Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-2827-2018
Fecha de sentencia: 05/06/2018
Carátula: BARCELONNA MARIA PAULA Y OTRO/A C/ NALDO LOMBARDI S.A. Y OTRO/A S/DAÑOS Y PERJ. INCUMP. CONTRACTUAL (EXC. ESTADO)
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercial -Sala II- de Azul
Materia: DAÑOS Y PERJUICIOS: INCUMPLIMIENTO CONTRACTUAL
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/137

Causa nº: 2-62827-2017  
"BARCELONNA MARIA PAULA Y OTRO/A C/ NALDO LOMBARDI S.A. Y OTRO/A S/DAÑOS Y PERJ. INCUMP. CONTRACTUAL (EXC.
ESTADO) "
JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 1 - OLAVARRIA  
Sentencia Registro nº:  85  Folio: ............. 
En la ciudad de Azul, a los cinco         días del mes de Junio del año Dos Mil Dieciocho, reunidos en
Acuerdo Ordinario el Señor Juez de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial Departamental,
Sala II, Doctor Jorge Mario Galdós y el Señor Juez miembro de la Sala I de esta Excma. Cámara, Doctor
Esteban Louge Emiliozzi (arts. 47 y 48 Ley 5827) quien integra el Tribunal en razón de encontrarse excusados
a fs. 413 los Señores Jueces de esta Sala Doctores María Inés Longobardi y Víctor Mario Peralta Reyes,
para dictar sentencia en los autos caratulados: “Barcelonna, María Paula y Otro/a c/ Naldo Lombardi S.A. y
Otro/a. Daños y Perj. Incump. Cont.” (Causa Nº 62.827), habiéndose procedido oportunamente a practicar la
desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del C.P.C.C.,
resultando de ella que debían votar en el siguiente orden: Dr. Galdós – Dr. Louge Emiliozzi. 
          Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:      
-C U E S T I O N E S-
          1ª.- ¿Es justa la sentencia dictada a fs. 356/370 vta.?.
          2ª.- ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?.  
-V O T A C I O N-
          A LA PRIMERA CUESTIÓN, el Señor Juez Doctor Galdós, dijo:
          I.- María Paula Barcelonna y Juan Alberto Lucas promovieron demanda resarcitoria de daños y
perjuicios contra Whirlpool Argentina S.A. y Naldo Lombardi S.A. solicitando el cumplimiento del contrato de
venta de electrodomésticos, reemplazando los productos adquiridos (aparatos de aire acondicionado) por otros
que cumplan con las características de bajo consumo y estándares “eco friendly” solicitados al momento
de la compra (cuestión que, luego y en definitiva, quedó desplazada de la litis), con más la suma de
$480.000 en concepto de los siguientes daños: daño material $180.000; daño moral $100.000 y daño punitivo
$200.000. Señalan que para la construcción de su casa eligieron un diseño fundado en estándares de consumo
amigable y protección del medio ambiente, siguiendo las recomendaciones del Instituto Nacional de Tecnología
Industrial (I.N.T.I.), para lo cual utilizaron un proyecto especial ajustado a ciertas normas (evaluación
energética, cerramientos de aberturas, energía solar térmica, ausencia de instalación de gas, evaluaciones
térmicas, distintas alternativas de cerramientos, etc.). En el marco de esa circunstancia singular decidieron
que los productos que se ajustaban a esos estándares de bajo consumo energético corresponden a seis aires
acondicionados que fabrica la demandada Whirlpool Argentina S.A. “cinco de ellos modelo WBC10B Frío/Calor
2250 para ser instalados en cada habitación y en la cocina y uno WBC18B 4500 Frío/Calor para el living
comedor” (sic., fs. 49). Agregan que se decidieron por esos artefactos porque sus especificaciones técnicas
indicaban que se trataba de equipos “Bajo Consumo”, correspondiendo su categorización de acuerdo a las
normas IRAM a la categoría de consumo “B”, la que en el momento de la compra era una de las más
eficientes del mercado (aún no existían de categoría A). En efecto, de conformidad con la publicidad de la
página web de la marca, y lo que consta en los Manuales de Instrucciones que son provistos con los equipos,
los artefactos contaban con las siguientes prestaciones”: a) equipo WBC10B 2250 Frío/Calor: 1) Tipo de
Prestación: Refrigeración/Calefacción: Capacidad de Refrigeración 2269 kcal/h / Calefacción 2522 Kcal/h.
2) Clase de eficiencia energética: Refrigeración B / Calefacción C. 3) Consumo de energía anual (kwh/año)
438. 4) Índice de eficiencia energética: 3,01 W/W. 5) Potencia nominal (Watts): Refrigeración 876 /
Calefacción 913. 6) Corriente nominal (Amperes): Refrigeración 4,2 / Calefacción 4,4; b) equipo WBC18B 4500
Frío/Calor: 1) Tipo de Prestación: Refrigeración/Calefacción: Capacidad de Refrigeración 4539 kcal/h /
Calefacción 4665 Kcal/h. 2) Clase de eficiencia energética: Refrigeración B / Calefacción B. 3) Consumo de
energía anual (kwh/año) 876. 4) Índice de eficiencia energética: 3,01 W/W. 5) Potencia nominal (Watts):
Refrigeración 1753 / Calefacción 1585. 6) Corriente nominal (Amperes): Refrigeración 8,4 / Calefacción
7,6” (sic., fs. 49). Destacan que la adquisición de esos aparatos no fue azarosa sino que se emplazó en el
contexto del tipo de vivienda que construían. Agregan que una vez instalados los tres primeros equipos su
encendido simultáneo, junto a otros artefactos del hogar, producían un corte de luz (saltaba la térmica)
toda vez que el modelo WBC10B en vez de consumir aproximadamente 900W insumían alrededor de 1350W y el
WBC18B, que supuestamente debía consumir 1750W, en realidad insumía 2600W. Formulan muchas otras
consideraciones, sostienen que la demandada incurrió en publicidad engañosa no rectificada y reclamaron los
daños aducidos anteriormente. Sustanciado el proceso, las accionadas se opusieron a la pretensión de inicio
y la codemandada “Whirlpool Argentina S.A.” también dedujo excepción de falta de legitimación activa. A
fs. 356/370 vta. se dictó la sentencia que hizo lugar parcialmente a la demanda. En efecto ese decisorio,
ahora recurrido, desestimó la excepción de falta de legitimación activa opuesta por “Whirlpool Argentina
S.A.” y la condenó solidariamente con Naldo Lombardi S.A. a pagarle a la actora la suma de $220.000
($20.000 por daño moral y $200.000 por daño punitivo). Impuso las costas a las accionadas vencidas y
difirió la regulación de honorarios para su oportunidad. Para así resolver, y en lo sustancial, el
pronunciamiento de grado rechazó la excepción de falta de legitimación activa opuesta por “Whirlpool
Argentina S.A.” alegando que los equipos de aire acondicionado fueron comprados por el padre de la actora,
quien reviste la condición de “Responsable Inscripto” ante el I.V.A. en el rubro agrícola lo que hace
presumir que la compra fue realizada para su giro comercial. Pese a ello el fallo entendió que los actores,
conforme el criterio del art. 1092 del CCCN, revisten la condición de consumidor equiparado porque si bien no
fueron los adquirentes (reitera: las facturas de fs. 9/12 están a nombre del padre de la actora) resulta
demostrado que los equipos de aire acondicionado están instalados en el inmueble donde ellos viven, según
las pericias de fs. 279/281 y fs. 283/286. Acota que no es relevante que no esté acreditado que el inmueble
sea titularidad de los actores toda vez que su legitimación está satisfecha acreditando el uso del producto
adquirido como destinatario final. En lo relativo a la pretensión deducida, la sentencia tuvo por comprobado
que la actora adquirió con fecha 11 de Agosto de 2011 seis equipos de aire acondicionado marca
“Whirlpool” en el negocio de “Naldo Lombardi S.A.” (Sucursal Olavarría). Sostiene que en el presente
caso se configura un supuesto de publicidad falsa, que constituye un tipo de publicidad engañosa porque la
publicidad del producto contenía afirmaciones falsas (art. 1110 inc. a CCCN) violando de manera directa el
derecho de los consumidores a recibir información “veraz” (art. 42 Const. Nac.) “cierta, clara y
detallada” (art. 4 LDC), quebrantando la buena fe contractual (art. 9 CCCN). Se detiene sobre el punto y
formula distintas consideraciones teóricas sobre la importancia y el contenido del deber de información del
proveedor, cuestión que además se vincula con la Ley de Lealtad Comercial (art. 5 Ley 22.802). Tras ello
afirma que quedó acreditado que los actores construyeron una casa con un criterio de sustentabilidad y
eficiencia energética procurando el menor impacto ambiental posible al medio ambiente, lo que se describe con
detalle por los materiales utilizados en su construcción y la técnica empleada conforme la pericia del
Ingeniero en Construcciones Diego A. Porta, las fotos glosadas a fs. 307/309 y los testimonios de Juan C.
Castagnino y Pablo R. Cunioli vertidos en las audiencias videograbadas agregadas al expediente. Por lo demás
el perito ingeniero electromecánico Gabriel Paredes dictaminó a fs. 279/281 que los consumos reales de los
aparatos de aire acondicionado no coincidían con los que figuraban en el manual y estimó un porcentaje
superior entre el 11% al 20,5% mayor para el modelo WBC10B y un 42% mayor para el modelo WBC19B. Prosigue el
pronunciamiento destacando que por imperativo legal (arts. 4, 8 de la Ley 24.240; 5 Ley 22.802; 1101 inc. a y
1103 CCCN) la demandada le vendió a la actora un producto que no cumplía con las especificaciones
estipuladas en las etiquetas y manuales de usuarios constituyendo un supuesto de incumplimiento del deber de
información que tiene sustento en la buena fe y que obliga al oferente, en virtud de la confianza creada
conforme el actual art. 9 CCCN. Tras ello, y en el aspecto técnico, afirma “que en autos el perito
ingeniero electromecánico informó (fs. 279/281) -como ya refiriera-, la diferencia entre le corriente medida
y la que constaba en el manual de instrucciones: equipo WBC10B medida entre 4,9A y 5,3A pero figuraba en el
manual de 4,4A; y en el equipo WBC19B medida de 10,8A pero constaban en el manual de 7,6A. Que lo mismo
sucedió con la potencia medida: equipo WBC10B medida entre 1078W y 1166W pero figuraba en el manual de 913W;
y en el equipo WBC19B medida de 2376W pero constaban en el manual de 1585W” (sic., fs. 364 vta.). Por lo
expuesto concluye que la publicidad engañosa ofrecida a la parte actora integraba el contrato de consumo y el
proveedor incumplió lo pactado al entregarle seis equipos de aire que no llenaban las especificaciones
técnicas ofertadas (arts. 8 y 65 Ley 24.240 y 1103 CCCN). Luego el pronunciamiento atacado analizó los
daños reclamados y desestimó el rubro solicitado como daño material, que fue estimado en $180.000 en total,
incluyéndose “la instalación de servicio de gas, adquisición y colocación de caldera, cañerías nuevas,
roturas de pisos, paredes, pintura, etc.”. Explica que en el rubro daño material reclamado la actora
solicita se le indemnice el mayor consumo de energía eléctrica y la instalación de gas natural,
cuantificados ambos en la suma mencionada precedentemente. Con relación a lo primero (mayor consumo de
energía) sostiene que no está probado el monto indemnizatorio. En lo atinente al otro reclamo (instalación
de gas natural como consecuencia del defectuoso funcionamiento de los aparatos de aire) explica que si bien
está demostrado que los productos adquiridos a la demandada no reunían las especificaciones técnicas
requeridas, la actora en ningún momento realizó diligencias a fin de probar que en el mercado argentino
existían a la venta productos que cumplan con las exigencias de bajo consumo señaladas en la demanda. Sobre
la base de los testimonios del ingeniero industrial Juan Carlos Castagnino y de los peritos Diego A. Porta y
Gabriel Paredes afirma que resulta evidente que la decisión de los actores de recurrir a la instalación de
gas, abandonando la idea de vivienda “verde sustentable” y de no calefaccionar mediante equipos de
frío/calor, es exclusiva responsabilidad de ellos porque había otras alternativas (en la actualidad existen
otros productos en el mercado que podrían satisfacer las necesidades de los actores, e incluso se podía
solicitar a Coopeletric mayor energía para permitir que los equipos funcionaran simultáneamente). Todo ello
descarta la existencia de relación causal con el daño. En lo relativo al daño moral otorgó la suma de
$20.000 porque la privación de un bien de uso doméstico (los aparatos de aire acondicionado) y la
vulneración del principio de buena fe como consecuencia de la publicidad falsa, que exceden el riesgo propio
y habitual de los negocios o de la vida diaria, lesionan un interés de afección de la actora. Luego se
señala que la responsabilidad de ambas codemandadas es solidaria y que la fecha de mora la constituye el 08
de Agosto de 2012, es decir a un año después de la compra porque es la fecha a partir de la cual tomaron
conocimiento del defecto del producto adquirido y de que su consumo era mayor al informado en la publicidad.
