del nuevo
Código no había modificado el Protocolo de Presentaciones Electrónicas, ya que en la mentada causa se sigue
exigiendo la confección de un acta poder ante el Actuario, tal como estaba previsto en el Protocolo, y si
bien se contemplan otras alternativas, no se prevé la posibilidad de que el acta poder se extienda a través
de un mero instrumento privado.
Por último, es muy interesante observar que el Protocolo de Presentaciones Electrónicas contiene una
referencia expresa al art. 1184 inc. 7 del Código Civil derogado –que naturalmente estaba vigente cuando el
Protocolo fue aprobado- en el mismo apartado que cita la Excma. S.C.B.A. en la causa “Carnevale” (apartado
2 "Adhesión. Trámite. Efectos"). Así las cosas, fácil es inferir que al tomarse una decisión en la
mentada causa se analizó la posible incidencia de la derogación de esa norma de fondo –aunque ello no haya
quedado expresamente reflejado en el fallo- y naturalmente se concluyó que la derogación del Código Civil
no implicaba una derogación o modificación del Protocolo.
Conforme lo hasta aquí expuesto, corresponde confirmar la providencia de fs. 30/31 en tanto exigió al
letrado que promovió el juicio acreditar su representación en forma correcta, precisando –por los
fundamentos brindados en la presente- que a esos fines deberá adjuntar Escritura Pública de poder –o en su
caso copia según se trate de poder general o especial-, sin perjuicio de encontrarse expedita la posibilidad
de recurrir a lo normado por el art. 46 del C.P.C.C. en virtud de la suma reclamada, conforme lo dispuso la
anterior magistrada al abordar el recurso de revocatoria (fs. 37).
Por estas consideraciones se RESUELVE: 1) CONFIRMAR la providencia de fs. 30/31 en tanto exigió al letrado
que promovió el juicio acreditar su representación en forma correcta, a cuyos fines deberá adjuntar
Escritura Pública de poder –o en su caso copia según se trate de poder general o especial-, sin perjuicio
de encontrarse expedita la posibilidad de recurrir a lo normado por el art. 46 del C.P.C.C. en virtud de la
suma reclamada, conforme lo dispuso la anterior magistrada al abordar el recurso de revocatoria (fs. 37). 2)
Sin costas atento el modo en que se resuelve la cuestión (arts. 68, 69 y conc. del C.P.C.C.). Notifíquese
por Secretaria.-
 
 
 
Lucrecia Inés Comparato
Juez
-Sala 1-
-Cám.Civ.Azul-
 
 
Esteban Louge Emiliozzi
Juez
-Sala 1-
-Cám.Civ.Azul-
 
 
 
 
 
Ante mi
 
 
Dolores Irigoyen
Secretaria
-Sala 1-
-Cam.Civ.Azul-


Logo Pragmática