Tras ello dispone que a las sumas de condena deberán adicionársele intereses a la tasa pasiva que fija el
Banco de la Provincia de Buenos Aires para sus operaciones ordinarias de depósitos a treinta días.
Finalmente y en lo relativo al daño punitivo, que lo admite y lo cuantifica en $200.000. Sostiene que su
procedencia está dada por la entidad y gravedad de la publicidad falsa lo que excede los derechos
individuales de los consumidores y usuarios y se emplaza en el ámbito de los derechos colectivos, máxime que
la publicidad tiene por finalidad captar potenciales clientes y su carácter engañoso puede ocasionar un
severo perjuicio a los intereses económicos de los consumidores. De allí la gravedad de la ilicitud que no
radica en el monto del daño material provocado sino en la actitud dañosa de daño masivo. Por lo expuesto
admitió la demanda de la manera indicada precedentemente, con costas a las demandadas vencidas.       
          A fs. 378 se desestimó el pedido de aclaratoria de la sentencia toda vez que se entendió que era
clara la fecha de mora consignada en Agosto de 2012.                  
          Contra ese pronunciamiento se interpusieron los siguientes recursos de apelación: a fs. 376 recurre
la codemandada “Whirlpool Argentina S.R.L.” y a fs. 377 hace lo propio la parte actora; ambos remedios
procesales fueron concedidos a fs. 378 segundo párrafo. A fs. 386/396 expresa agravios la parte codemandada
recurrente y a fs. 397/398 se agrega la expresión de agravios de la accionante. A fs. 400/403 vta. y a fs.
404/405 vta. se glosaron las réplicas a las expresiones de agravios. Finalmente a fs. 410/410 vta. se anexó
el dictamen del Sr. Fiscal General Departamental.             
          La expresión de agravios de la actora de fs. 397/398 controvierte el rechazo del daño material. Se
queja de que no se tuvo en cuenta que el perito electromecánico Gabriel Paredes informó que cada uno de los
equipos de aire-calor tienen un consumo superior de entre un 11% al 20,5% y que del informe aportado por la
empresa “Servicios Integrados” surge claramente todos los gastos que tuvieron que hacer los actores para
calefaccionar su casa. Sostiene que ésta última empresa fue la que efectuó todas las reformas en la
vivienda para solucionar el problema de climatización originado por el engaño de las firmas demandadas.
Además explica que si bien resulta de la prueba rendida que en la actualidad existan equipos “Nivel A”
ello no obsta el engaño sufrido en el momento de adquirir los aparatos que por entonces eran publicitados
como los más eficientes y que se identificaban como “Nivel B”. Más adelante critican la valoración
parcial y errónea de la prueba para desestimar el daño material cuyo contenido –dice- es la indemnización
por los gastos que tuvieron que sufrir los actores en concepto de reformas: instalación de gas, caldera,
etc., provocados por la maniobra engañosa de la demandada y que están cuantificados en la respuesta al
oficio obrante a fs. 277/278 ($180.000). Concluye afirmando que los actores recurrieron al sistema de
calefacción por gas por ser el más conveniente ante el fracaso de la calefacción eléctrica de su vivienda.
                 
          A fs. 386/396 obran agregados los agravios de la codemandada “Whirlpool Argentina S.R.L.”.
Sostiene, en primer lugar, que en el caso rige el Código Civil de Vélez Sársfield y no es aplicable la Ley
de Defensa del Consumidor ni se está en presencia de un reclamo de naturaleza contractual. Expresa que no hay
contrato de compraventa que vincule contractualmente a las partes pues como la propia sentencia lo determinó
los aparatos fueron adquiridos por un tercero con factura con I.V.A. discriminado. Insiste que no ha existido
relación contractual entre “Naldo Lombardi S.A.”, “Whirlpool S.A.” y los actores quienes tampoco son
consumidores en los términos de la Ley 24.240, por lo cual debe admitirse la excepción de falta de
legitimación activa. Además no está acreditado que el inmueble sea de titularidad de los actores y sostiene
que es insuficiente la alegación de que con la prueba pericial está probado que instalaron los aparatos
eléctricos en un inmueble propio. Formula otras consideraciones en el sentido indicado y añade que tampoco
se probó que el adquirente de los bienes Pedro José Barcelonna le hubiera donado los equipos que compró a
los demandantes. Expresa que la única forma que tienen de demostrar que son consumidores a título gratuito
es probado con un informe dominial que son dueños del inmueble donde están instalados. Tras ello, y a modo
de conclusión, sostiene que no se probó que los demandantes fueran los compradores de los equipos, que el
adquirente (el padre de la actora) solicitó I.V.A. discriminado lo que revela que era para su giro comercial,
que no se acreditó que los equipos hayan sido donados por su comprador y que el inmueble donde se instalaron
fuera propiedad de los demandantes. En el segundo agravio cuestiona que el presente caso sea análogo al
resuelto en otro precedente de este Tribunal (“Rossi, Laura c/ Whirlpool S.A. s/ Daños y Perjuicios”,
causa nº 57.218) y pone de relieve que no existió publicidad de su mandante que indicara las
características de consumo de sus productos y que los actores no mencionaron que los adquirieran como
consecuencia de un determinado anuncio. Más adelante sostiene que a lo sumo podría sostenerse que existió
alguna diferencia entre la información vinculada al consumo y el consumo efectivo de los productos lo que no
encuadra en el supuesto de publicidad engañosa pero sí en el art. 4 de la Ley 24.240. Repite que no se
configura el supuesto fáctico del art. 8 de la Ley de Defensa del Consumidor, que no se aplica en el caso el
Código Civil y Comercial de la Nación y sostiene que si bien la prueba pericial en ingeniería eléctrica
indica que los equipos adquiridos consumen más energía eléctrica que la indicada en el manual, ello no
significa que esa diferencia de consumo altere la categoría “B” de los productos de alta eficiencia
energética, que es lo que los actores consideraron relevante para comprar los equipos. Afirma que medió
falta de previsión de ellos en contratar mayor potencia eléctrica para una vivienda que funciona sólo a
electricidad. Dice que lo importante es determinar si son de alta eficiencia energética y corresponden al
rango categoría “B” o si por el contrario la exceden. Prosigue sosteniendo que la falta de previsión de
los actores fue la que determinó la insuficiencia de la energía eléctrica contratada. Luego sostiene que
medió errónea interpretación del art. 40 LDC por lo que afirma que no existe responsabilidad objetiva. El
agravio siguiente cuestiona la admisión y cuantía otorgada por daño moral y afirma que no están reunidos
los presupuestos para la configuración del daño punitivo. Dice que a lo sumo lo que podría reprocharse a su
parte es que las mediciones del producto no fueran del todo exactas lo que no implica que haya mediado dolo ni
intención de engañar con la información volcada en los manuales. Finalmente se agravia de que la sentencia
no haya abordado su cuestionamiento acerca de la gratuidad de las presentes actuaciones y se queja de la
imposición de costas.          
          Llamados autos para sentencia y firme el proveído que hizo saber el orden de la votación (cf. fs.
411), integrada nuevamente la Sala por excusaciones y notificaciones de la misma el expediente se encuentra en
condiciones de ser resuelto (fs. 413/419 y cédulas libradas a fs. 419 vta.).                
          II.- 1.- En primer lugar corresponde determinar el derecho aplicable, lo que es controvertido por
las partes. En efecto y dado que los hechos acontecieron con anterioridad a la entrada en vigencia del nuevo
Código Civil y Comercial (1/8/2015), rigen -por regla-  las disposiciones del régimen anterior, salvo los
efectos no consumidos de las situaciones jurídicas constituidas anteriormente. Por ello, el caso queda
comprendido en el ámbito del Código Civil, sin perjuicio de la aplicación del Cód. Civ. y Com. como pauta
interpretativa y valorativa (art. 7°, párr. tercero del Cód. Civ. y Com.; “El art 7 CCCN y el derecho
transitorio en la responsabilidad civil (en la  primera etapa de implementación del Código Civil y
Comercial)” en Moisset de Espanés, Luis, “Derecho transitorio en el nuevo Código Civil y Comercial”,
Ed. Advocatus, Córdoba, 2016 p. 281; esta Sala, causa nro. 61297, sent. del 29/12/2016, “Plan Rombo
SA…”). Recuerdo que en virtud del “principio de aplicación diferida, prolongada o de ultraactividad en
materia de contratos y de normas dispositivas se sigue aplicando el Código anterior, salvo dos supuestos: que
las nuevas normas sean imperativas (o sea cuando no son disponibles por los particulares) y que en las
relaciones de consumo se trate de normas más favorables al consumidor” (“La responsabilidad civil y el
derecho transitorio”, La Ley, 2015-F, 867; “El art. 7 CCyC y el derecho transitorio en la responsabilidad
civil”), cit.). Kemelmajer de Carlucci expresa que “la única novedad del artículo 7° respecto del texto
anterior es la aplicación inmediata de la norma más favorable al consumidor, aunque sea supletoria” (cfr.
“La aplicación del Código Civil a las relaciones y situaciones jurídicas preexistentes”, segunda parte,
Ed. Rubinzal-Culzoni, Santa Fe 2016, pág. 216; Heredia, Pablo “El derecho transitorio en materia
contractual”, en Revista CCyC, año 1, N° 1, págs. 3/15). Señalan Freytes y Cafferata que “cuando el
art. 7 del CCyC se refiere a las normas supletorias más favorables al consumidor en la relación de consumo,
no sólo está haciendo referencia a las normas específicas de Defensa del Consumidor –que, por vía
general, revisten carácter imperativo-, sino también a las normas de carácter supletorio, contenidas en el
título referido a los contratos en general, como en la regulación específica de cada uno de los tipos
particulares del contrato contenidos en el CCyC, en tanto y en cuanto ese contrato en particular, revista el
carácter de contrato de consumo en los términos del art. 1093 del CCyC. Coadyuva a esta interpretación, no
sólo la interpretación amplia del régimen jurídico de los contratos de consumo, sino también el principio
de interpretación más favorable al consumidor, contenido en el art. 1094 del CCyC” (cfr. Freytes,
Alejandro Enrique y Cafferata, Juan Manuel “La aplicación de la ley en el tiempo y los contratos” en
“Derecho transitorio en el nuevo Código Civil y Comercial”, Luis Moisset de Espanés (Dir.), Ed.
Advocatus, Córdoba 2016, págs. 356/357).
          No caben dudas de que en el caso de autos, por tratarse de consumidor fáctico o usuario de
artefactos del hogar que fueron adquiridos e incorporados a una vivienda en función de la publicidad que
resultó engañosa (arts. 1094/1103 y concs. CCCN), queda comprendido en el régimen tuitivo del consumo (LDC
24.240 y arts. 1, 2, 3, 1092, 1094, 1100, 1101,1102, 1103 y concordantes del CCCN).
          Por lo expuesto, resulta aplicable al presente el Código Civil y la ley de defensa del consumidor
como estatuto específico de preferente tutela, sin perjuicio de recurrir a las normas del Cód. Civ. y Com.
como importante pauta interpretativa (arts. 7, 985, y sgtes., 1092, 1093, 1094, 1095, 1096 y sgtes., art.
1117, 1118, 1119, 1122 ss. y cdtes. del Cód. Civ. y Com.). 
          2.- A.- El recurso de la demandada es infundado.
          Corresponde, en primer lugar, analizar la cuestionada legitimación de los actores -María Paula
Barcelonna y Juan Alberto Lucas- la que es impugnada por Whirlpool Argentina SRL, quien se agravia del rechazo
de la excepción de falta de legitimación activa. La demandada recurrente sostiene que no media entre las
partes una relación de consumo porque las facturas de compra no están a nombre de los reclamantes sino de
Pedro José Barcelona, que la operación de venta se instrumentó mediante la expedición de facturas tipo A,
con IVA discriminado y no se probó que el actor hubiera donado los aparatos adquiridos a María P. Barcelonna
ni que ésta sea la dueña registral de la vivienda. La apelante agrega que sólo podría configurarse una
relación de consumo si se tratara de un contrato suscripto entre las partes (Naldo Lombardi S.A. como
vendedora de los equipos de aire acondicionado que fabrica Whirlpool Argentina). Todos estos argumentos son
inatendibles. Y lo son porque la relación de consumo, prevista en la ley especial (Ley Defensa del Consumidor
24.240) y en el Código Civil y Comercial (arts. 1092, 1093, 1094, 1095) tipifica la relación de consumo de
modo amplio, y puede reconocer su causa fuente no sólo en los contratos de consumo sino también en actos
gratuitos, actos jurídicos unilaterales o bilaterales, simples hechos jurídicos, en acto ilícito, etc.
(art. 42 C.N.; arts. 1, 2, 3 y concs. LDC; arts. 1092, 1094 y concs. CCCN). 
          En ese sentido el art. 1092 CCCN, en consonancia con los arts. 1 y 3 de la ley 24.240, no se refiere
sólo al contrato de consumo (que constituye una de las tipificaciones legales posibles) sino a la relación
de consumo que es el vinculo jurídico entre el proveedor (en el caso Whirlpool Argentina S.A. como fabricante
y Naldo Lombardi S.A. como vendedor) y los actores como usuarios. Los Fundamentos del Anteproyecto de la
Comisión de Reformas explican con claridad que se diferencian dos categorías normativas: relación de
consumo (que es el caso de autos) y contrato de consumo. Los esposos Barcelona-Lucas tienen instalados y
utilizan los seis equipos de aire frío calor en su domicilio de Azopardo 4718 de Olavarría conforme surge
del escrito de ampliación de la demanda de fs. 46/58, del domicilio real denunciado por ambos al absolver
posiciones en la audiencia videograbada que tuve a la vista de las declaraciones testimoniales de Juan Pablo
Castagnino y Pablo Rodolfo Cuniolo, en las citadas audiencias y de las pericias de los ingenieros Gabriel
Paredes y Diego Adrián Porta de fs. 279/281 y explicaciones de fs. 340/342 y fs. 283/286, respectivamente
(arts. 384, 474 y concs. CPC). De este modo, y aún cuando el adquirente directo de los equipos es Pedro José
Barcelona (conf. facturas fs. 9/11) no cabe dudas que los reclamantes constituyen “las personas humanas que
utilizan bienes como destinatarios finales en beneficio del grupo social”;se trata de la figura conocida
como terceros beneficiarios (art. 1 y concs. LDC; art. 1092 y ss. CCCN).                
          En otra oportunidad y para el régimen anterior señalé con relación a la ley 24.240 que “es
consumidor o usuario: a) quién es parte en la relación de consumo; b) quién sin ser parte ‘como
consecuencia o en ocasión de ella’ adquiere o utiliza bienes o servicios (figura que se denominó
‘consumidor conexo’ o ‘consumidor de consumidor’) (cf. Rusconi, Dante D., “La noción de
“consumidor” en la nueva ley de Defensa del Consumidor”, J.A., 2008-II-1225). Se trata de la figura que
algunos autores denominan usuario no contratante o consumidor no contratante; c) a quién de cualquier manera
está ‘expuesto a una relación de consumo’, el denominado bystander, categorizado por ese autor como
‘tercero consumidor’ (cf. Alterini, Atilio Aníbal, “Las reformas a la ley de defensa del consumidor.
Primera lectura, 20 años después”, Suplemento Especial Reforma de la Ley de Defensa del Consumidor cit.;
Gómez Leo, Osvaldo R. – Aicega, María V., “Las reformas a la Ley de Defensa del Consumidor”, Lexis Nº
0003/013985; Galdós, Jorge M., “Responsabilidad civil de los concesionarios viales y relación de
consumo”, en “Ley de Defensa del Consumidor Comentada y Anotada”, Tomo II, págs. 891)”. Antes de la
reforma del año 2008 buena parte de la doctrina había propiciado una postura amplia de la noción de
consumidor (cf. Lorenzetti, Ricardo, “La relación de consumo. Ámbito de aplicación del estatuto de
defensa del consumidor”, en Defensa del Consumidor, p. 82; Gozaíni, Osvaldo, “¿Quién es consumidor, a
los fines de la protección procesal?”, La Ley, 2003-C, 1056; Carlos A. Hernández – Sandra A. Frustagli,
“Primeras consideraciones sobre los alcances de la reforma a la Ley de Defensa del Consumidor, con especial
referencia a la materia contractual” cit. J.A., 2008-II-1212). Apuntan Hernández y Frustagli que el
vínculo jurídico entre el consumidor y el proveedor podrá tener fuentes diversas: un contrato, un acto
ilícito o un acto unilateral (cf. Carlos A. Hernández – Sandra A. Frustagli, “Primeras consideraciones
sobre los alcances de la reforma a la Ley de Defensa del Consumidor, con especial referencia a la materia
contractual”, J.A., 2008-II-1212). Es decir, comprende las situaciones en las que el sujeto es protegido:
antes, durante y después del contratar, cuando es dañado por un ilícito extracontractual, cuando es
sometido a una práctica del mercado, cuando actúa individualmente y cuando lo hace colectivamente (cf.
Wajntraub, Javier en Mosset Iturraspe, Jorge – Wajntraub, Javier H., “Ley de Defensa del consumidor. Ley
24.240”, p. 58). En esa tendencia interpretativa señalaba Sozzo, con anterioridad a la ley 26.631 y
siguiendo a Lorenzetti, que las fuentes obligacionales pueden ser no sólo el contrato de consumo, sino los
hechos ilícitos (entre los cuales se incluyen casos de abuso de derecho) simples hechos jurídicos y actos
jurídicos unilaterales y bilaterales” (cf. Sozzo, Gonzalo, “Daños sufridos por consumidores
(jurisprudencia y cambios legislativos), Revista Derecho Privado y Comunitario, 2002-1-559).                  

          La doctrina de modo concordante expresó –reitero: siempre con relación a la ley 24.240- que son
consumidores y usuarios: “i) quien “sin ser parte de una relación de consumo, como consecuencia o en
ocasión de ella adquiere o utiliza bienes o servicios como destinatario final …”; de este modo alude al
denominado por algunos como usuario no contratante. Para apreciar esta posición jurídica, es menester partir
del punto en que el consumidor contratante puede adquirir para sí, o bien para el uso de su grupo familiar o
social; siendo los integrantes de este grupo quienes ahora reciben legitimación expresa para reclamar como
consumidores o usuarios no contratantes frente a cualquier incumplimiento de la ley por parte del proveedor de
bienes y servicios. Desde la perspectiva del consumidor contratante, bien cabe denominarlo al supuesto en
análisis como consumidor fáctico. ii) En el segundo caso, la norma expresa: “se considera consumidor o
usuario … a quien de cualquier manera está expuesto a una relación de consumo”. Se trata de quien sufre
consecuencias a partir de la relación de consumo ajena, y como tal alcanza y encubre al supuesto anterior”
(cf. Santarelli, Fulvio G., “Ley 24.240 Comentada”, en “Ley de Defensa del Consumidor Comentada y
Anotada”, Tomo I, págs. 51/52; en el mismo sentido: cf. Chamatropulos, Demetrio Alejandro, “Estatuto del
Consumidor Comentado”, Tomo I, pág. 40).      
          Por lo expuesto, corresponde confirmar la desestimación de la excepción de falta de legitimación
activa. Se sostiene que “el usuario es quien usa o se sirve del bien o servicio sin contratar pudiendo ser
un invitado, un familiar o un tercero. Cuando el art. 1092 dice el que “utiliza” se está refiriendo tanto
al usuario como al subconsumidor. La categoría del usuario es aquella en la cual se trata de “meros
utilizadores del producto o servicio, con frecuencia vinculados familiar o socialmente con el adquirente,
también conocida como consumidor fáctico, para distinguirla del consumidor jurídico o consumidor que
celebra un contrato” (cf. Alterini, Jorge Horacio –Director general-, “Código Civil y Comercial
Comentado. Tratado exegético”, La Ley (2015), Tomo V, pág. 775). Dado que el agravio insiste en desconocer
a los actores el carácter de consumidores y de negar reiteradamente que exista relación de consumo, agrego
que “la ley argentina aún con anterioridad a la reforma, seguía un concepto objetivo de consumidor (cf.
Alterini, Atilio Aníbal, “Contratos civiles, comerciales, de consumo. Teoría General”, p. 152) que
comprende al ‘consumidor jurídico’, que es quien contrata y al ‘consumidor material’, o sea el que
utiliza o disfruta de bienes o servicios, el que consume (cf. Bergel, Salvador – Paolantonio, Martín,
“Anotaciones sobre la ley de defensa del consumidor”, ED 155-498), atendiendo a la ‘noción concreta’
de consumidor más que a su ‘acepción abstracta’ (cf. Mosset Iturraspe, Jorge en Mosset Iturraspe, Jorge
– Lorenzetti, Ricardo L., “Defensa del consumidor, Ley 24.240”, p. 57 y ss.). Por eso la acepción de
consumidor no se limita a la adquisición onerosa de cosas sino que incluye a quién tiene ‘derecho de uso o
goce de la cosa y al que es destinatario de un servicio de cualquier naturaleza’ o sea ‘quien utiliza
servicios sin ser comprador de bienes’ (cf. Farina, Juan A., “Defensa del consumidor y del usuario”, ps.
19 y 39, 42 y ss.). Comprende al ‘consumidor contractual’ y al ‘usuario eventual’ del bien de consumo
(vgr. Los miembros de la familia del comprador) (cf. Barbier, Eduardo A., “Contratación bancaria.
Consumidores y Usuarios”, p. 74) esto es ‘al destinatario final” (cf. Stiglitz, Rubén – Stiglitz,
Gabriel, “Ley de Defensa al consumidor” en “Defensa de los consumidores y usuarios” (Dir. Gabriel
Stiglitz), p. 41; conf. trabajo citado Galdós, Jorge M., “Responsabilidad civil de los concesionarios
viales y relación de consumo”, en “Ley de Defensa del Consumidor Comentada y Anotada”, Tomo II, págs.
891).
          El encuadre normativo expuesto torna irrelevante que la adquisición se hubiera instrumentado en
facturas tipo A, con IVA discriminado, a nombre de un tercero (el padre de la actora) ya que ello no desplaza
la categoría de usuarios de los accionantes. Sin embargo, y dada la fecha de adquisición y colocación de
los artefactos, regía el art. 1º de la LDC según ley 26.361 que comprendía al denominado “consumidor
expuesto”, categoría suprimida por el CCCN como principio general, pero que sí se aplica a supuestos, como
el de autos, en los que el origen del daño radica en la información y publicidad dirigida a los
consumidores, en los términos de los arts. 1096 a 1103 CCCN.           En suma: los actores son usuarios y,
más aún, están igualmente legitimados para demandar como consumidores expuestos o beneficiarios expuestos,
sobre la base de los arts. 1, 2, 3 ley 24.240 y 1092, 1094, 1096, 1101, 1102 y concs. CCCN).      
          B.- 1.- En conclusión: los actores María Paula Barcelonna y Juan Alberto Lucas, en cuanto usuarios
o consumidores fácticos,  que tienen colocados en su vivienda de Azopardo 4718 de Olavarría los seis equipos
de aire frío calor adquiridos a la demandada (lo que se desprende claramente de la prueba testimonial y
pericial analizada) resultan legitimados para reclamar los daños patrimoniales y morales derivados de la
publicidad engañosa, en el marco del régimen consumeril (confr. testimonios de Juan Pablo Castagnino y Pablo
Rodolfo Cuniolo, pericias de los ingenieros Gabriel Paredes y Diego Adrián Porta de fs. 279/281 y
explicaciones de fs. 340/342 y fs. 283/286, respectivamente; arts. 384, 474 y concs. CPC; 1, 2, 3, 1092, 1094,
1100, 1101, 1102, 1103 y concordantes del CCCN; arts. 1, 2, 3, 4, 7, 8, 8 bis, 1013, 40 y conc. LDC).     
          Por lo expuesto propicio la confirmación de la sentencia que desestimó la excepción de falta de
legitimación activa.      
          Dijo el perito ingeniero electromecánico Gabriel Paredes a fs. 279 que “los modelos de los aire
acondicionado instalados son marca Whirlpool modelos WBC10B y WBC19B como los que figuran en el manual de
instrucción y en las etiquetas de producto adjuntados en el expediente” (sic., fs. 279). Agregó que “los
consumos reales al momento de la pericia no coincidieron con los que figuraban en el manual” (sic., fs. 279
vta.).        
          Al verificar la diferencia entre los valores medidos durante la pericia y los informados por el
manual arribó a las siguientes conclusiones: “Equipo WBC10B. Corriente medida: entre 4,9A y 5,3A; potencia
medida: entre 1078W y 1166W; corriente de manual: 4,4A; potencia de manual: 913W. Equipo WBC19B. Corriente
medida: 10,8A; potencia medida: 2376W; corriente de manual: 7,6A; potencia de manual: 1585W” (sic., fs. 279
vta.). De allí concluye que existe diferencia de porcentaje de consumo y que para “el equipo WBC10B,
diferencia 4,9A/4,4A = 1,11 y 5,3A/4,4A = 1,205. Porcentaje: entre 11% y 20,5% mayor. Equipo: WBC19B,
diferencia 10,8A/7,6A = 1,42. Porcentaje: 42% mayor” (sic., fs. 279 vta./280).                          
También explicó claramente que “los equipos son marca comercial Whirlpool WBC18B, y de acuerdo al manual
puede ser modelo comercial WBC18B ó WBC19B. El equipo peritado es marca comercial Whirlpool WBC18B modelo
comercial WBC19B” (sic., fs. 340 vta.). Sostiene que “la cantidad de equipos medidos fueron cinco del
WBC10B y uno del modelo WBC19B, que completan los seis equipos mencionados en la pericia” (sic., fs. 341
vta.).                                            
          Por su lado el perito Diego Adrián Porta, dijo que “existe una diferencia económica, que suele
ser considerable, en la construcción de viviendas denominadas ‘verdes’, llamadas de carácter sostenible,
con relación a la construcción tradicional, esto se evidencia desde dos puntos de vista teóricos de
sencilla comprensión: 1) En caso de las construcciones de las características expuestas las diferencias
radican en la utilización de materiales de mayores costos y mano de obra más calificada, lo cual incrementa
los valores finales de las construcciones de esta naturaleza, incluso en su gran mayorías los materiales
poseen certificaciones y controles de calidad de fabricación debido a procesos de producción más modernos
sujetos a controles de organismos al efecto, diferente al caso de los materiales tradicionales. Si bien en las
viviendas de estas características los tiempos de construcción suelen ser menores, esta ventaja raramente es
suficiente, en materia económica, para equiparar los costos predichos. 2) Se justifica el mayor costo de
construcción de las viviendas ‘sostenibles’ ya que las características constructivas de dicho tipo de
construcción generarán, con el transcurso del tiempo, un mayor aprovechamiento energético, y un menor
consumo de los servicios de infraestructura tradicionales. Es decir, si bien construir una vivienda de estas
características requiere mayor cantidad de dinero, el aumento de vida útil considerado, más el ahorro en
consumos periódicos de energía pondrían la balanza equilibrada entre las dos alternativas al final del
ciclo de vida” (sic., fs. 284/284 vta.). Agrega igualmente que el Ing. Porta lo explicó en la audiencia
videograbada; en el mismo sentido y en esa oportunidad se pronunció el Ing. Paredes (arts. 384 y 474 C.P.C.).
  
          3.- Corresponde ahora analizar el incumplimiento de la demandada. Reitero que ya está determinada
la aplicación al caso del régimen tuitivo del consumidor, en atención al carácter de consumidores
fácticos, consumidores no contratantes o usuarios de los actores, a los que se añade de modo indubitable que
pueden ser catalogados como terceros expuestos, conforme la fecha del hecho y que a la época en que se
generó la relación de consumo estaba vigente la ley 26.361 modificatoria de la ley 24.240. Ello, en
consonancia con el actual art. 1096 y concs. CCCN. Dicen Hernández y Frustagli que la normativa del Código
Civil y Comercial relativa a la publicidad “capta así prácticas comerciales desplegadas por los
proveedores en relación a sujetos indeterminados (vg.: publicidad, prácticas, información defectuosa, etc.)
que pueden amenazar o resultar lesivas de derechos de los destinatarios” (conf. Hernández, Carlos A. –
Frustagli, Sandra A., “Daños en las relaciones de consumo: el impacto del Código Civil y Comercial de la
Nación”, en Picasso, Sebastián – Sáenz, Luis R. J. (dirs.), “El derecho de daños en el Código Civil
y Comercial. Prevención”, tomo II (Parte Especial), inédito).                                 
          Digamos, de paso y a mayor abundamiento, que el fundamento de la responsabilidad derivada de los
citados artículos 1096 a 1098 CCCN es la responsabilidad objetiva propia del régimen general de daños del
derecho privado (cf. Kemelmajer de Carlucci, Aída, “Prácticas abusivas en los contratos de consumo”, en
Suplemento Especial, “Código Civil y Comercial de la Nación”, Contratos, Rubén S. Stiglitz
–Director-, pág. 237; esta Sala, 5/4/2018, Causa Nº 61.668, “Dabos, Marcos Alberto c/ BBVA Banco
Francés S.A. s/ Daños y Perj. Del./Cuas. (Exc. Uso Aut. y Estado)”. De esta manera doy respuesta al
agravio de la demandada que cuestiona la responsabilidad objetiva que, con base en el art. 40 LDC, sustentó
la condena a las accionadas. La referida responsabilidad objetiva y solidaria fluye tanto de esta norma (arts.
4, 8 bis, 40 y concs. LDC) como de los referidos artículos 1096 a 1098 CCCN.                 
          Cabe puntualizar, sobre el factor de atribución que algunos autores afirman que el art. 5 prevé el
supuesto de la obligación de seguridad en sentido estricto y como garantía general de inocuidad de las cosas
y servicios y que el art. 40 es un supuesto dependiente de él, referido a los casos de riesgo o vicio de la
cosa o en la prestación del servicio” (cf. Hernández, Carlos, “Las exigencias de la seguridad en las
relaciones de consumo”, cit. J.A., 2008-II-1212). Otros diferencian: el art. 5 alude al incumplimiento
contractual del deber de seguridad; el art. 6 a la responsabilidad extracontractual por cosas y servicios
riesgosos, en línea con el art. 1113 Cód. Civ.; y el art. 40 contempla los derivados del riesgo o vicio de
las cosas cuando el daño recae en bienes distintos de los previstos en los arts. 5 y 6 (cf. Wajntraub, Javier
H., en Mosset Iturraspe, Jorge – Wajntraub, Javier H., “Ley de Defensa del consumidor. Ley 24.240”, p.
87 y 232). Empero –y para lo que aquí importa- esta distinción es más bien dogmática y no obsta que en
todos los supuestos la obligación sea objetiva (de seguridad o por riesgo y vicio)” (cf. trabajo citado
Galdós, Jorge M., “Responsabilidad civil de los concesionarios viales y relación de consumo”, en “Ley
de Defensa del Consumidor Comentada y Anotada”, Tomo II, págs. 898).
          4.- Recurriendo a consideraciones dogmáticas vertidas con anterioridad no cabe dudas que el deber
de información correlacionado con el efecto vinculante de la publicidad  (arts. 4, 5, 7, 8, 8 bis, 19 y
concs. ley 24.240), tiene anclaje en el art. 42 de la Constitución Nacional y en el art. 53 Constitución de
la Provincia de Buenos Aires (ver Stiglitz, Gabriel “Los avances del Derecho del Consumidor”, La Ley
Actualidad, 05/03/2013). Entre los derechos esenciales del consumidor el relativo a la información adquiere
singular importancia y ha sido puesto de relieve en antecedentes de la Suprema Corte de Buenos Aires. Sostuvo
ese Tribunal que “la información debe tener aptitud para colocar al otro contratante en una situación de
discernimiento en el aspecto técnico ventilado en el negocio. La información debe cubrir la etapa genética
y funcional ya que es cumplimiento del deber de buena fe la prestación de servicios informativos permanentes
y actualizados. La información debe estar relacionada con la complejidad del negocio y la educación del
receptor, en cuanto a su extensión y exhaustividad” (S.C.B.A., Ac. B 65.834, 07/03/2007, “Defensa de
Usuarios y Consumidores Asoc. Civil c/ Org. Regulador de Aguas Bonaerenses y Aguas del Gran Bs.As.”, voto
Dr. Roncoroni). En ese mismo antecedente, vinculado a la prestación de un servicio público pero en
consideraciones totalmente aplicables al caso, se añadió que “el deber constitucional de brindar una
información adecuada y veraz se relaciona directamente con la certeza, autenticidad y comprobabilidad de la
misma, en función de la disponibilidad de datos que una parte tiene y de la cual la otra –claramente más
débil en la relación jurídica- carece” (S.C.B.A., Ac. B 65834 cit.; en el mismo sentido: Ac. C99518,
03/06/09, “Conca Hugo c/ Banco de la Provincia de Bs. As.”, por mayoría, voto Dr. de Lázzari). En otro
importante precedente, y por unanimidad, la Corte local resolvió que “una de las prerrogativas
fundamentales reconocidas a los particulares en el ámbito de las relaciones de consumo (contracara del deber
que paralelamente se coloca en cabeza de los empresarios), es el derecho a una información adecuada y veraz
(arts. 42 de la Constitución Nacional y 38 de la Constitución provincial), es decir, debe ser nutrida de
elementos ciertos y objetivos, detallados, eficaces y suficientes sobre las características esenciales del
producto respectivo (art. 4 de la ley 24.240). Se trata –se concluyó- de una herramienta basilar del
sistema protectorio, justificada en la desigualdad material que caracteriza a los partícipes de las
relaciones de consumo” (S.C.B.A., Ac. C102100, 17/09/08, “Lucero, Osvaldo s/ Amparo”, voto Dr. Hitters,
con remisión a C.S. Fallos 321:3345; esta Sala, Causa nº 57494, 11/6/2013, “Rossi, Laura Viviana c/
Whirlpool Argentina S.A. s/ Daños y Perjuicios”).       
          La jurisprudencia también se ha pronunciado reiteradamente sobre la interrelación entre el derecho
a la información, y la publicidad apropiada como pilar medular de la relación de consumo (art. 42 Const.
Nac. y art. 38 Const. Pcia. de Bs. As.). El derecho a la información objetiva, veraz y completa (o, como dice
el art. 4 de la Ley de Defensa del Consumidor, “cierta, clara y detallada en todo lo relacionado con las
características esenciales del bien que se provee y las condiciones de su comercialización”) se sustenta
en el trípode en el que se asienta la relación de consumo: buena fe, apariencia y confianza. La Corte
Nacional enfatiza que el consumidor o usuario (en el caso la actora) por ser quien está en inferiores
condiciones en el vínculo con el proveedor (en el caso Whirlpool S.A. y Naldo Lombardi S.A.) tiene confianza
en la marca, generada por la apariencia jurídica de que el proveedor agotó las medidas necesarias para
garantizar su seguridad y la regularidad de la prestación del bien o el servicio, porque está en mejores
condiciones para hacerlo y porque puede trasladar los costos, incluso contratando un seguro. También el
proveedor debe cumplir con la doble carga de la información: hacia sí mismo (esto es tiene la carga de la
autoinformación) y para el consumidor, en las distintas relaciones de consumo: servicios públicos, servicios
públicos privatizados, espectáculos públicos, concesionarios viales, etc. (conf. “La relación de consumo
en la Jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, en Picasso-Vázquez Ferreyra, “Ley de
Defensa del Consumidor. Comentada y Anotada”, T. III, ps. 1 y 3).     
          El deber de información veraz y adecuada del proveedor, correlacionado con el de brindar la
publicidad idónea, tiene por finalidad hacer conocer las características y condiciones del producto a fines
de poner al consumidor en situación paritaria para que, conociendo acabada y detalladamente sus propiedades,
decida libremente si lo adquiere (esta Sala, causa cit.). La ley consumerista dispone que el proveedor debe
informar sobre “las condiciones de comercialización” de los bienes y servicios (art. 4 L.D.C.). Esta
expresión supone aludir a “las condiciones contractuales bajo las cuales se ofrece y/o formaliza el
negocio, puesto que en esa fase la información deberá estar referida a todas aquellas circunstancias
relativas a la prestación en sí, y a las condiciones económicas y jurídicas de acceso al producto o
servicio, habida cuenta de que en este caso tiene el propósito de facilitar la emisión de un consentimiento
esclarecido, informado y por tanto plenamente eficaz” (Frustagli, Sandra A. – Hernández, Carlos A.,
“Primeras consideraciones sobre los alcances de la reforma a la Ley de Defensa del Consumidor, con especial
referencia a la materia contractual”, en “La nueva Ley de Defensa del Consumidor”, J.A. 2008-II-1212). 
          El deber de información previsto en los arts. 4 y 19 de la Ley de Defensa del Consumidor incluye la
publicidad (arts. 8, 19 y concs. L.D.C.) y se integra en el microsistema tuitivo conformado por la Ley de
Lealtad Comercial (arts. 5, 6, 7 L.D.C. y 9 ley 22.820) que prohíbe que los folletos, envases y etiquetas o
manuales de uso induzcan a error, engaño o confusión (como el caso de ese material de fs. 12/35).    
          Dice Lorenzetti que “en materia de interpretación del mensaje publicitario, no interesa la
intención del autor, como en los contratos, sino la interpretación que le da el consumidor medio. Se aplica
una interpretación global, indivisible” (Lorenzetti Ricardo L., “Consumidores”, Rubinzal-Culzoni, Santa
Fe, 2003, pág. 199; conf. Mosset Iturraspe, Jorge – Wajntraub, Javier H., “Ley de Defensa del Consumidor.
Ley 24.240”, págs. 74 y 200). Pese a la marcada conexidad entre la información adecuada y veraz y la
publicidad suficiente y apropiada la doctrina distingue ambos supuestos: “el derecho-deber de información
promueve y necesita el conocimiento de los consumidores y usuarios. En cambio, la publicidad difunde las
cualidades reales o supuestas de un producto, servicio y/o empresa con el objeto de su colocación o mejor
posicionamiento en el mercado ... Los proveedores pueden o no hacer publicidad en cualesquiera de sus formas
... pero no pueden dejar de informar por ser ésta una obligación inserta en la propia Constitución Nacional
y en la ley” (Berstein, Horacio L., “Precios e información”, ADLA 2004-A, 1491; esta Sala, causa cit
“Rossi”).                                5.- Trasladando al caso esas bases conceptuales cabe puntualizar
que la demandada no logró desvirtuar los fundamentos de la sentencia de que medió  publicidad engañosa del
fabricante de los aparatos de aire frío-calor quien informó (en el Manual del Usuario y en los detalles
técnicos descriptos en el envase del producto; conf. etiquetas y detalles de la caja de los aparatos insertas
en su parte exterior, fs. 13/17 y Manual de Instrucciones de fs. 18/35) un consumo inferior al realmente
verificado y comprobado una vez instalados los equipos en la vivienda de la actora, construida sobre la base
del concepto de vivienda amigable. Ambos extremos fácticos están acabadamente acreditados: las
características ambientales de la casa de los esposos Barcelona-Lucas, por un lado, y el excesivo consumo de
los equipos, en discordancia con lo informado en las etiquetas y en el manual del usuario, por el otro.       
                       
          Y esos dos supuestos de hecho, y particularmente el relativo a los consumos excesivos informados
falsamente y destacados en la sentencia de grado, no han sido idóneamente controvertidos. En efecto dice el
pronunciamiento de grado que los actores construyeron “una casa con criterio de sustentabilidad y con
eficiencia energética del menor impacto posible al medio ambiente, circunstancia acreditada por la pericia de
fs. 283/286, donde se describe con detalle los materiales utilizados para la construcción, ilustrado con las
copias de las fotografías de fs. 307/309 adjuntadas por el mismo perito ingeniero en construcciones Diego
Adrián Porta y, por  los testigos Juan Carlos Castagnino y Pablo Rodolfo Cunioli (audiencias
videograbadas)” (sic., fs. 363). Más adelante la sentencia añade que “por otra parte informó el perito
ingeniero electromecánico Gabriel Paredes (fs. 279/281) que los consumos reales al momento de la pericia no
coincidieron con los que figuraban en el manual, que estimó en un porcentaje de entre 11 y 20,5% mayor para
el modelo WBC10B, y de un 42% mayor para el modelo WBC19B”, sic. fs. cit.). Todo lo expuesto –finaliza- me
lleva a concluir que en autos se configuró un caso de publicidad engañosa en los términos del art. 5 de la
ley 22.802, y que ello ha producido una violación al art. 4 de la ley 24.240 y 1101 inc. a del CCCN en esta
relación de consumo” (sic. fs. 363 vta.).                                        
          Con relación a las características de la casa –reafirmando lo expresado anteriormente (punto 2,
B1)- y pese a la impugnación de la demandada del referido dictamen pericial, destaco que el ingeniero en
construcciones, el perito Diego Adrián Porta, se constituyó en el inmueble de Azopardo 4718 de Olavarría y,
previa inspección y constatación, comprobó que media total correspondencia entre las condiciones
constructivas detalladas en el escrito de demanda y las existentes en la casa. Así, afirma que tiene:
“Muros exteriores: Muro de Bloques de hormigón, con revoque tradicional exterior y hacia el interior posee
aislación de lana de vidrio de 50 mm. y placas de roca de yeso de 12,50 mm. de espesor como acabado interior,
esto pudo observarse en sectores con faltante de terminaciones que posibilitaron el acceso visual. Aberturas y
cerramientos exteriores: Aberturas de PVC de alta eficiencia, con vidrios de doble vidriado hermético (DVH).
Energía Solar Térmica: Existencia de termotanque solar en el sector superior de la vivienda. Reciclado de
aguas de lluvia: El sistema está aún en fase de ejecución, se advirtieron los conductos de recepción de
las aguas de lluvia. Baños con doble descarga: Baños con depósitos de descargas variables según la
necesidad de caudal de líquido. Iluminación led: Se cotejaron en todos los ambientes la presencia de
luminarias de tipo led de diversos diseños. Pisos y aberturas de madera de bosques renovables: Se cotejaron
los pisos, y aberturas internas eucaliptus grandis o eucalipto rosado. Si bien no se pudo comprobar la
procedencia de los mismos, este tipo de madera habitualmente proviene de explotaciones comerciales de bosques
sostenibles” (sic. fs. 283 vta./284; y ampliación fs. 310/312 y audiencia videograda glosada a fs. 353;
arts. 384 y 474 CPC). Estas características, aclaró el perito al responder de modo convincente las
impugnaciones, revelan que para él “(la casa) es considerada en esta pericia como sostenible, verde, o
sustentable, ya que su proceso de construcción, desde el inicio, y en los trabajos que restan realizarse en
la vivienda aún, denotan claramente estar inmersos dentro de esa corriente arquitectónica” (sic. fs. 311
vta.). Por lo demás los testigos que conocen la casa de Barcelona-Lucas fueron contestes al manifestarse de
modo similar: los aparatos adquiridos a Naldo Lombardi y fabricados por Whirlpool Argentina S.A. “no
cumplieron con los requisitos de bajo consumo” y obligó a los actores a calefaccionar con radiadores y
caldera a gas (testimonio Juan Pablo Castagnino en audiencia videograbada glosada a fs. 332). El testigo Pablo
Rodolfo Cunioli sostiene que el diseño de la vivienda “es autosustentable, dedicada a la ecología”,
procurando “lograr el mayor aprovechamiento de la temperatura” utilizando “técnicas alternativas de
energía”. Es importante esta declaración porque el testigo dicta cursos oficiales sobre la materia de las
técnicas alternativas y coincidió en que para las viviendas más sustentables los gastos de construcción
son mayores,  porque la inversión es superior, y que en el caso los aparatos adquiridos consumían entre un
20% a 30 % pese a que en la etiqueta figuraban como equipos de bajo consumo (en aquél momento correspondía a
la categoría B, lo que hoy es categoría A) porque no coincidían la información externa con la del motor
(arts. 384 y 456 CPC).                   
          No cabe dudas de que medió desajuste entre el bajo consumo informado por el fabricante y el
vendedor con el que luego se comprobó en concreto, que era más elevado,  lo que frustró el proyecto de
vivienda de los actores quienes, a raíz de ello, colocaron calefacción a gas. La prueba pericial es
categórica y asertiva y no deja margen de dudas. Dijo el perito ingeniero electromecánico Gabriel Paredes a
fs. 279 que “los modelos de los aire acondicionado instalados son marca Whirlpool modelos WBC10B y WBC19B
como los que figuran en el manual de instrucción y en las etiquetas de producto adjuntados en el
expediente” (sic., fs. 279). Agregó que “los consumos reales al momento de la pericia no coincidieron con
los que figuraban en el manual” (sic., fs. 279 vta.). Al medir la diferencia entre los valores verificados 
durante la pericia y los informados por el manual concluyó que existe una diferencia de porcentaje de consumo
y que para “el equipo WBC10B, la diferencia de 4,9A/4,4A = 1,11 y 5,3A/4,4A = 1,205” importan “un
porcentaje: entre 11% mayor y 20,5% mayor”. Para el otro, el equipo WBC19B, la diferencia de 10,8A/7,6A =
1,42 representa “un porcentaje: 42% mayor” (sic., fs. 279 vta./280). Añade que “es de destacar que
durante la medición quizás no se llegó a alcanzar el valor máximo de potencia debido a que mientras el
consumo de potencia iba paulatinamente aumentando, se alcanzaba la temperatura seteada y se interrumpía la
marcha, dejando la duda de si la potencia medida llegó a ser la potencia máxima. Se deja mencionado que el
día de la pericia era un día templado” (sic., fs. 280). Más adelante al responder puntos de pericia de la
demandada agregó que “al momento de realizar la pericia no se registran cortes de luz con seis equipos de
aire acondicionado encendidos. Sí se registraron cortes al seguir agregando consumos eléctricos porque se
excede de la potencia contratada al proveedor de energía eléctrica” (sic., fs. 281). 
          Al responder el pedido de explicaciones de la demandada el perito ingeniero electromecánico Gabriel
Paredes indicó claramente que “los equipos son marca comercial Whirlpool WBC18B, y de acuerdo al manual
puede ser modelo comercial WBC18B ó WBC19B (lo que explica –agrego por mi parte- algunas diferencias en los
escritos o en los informes que a veces aluden a 18B o 19B). El equipo peritado es marca comercial Whirlpool
WBC18B modelo comercial WBC19B” (sic., fs. 340 vta.). Sostiene que “la cantidad de equipos medidos fueron
cinco del WBC10B y uno del modelo WBC19B, que completan los seis equipos mencionados en la pericia” (sic.,
fs. 341 vta.).Por otro lado las explicaciones dadas por Paredes y Porta en la referida audiencia videograbada
resultan concluyentes ( arts 384 y 474 CPC).                   
          La codemandada Whirpool Argentina al expresar agravios no controvierte idóneamente esas
conclusiones, llegando incluso a admitir “alguna suerte de diferencia entre la información vinculada al
consumo y el consumo efectivo de los productos”, intentando atribuir a la actora falta de previsión al
contratar la energía eléctrica (fs. 386/396). Estas consideraciones resultan notoriamente insuficientes para
atacar las conclusiones fácticas y técnicas expuestas anteriormente. En conclusión está acreditado el
presupuesto de hecho motivo de la litis.       
          Traigo en apoyo conceptual de la situación de hecho configurada la doctrina legal de la Suprema
Corte de Buenos Aires que decidió “el deber constitucional de brindar una información adecuada y veraz se
relaciona directamente con la certeza, autenticidad y comprobabilidad de la misma, en función de la
disponibilidad de datos que una parte tiene y de la cual la otra –claramente más débil en la relación
jurídica- carece. En tal sentido, la información debe cubrir la etapa genética y funcional ya que es
cumplimiento del deber de buena fe la prestación de servicios informativos permanentes y actualizados. La
información debe estar relacionada con la complejidad del negocio y la educación del receptor, en cuanto a
su extensión y exhaustividad” (cf. S.C.B.A., causa C 99.518, 03/06/2009, Conca, Hugo Luis c/ Banco de la
Provincia de Bs. As. s/ Cumplimiento de contrato, cancelación de hipoteca y repetición de pago”, Sumario
Juba B31064). En otro precedente agregó que “el derecho a la información reglado en el artículo 4 de la
ley 24.240 constituye la aplicación a las relaciones de consumo del principio de buena fe contenido en el
art. 1198 del Código Civil. Ello a su vez refleja en el procedimiento estableciendo en materia probatoria
‘cargas dinámicas’ (art. 53 de la mencionada ley) llevadas a su máxima expresión, tanto que el
proveedor tiene una obligación legal: colaborar en el esclarecimiento de la situación litigiosa. Toda
negativa genérica, silencio, reticencia o actitud omisiva creará una presunción en su contra” (cf.
S.C.B.A., causa C 117.760, 04/04/2015, “G., A. C. c/ ‘Pasema S.A.’ y otros. Daños y perjuicios”,
Sumario Juba B4200918). 
          En palabras de Rubén Stiglitz publicidad engañosa es “la que induce o puede inducir a error a
sus destinatarios, pudiendo afectar sus decisiones de modo positivo, lo que incluye la presentación misma de
la publicidad, o de modo negativo por silenciar información fundamental relativa a los bienes o servicios
objeto de la misma. Es necesario que la publicidad engañosa sea idónea para producir el efecto querido por
el proveedor y su anunciante: engañar a través de alegaciones falsas o susceptibles de inducir al público
en error. Como se advierte, la publicidad engañosa o falsa constituye una deformación de la publicidad
comercial que presenta el producto a vender o el servicio a prestar y que tiene por objeto obtener la
adhesión de la clientela mediante un mensaje inexacto o tramposo” (conf. Stiglitz, Rubén S., “Lealtad
comercial, prácticas comerciales abusivas y publicidad en el Código Civil y Comercial de la Nación”, en
Código Civil y Comercial de la Nación, Suplemento Especial, Noviembre 2014, La Ley, pág. 105). En un
expediente administrativo recientemente la autoridad de aplicación impuso una multa de $ 65.000 en caso
análogo. Se expresó que “corresponde confirmar una multa a un comercio de electrodomésticos por
infracción a la Ley de Defensa al Consumidor al venderle a la actora una computadora cuyas características
técnicas resultaron disímiles a las promocionadas” (cf. Cám. Apel. Cont. Adm. y Trib. de la Ciudad Aut.
de Bs. As., Ciudad de Bs. As., Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Sala 3, 20/04/18, “Garbarino Saicei c/
Dirección General de Defensa y Protección al Consumidor s/ Recurso Directo sobre Resoluciones de Defensa al
Consumidor”, en La Ley del 22/05/18, pág. 10).       
          6.- Cierro el tratamiento del tema recordando finalmente expresiones del precedente “Rossi”: si
bien la publicidad persuade o incita al consumidor a comprar ciertos productos o servicios”, no debe ser
engañosa (Ondarcuhu, José Ignacio “Publicidad engañosa”, DJ 20/03/13, I). Dicen Pizarro y Stiglitz que
es necesario “que los documentos publicitarios hagan referencia inequívoca al objeto (materia) del contrato
al que se lo relaciona. Dicho de este modo, debe existir correspondencia entre las características del bien o
del servicio que resultan de la oferta con las del anuncio publicitario”. Añaden que debe concurrir “una
indispensable claridad y precisión en la información relativa a los bienes o servicios que se ofrecen los
que, por lo demás, deber ser proveídos o suministrados por el oferente” (Pizarro, Ramón-Stiglitz, Rubén
“La publicidad como fuente heterónoma de integración del contrato”; L.L. 2009-E, 1082). La doctrina
aclara que “el mensaje publicitario resulta engañoso por la objetiva idoneidad que posee para producir en
el consumidor una falsa creencia, inducirlo a un dato equivocado (error), e inclinarlo a una elección
económicamente perjudicial para él. El engaño publicitario –que no se satisface únicamente con la
falsedad o la mentira, sino que basta con que induzca al error, a la decisión desviada” (Santarelli, Fulvio
Germán “Acciones contra la publicidad engañosa” LLBA 2005 (setiembre), 928, D.J. 2005-3, 565). En
jurisprudencia aplicable se decidió que “la ley no puede imponer una exigencia de objetividad en toda
publicidad, pero sí se exige veracidad” (Cám.2ª Civ. y Com. La Plata, Sala III, 19/10/06, “Duro, Jorge
c/ Zíngaro Automotores S.A.”, Abeledo Perrot N° 14/113350; esta Sala,  causa nº 57.494, 13/6/2013,
“Rossi, Laura Viviana c/ Whrirlpool Argentina S.A. s/ Daños y Perjuicios”). Recientemente, en importante
evento jurídico, se decidió que “desde el punto de vista del destinatario del mensaje publicitario la
publicidad puede constituir una manifestación del derecho fundamental a ser informado de un modo adecuado y
veraz (art. 42 CN) y en esos casos, la protección constitucional del derecho a la información del consumidor
proyecta sus efectos hacia el mensaje publicitario. Por ello, cuando la publicidad contenga información la
misma debe ser verídica y no conducir a engaño o confusión … La publicidad ilícita –se agregó- ha
sido recepcionada expresamente por el Código Civil y Comercial de la Nación, introduciendo especies o
subtipos, a saber: publicidad engañosa; publicidad desleal y publicidad abusiva” (cf. XVII Congreso
Argentino de Derecho del Consumidor. II Encuentro Nacional de Profesores de Derecho del Consumidor. Bahía
Blanca, 18 y 19 de mayo de 2018, Comisión nº 3: “Perspectiva constitucional de la información y de la
publicidad dirigida a los consumidores. Mecanismos de tutela”).                                III.- 1.- En
lo relativo a los montos resarcitorios la sentencia de grado otorgó $ 20.000 por daño moral, y condenó a
pagar daños punitivos fijándolos en $ 200.000 (ambos apelados por altos por la codemandada recurrente)
denegando la suma de $ 180.000 reclamada por la actora como daño material (aspecto impugnado por la
accionante).                    
          2.- El recurso de la actora, quejándose por el rechazo del rubro daño material no puede tener
acogida. La sentencia desestimó el daño reclamado como mayor consumo de energía eléctrica de los equipos
porque si bien está probada la diferencia de calorías que insumen, no se probó su monto .También
desestimó el pedido de reintegro del costo de la instalación de gas natural porque no se demostró que en el
mercado existieran otras alternativas que cumplieran con las exigencias de bajo consumo inicialmente pedidas.
En el agravio la actora se disconforma porque afirma que es suficiente la prueba de que los aparatos
adquiridos tienen un consumo del 20% mayor, porque solicitar a Coopeletric la ampliación de la energía
suministrada no solucionaba el problema y está acreditado que no tuvo más alternativa que colocar gas
natural para suplir la imposibilidad de uso de los seis aparatos colocados, cuyo mayor consumo al encenderlos
conjuntamente con otros electrodomésticos eléctricos producía cortes de luz (saltaba la térmica).         
         
          El recurso no es procedente más allá de la prueba fehaciente y efectiva de un consumo mayor por
parte de los aparatos adquiridos con relación a los publicitados y de que el informe pericial y la respuesta
al oficio librado a fs. 270 y 271/272 emitido por la empresa Servicios Integrados, explica que se colocó un
equipo de calefacción central, por medio de caldera, no previsto inicialmente.                  
          Señalo previamente que si bien en el escrito de demanda se solicita el cumplimiento del contrato
reemplazando los productos entregados por otros que cumplan con las características de bajo consumo y
estándares “eco friendly” (fs. 46), ese rubro no se amplió ni discriminó al detallar los daños
resarcibles reclamados y la cuestión no fue abordada en la sentencia de grado ni reeditada en la Alzada, por
lo cual no corresponde su consideración.
          Como anticipé no es procedente el agravio que rechaza el daño material reclamado por la actora en
dos rubros: el mayor consumo de energía eléctrica y los gastos y erogaciones derivadas de la instalación
del gas natural. En lo tocante al primer punto es cierto que está suficientemente demostrado que los aparatos
de aire frío-calor entregados consumían mucha más energía que la publicitada. Sin embargo en el escrito de
demanda no se precisó de modo claro, conciso y categórico cuál era el quantum resarcitorio ya que se
limitó a señalar “que el engaño provocó un mayor gastos de energía eléctrica” (sic., fs. 54 vta.).
Se advierte claramente, y conforme lo prescripto por los arts. 330 incs. 3º y 6º C.P.C.C., que no se
detalló ni estimó el tiempo en que habrían utilizado los equipos (si es que se utilizaron toda vez que su
encendido afectaba la instalación eléctrica haciendo saltar la térmica), ni los consumos verificados y su
diferencia cualitativa y cuantitativa con los obrantes en el manual de instrucción expedido por Whirlpool
S.A. En consecuencia, y ante la falta de precisión del objeto petitorio, conforme lo resuelto en Primera
Instancia, la desestimación debe confirmarse porque tampoco es posible suplir el monto de condena conforme lo
prescribe el art. 165 C.P.C.
          El otro rubro consiste en los $180.000 consistentes en “importantes modificaciones que se tuvieron
que hacer en la vivienda, a saber instalación de servicio de gas, adquisición y colocación de caldera,
cañerías nuevas, rotura de pisos, paredes, pintura, etc.” (cf., sic. fs. 54 vta.). La sentencia de grado
desestimó correctamente esa pretensión y argumentó, en síntesis, que los demandantes no acreditaron haber
efectuado diligencias tendientes a demostrar que no era posible acudir a otros productos, incluso de otras
marcas, sustitutivos de los aparatos adquiridos como consecuencia de una publicidad engañosa. El agravio que
sostiene que los actores no tenían más alternativa que calefaccionar la casa mediante el sistema de gas
también es insuficiente e inidóneo para asignarle al daño pretendido la naturaleza jurídica de
consecuencia mediata previsible, en consonancia con los principios de la relación causal indemnizable (arts.
901, 902, 903, 904, 905, 906 y ccs. Cód. Civil; 1726, 1727 y 1728 CCCN). En tal sentido, y teniendo incluso
en cuenta el deber del acreedor de no agravar el daño causado por el deudor (arts. 1710 a 1713 CCCN) no se
demostró que los usuarios de los aparatos de aire hubieran intentado, antes de reemplazar directamente el
sistema de calefacción eléctrica por calefacción con gas, requerirle a la demandada que le arbitre
soluciones (por ej.: proveyendo electrodomésticos que se ajustaran a los estándares publicitados) o que no
pueda acudirse a alguna alternativa previa a la decisión de modificar el proyecto originario. Los actores no
han demostrado el nexo de causalidad entre el hecho (publicidad engañosa que condujo a la adquisición de
aparatos de aire que informaban un consumo inferior, y que no resultó tal) con el daño reclamado consistente
en el recambio de todo el sistema de calefacción a gas. Esta última circunstancia no se demostró y se
emplaza en el marco de una consecuencia mediata no previsible y por lo tanto no indemnizable (arts. 901 y 904
C.P.C.).
          3.- En lo atinente a la procedencia y cuantía del daño no patrimonial corresponde desestimar el
agravio de la demandada, teniendo en cuenta que  la actora sufrió afectaciones a su esfera moral 
(padecimientos, perturbaciones de ánimo, etc.) por las contingencias suscitadas por el incumplimiento del
proveedor que entregó seis aparatos de aire acondicionado que no cumplían con las características técnicas
informadas erróneamente y, lo que además, dio motivo para tener que efectuar modificaciones en la vivienda
instalando otros equipos. En el caso y tratándose de una cuestión derivada de una relación de consumo el
incumplimiento de la accionada conlleva “per se” la presunción de molestias, incomodidades, aflicciones
padecidas por la actora (arts. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 8bis, 10bis,13, 17, 18, 37, 38, 40y concs. L.D.C.; arts.
1066, 1067, 1078, 1083 y concs. Cód. Civ ;arts 1741 y concs CCCN).      
          El daño moral tiene carácter resarcitorio aunque a veces encubiertamente suele contener
-erróneamente a mi juicio- un “plus” como sancionador de la inconducta del dañador (conf. mis trabajos
”Daños a las personas” RRCyS 2005-35 “Acerca del daño psicológico”  JA 2005-I-1197; “Un caso de
gran discapacidad en fallo ejemplar”, en anotación a fallo Cám. Civ. y Com. Sala III, 20/2/2005, “Lioi,
Ester y otro c/ Estado Nacional Ministerio del Interior”, LL 2005-B-868; “Nuevos daños a las personas en
la sociedad de riesgo” en libro Homenaje al Profesor Jorge Mosset Iturraspe, Santa Fe, Ediciones UNL 2005,
p. 159). Lorenzetti puntualiza que se asiste a una notable expansión del concepto de daño moral tanto en su
contenido como en la titularidad de la acción, incluyéndoselo en una noción más amplia de daño a la
persona como lesión a derechos fundamentales de raigambre constitucional  (Lorenzetti Ricardo, “El daño a
la persona”, LL 1995-D-1012; aut. cit. "La lesión física a la persona. El cuerpo y la salud. El daño
emergente y el lucro cesante", Rev. de Der. Priv. y Com., Nº. 1, "Daños a las personas", p.103). El daño
moral se concibe considerando el interés jurídico susceptible de ser reparado toda vez que el derecho no
protege los bienes en si mismos o en abstracto sino en cuanto idóneos para satisfacer necesidades (intereses)
patrimoniales o extrapatrimoniales que resultan frustrados a raíz del hecho dañoso (conf. “El daño moral
colectivo. Su problemática actual” en “Derecho Ambiental y  Daño” –Director Ricardo L. Lorenzetti-
pág. 253; Bueres, Alberto J., “El daño moral y su conexión con las lesiones a la estética, a la sique, a
la vida de relación y a la persona en general”, Revista de Derecho Privado y Comunitario, p. 237; Boragina
Juan ”El Daño” en "Derecho Privado” (Homenaje a Alberto Bueres),  pág. 1138; Calvo Costa Carlos
“Derecho de las obligaciones” T. 2 p. 239). El daño moral es el que conculca intereses extrapatrimoniales
dignos o merecedores de tutela jurídica, que lo convierten en injusto o inmerecido para la víctima. (Morello
Augusto M. “Indemnización del daño contractual“ pág. 180; esta Sala, causa nº 57.218, “Rossi …”,
cit.).        
          De su  clásico y más reducido ámbito, restringido inicialmente  al “precio del dolor”, ahora
se difunde la noción del “precio del consuelo” –receptado por el art. 1741 CCCN- esto es al
resarcimiento que “procura la mitigación o remedio del dolor de la víctima a través de bienes deleitables
(por ejemplo escuchar música) que conjugan la tristeza, desazón, penurias” (Iribarne Héctor P., “De los
daños a la persona” págs. 147, 577, 599 pág. 401; aut cit. “Etica, derecho y reparación del daño
moral” en anotación a fallo en ED 112-280; aut. cit. “La cuantificación del daño moral” Revista de
Derecho de Daños Nº. 6 “Daño Moral” p. 197). La jurisprudencia viene receptando esa interpretación
señalando que “se atiende no sólo al dolor sino a todas las aflicciones, preocupaciones y pesares a los
que el dinero puede compensar en cierta medida, reemplazando  en el patrimonio moral el valor que del mismo ha
desaparecido” como medio de “obtener contentamientos, goces y distracciones para reestablecer el
equilibrio de los bienes extrapatrimoniales” (Cám. Nac. Civ., Sala F, 12/3/2004, “García, Ramón Alfredo
c/ Campana, Anibal s/ daños y perjuicios”, voto Dra.Elena Highton de Nolasco elDial AA1F9C; Cám. Nac.
Civ., Sala F, 3/8/2004, “T., V.O. y ots. c/ M.C.B.A. s/ daños y perjuicios”, R R C y S 2004-1238, entre
otros).                    
          El daño moral consiste “no sólo en el dolor, padecimiento o sufrimiento espiritual del
individuo”, sino también en la “privación momentos de satisfacción y felicidad en la vida del
damnificado -víctima o reclamante- y que en definitiva influyen negativamente en la calidad de vida de las
personas” (Highton, Elena I. - Gregorio, Carlos G. – Álvarez, Gladys S., “Cuantificación de Daños
Personales. Publicidad de los precedentes y posibilidad de generar un baremo flexible a los fines de facilitar
decisiones homogéneas y equilibradas”, Revista de Derecho Privado y Comunitario 21,  Derecho y Economía,
pág. 127; conf. mis trabajos “Afección al Espíritu de la Persona. Legitimados para reclamar el daño
moral" en "Estudios de Derecho Privado Moderno. Homenaje al Dr. Julio César Rivera", Ed. La Ley, Bs As 2012
pág. 145; "Los daños a las personas en la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de
Buenos Aires", Revista de Derecho de Daños 2009-3-245; “Cuánto” y “quién” por daño moral” en
“Homenaje a los Congresos Nacionales de Derecho Civil (1927-1937-161-1969). Academia de Derecho y Ciencias
Sociales de Córdoba Ed. Advocatus, Córdoba  2009-T. III pág. 1659; esta Sala, causa nº 57.218, 13/06/2013,
“Rossi …”, cit. anteriormente).     
          La doctrina analizada, siguiendo la jurisprudencia  de la Corte Nacional (C.S. 12/04/11 “Baeza
Silvia c/ Buenos Aires, Pcia. de”; conf.”El daño moral (como "precio del consuelo") y la Corte Nacional
“ RCyS2011-VIII, 176) ha sido reiteradamente aplicada por este Tribunal (esta Sala causas N° 54530,
23/08/11 “Torres Elsa c/ Bustingorry, Alejandro”; N°55314, 20/10/11 “Orradre Oscar c/Reble Luis”;
N°55146, 04/10/11 “Dumerauf Hugo c/ Diario El Popular”). 
          En autos el daño moral está constituido por la afectación que sufrió la actora, como se señala
en la sentencia atacada, por los efectos propios del incumplimiento en las condiciones y circunstancias
descriptas (adquisición y colocación de aparatos de aire destinados a lograr un bajo consumo energético, lo
que resultó frustrado porque esos equipos tenían mayor consumo que el publicitado e informado),privándoles
del uso de los electrodomésticos señalados, alterando el proyecto de vivienda sustentable (art. 1078 CC y
art. 1741 CCCN).       
          La accionada no logró desvirtuar ni la procedencia ni la cuantía fijada en $ 20.000, dado que son
inatendibles sus disconformidades. Cómo ya se vio: el vínculo jurídico entre las partes es una relación de
consumo (art. 42 CN), medió error y engaño en la publicidad e información suministrada al usuario y el quid
del problema radica en el incumplimiento de la demandada (arts. 1, 2, 3, 7, 8, 8 bis, 10, 10 bis, 13, 40 y
concs. LDC; arts. 1092, 1094, 1096 a 1103 CCCN). La suma luce congruente con las afecciones padecidas y las
posibilidades de afectarla para distracciones o placeres sustitutivos, como viajar o disfrutar de bienes
materiales para destinarlos a la vivienda (arts. 1, 2, 3, 7 y 1741 CCCN; 163 inc. 5, 165 y 384 C.P.C.).     
          4.- El agravio de la demandada de que se rechacen los daños punitivos no es de recibo. Dado que se
cuestiona la procedencia del instituto cabe –brevemente- puntualizar que el daño punitivo previsto en el
art. 52 bis de la L.D.C. (o la denominada multa civil del art. 1587 del Proyecto de Código Civil y Comercial
de 1998 o la sanción pecuniaria disuasiva de los arts. 1714 y 1715 del Proyecto 2012 del Código Civil y
Comercial) consiste en adicionar al dañador un "plus" de condenación pecuniaria sancionando su grave
inconducta, lo que repercutirá con efectos ejemplificadores con relación a terceros” (“Daños punitivos.
Diálogos de  la Doctrina” Llamas Pombo, Eugenio - Mayo, Jorge A. - Galdós, Jorge: L.L. LL 2011-E, 1155;
“Los daños punitivos. Su recepción en el Código Civil de 1998. Primeras aproximaciones”, RCyS, 1999-23
y “Daño moral colectivo. Daños punitivos y legitimación procesal activa”, Revista de Derecho de Daños
n 6-Daño Moral, p. 133.). Señala Pizarro que los daños punitivos “son sumas de dinero que los tribunales
mandan a pagar a la víctima de ciertos ilícitos, que se suman a las indemnizaciones por daños realmente
experimentados por el damnificado, que están destinadas a punir graves inconductas del demandado y a prevenir
hechos similares en el futuro” (Pizarro Ramón, “Derecho de Daños-Segunda Parte-Homenaje al Dr. Profesor
Félix A. Trigo Represas”, pág. 291). Kemelmajer de Carlucci acota “que “los punitive damages” se
conceden para sancionar al demandado (el sujeto dañador) por haber cometido un hecho particularmente grave y
reprobable con el fin de disuadir o desanimar acciones del mismo tipo” (Kemelmajer de Carlucci, Aída
“¿Conviene la introducción de los llamados “daños punitivos” en el derecho Argentino?” Nº. 3). La
naturaleza sancionatoria y disuasoria de la sanción pecuniaria disuasiva se emplaza en la triple función de
la responsabilidad civil (prevenir, reparar y sancionar), prevista expresamente en el Proyecto 2012 del
Código Civil y Comercial (arts. 1708 a 1716; esta Sala, causa nº 57.218, del 13/06/2013, “Rossi, Laura c/
Whirlpool S.A. s/ Daños y Perjuicios”, cit.).                  
          Pese a las críticas vertidas a la regulación del instituto que efectúa el art. 52 bis L.D.C., lo
cierto es que esa norma es objeto de interpretaciones doctrinarias y jurisprudenciales correctoras. La
configuración de los daños punitivos requiere de dos requisitos: uno subjetivo y otro objetivo. El elemento
subjetivo exige algo más que la culpa y debe concurrir una conducta deliberada, culpa grave o dolo,
negligencia grosera, temeraria, actuación cercana a la malicia; es decir si se trata de "una subjetividad
agravada en la conducta del sujeto pasivo (dolo o culpa grave)" y “proceden únicamente en casos de
particular gravedad que trasunten menosprecio” por  los derechos ajenos (conf. “Daños Punitivos. Prólogo
de Doctrina” cit. L.L. 2011-E, 1155). “La condena por daños punitivos es procedente sólo ante la
presencia de un hecho doloso o gravemente culpable” (López Herrera Edgardo “Los daños punitivos en el
Derecho Argentino art. 52 bis. Ley de Defensa del Consumidor” Lexis N° 003/013877). La jurisprudencia al
interpretar el art. 52 bis de la ley 24240 siguió ese criterio de considerar insuficiente la culpa como
factor de atribución subjetivo exigiéndose: “grosera indiferencia” (Cám. Civ. y Com. Salta Sala I,
13/4/11 “P., D.H. c/ Telecom Personal S.A.” con nota aprobatoria de Ondarcuhu, José “Los daños
punitivos vienen marchando en la jurisprudencia nacional” L.L. 2011-C-123); haber “actuado con desdén”
(Cám. Civ. Com. y Minería Gral. Roca, 26/03/10 “Ríos Juan Carlos c/ Lemano SRL”, RCyS 2010-225); mediar
“abuso de posición de poder del proveedor que evidencia un menosprecio grave de derechos individuales y de
incidencia colectiva” (C.C. Com. Mar del Plata Sala II, 27/5/09, “Machinandiarena Hernández c/
Telefónica de Argentina” cit. L.L. 2009-C-647); “graves inconductas de los  proveedores de bienes y
servicios” (C.C.Com. Rosario Sala II, 29/07/10 “Rueda Daniela c/ Claro Amx Argentina S.A.”, LL 2010-F,
397); “una conducta particularmente grave” (Cám. Nac. Com., 26/04/11 “Fasan Alejandro c/ Volkswagen
S.A., elDial.com-AG21ED); un “daño causado con malicia, mala fe, grosera negligencia” (Cám. Civ. de 1ª
Nominación de Córdoba, 27/10/11 “Navarro c/ Gilpin”, cita online: AR/JUR/69904/2011). Se advierte
claramente que la interpretación correctora del texto legal se inclina mayoritariamente por no aplicar la
multa civil ante el  mero incumplimiento (Rua María Isabel “El daño punitivo a la luz de los precedentes
judiciales”, J.A. 09/11/2011 fasc. 6, pág. 10; Abeledo Perrot N°: 0003/015640).                         
Con relación al segundo requisito, el elemento objetivo, consiste –en lo conceptual- en una conducta que
produzca un daño que supere un piso o umbral mínimo y que le confiera, por su trascendencia social,
repercusión institucional o por su gravedad una apoyatura de ejemplaridad (conf. “Daños Punitivos.
Diálogos de la Doctrina” cit. L.L 2011-E, 1155). La Suprema Corte de Buenos Aires la admitió cuando
confirmó el “leading case” de la Cámara de Mar del Plata en la que se juzgó un supuesto de grave
conculcación del trato digno del consumidor (Cám. Civ. y Com. Mar del Plata, Sala H, 27/05/2009 cit. L.L.
2009-C-640). Sostuvo la Suprema Corte que “al examinar la admisibilidad de la multa civil puede repararse en
la relación de consumo, puesto que de la comisión de un hecho ilícito –el acto discriminatorio- pueden
originarse diferentes consecuencias o efectos jurídicos, más aún cuando los reclamos no son incompatibles
entre sí (doct. art. 499, 896, 1066 y concs. Cód. Civ.; arts. 1, 3, 8bis, 52 bis, ley 24.240)” (S.C.B.A.
Ac. C109005, 06/11/12 “Marchinandiarena Hernández Nicolás c/ Telefónica de Argentina S.A.”, con nota de
Carlos A, Ghersi “La importancia del daño punitivo y la reparación integral”, L.L.B.A. dic.2012
pág.1175).                    En el sub-lite procede acoger la sanción punitiva porque la demandada
incurrió en culpa grave e indujo a error a la actora en las características de los aparatos de aire
desentendiéndose de su proceder negocial, obligando a acudir a la vía judicial y atribuyendo culpa al
consumidor sin considerar para nada (ni brindar razones o argumentos atendibles) las diferencias de consumo de
los equipos de aire. De este modo se encuentran configurados los presupuestos legales que habilitan la
procedencia de la sanción pecuniaria disuasiva (arts. 25 y 52 bis L.D.C. y 165 C.P.C.).                      
          Para la cuantificación del daño (tarea harto difícil) el art. 52 bis L.D.C. establece que deben
ponderarse “la gravedad del hecho y demás circunstancias del caso”. Sin embargo resulta conveniente
cotejar las sumas fijadas en casos análogos o próximos con la finalidad de procurar en esta materia –como
en los restantes supuestos de daños a las personas- cuantificaciones homogéneas que le confieran
predictibilidad al instituto (conf. la reseña de fallos de Chamatropulos, Demetrio Alejandro “Aplicación
Jurisprudencial de los Daños Punitivos” La Ley 03/092012). Las cifras de condena que muestra el registro
jurisprudencial son dispares: $ 30.000 para el usuario con discapacidad motriz que no pudo ingresar al local
de la demandada por no tener rampa de acceso (Cám. Civ. y Com. Sala 2 Mar del Plata, 27/05/2009,
“Machinandiarena” cit. L.L. 2009-C-647); $ 20.000 por la grosera negligencia de la empresa telefónica que
dilató darle de baja en el servicio (Cám. Civ. y Com. Sala F, Salta 13/04/11 “P.P.H.” cit. RCyS junio
2011); $ 3.000 por el desdén de la demandada en el cumplimiento de sus obligaciones (Cám. Civ. y Com.
Minería General Roca, 26/03/10 “Ríos” RCyS Diciembre 2010); $ 1.000 por el incumplimiento de la entrega
de un teléfono móvil (Cám. Civ. y Com. Tucumán Sala III, 14/11/11 Macián Elsa c/ AMX Argentina S.A.”
L.L.N.O.A. Marzo 2012- pág. 222); o $ 20.000 por falta de baja del teléfono celular (L.L. 2011-C-123 cit.);
$ 10.000 a la empresa de cable que se desinteresó de impedir el acceso de ratas a la vivienda de la actora
(C.N. Civ. Sala H, 10/12/12 “San Miguel María Laura c/ Telecentro S.A.”); $ 25.000 por la actitud
indolente de la empresa de telefonía celular (Cám. Civ. y Com. Sala 4 de Jujuy, 18/12/12 “Montaldi Juan
José c/ Telecom Argentina S.A.”); $ 100.000 por continuar comercializando en el mercado un fármaco sin
advertir al público sus contraindicaciones (C.Nac.Civ. Sala G, 25/09/12 “Lund, Norma c/ Laboratorio Phoenix
S.A.I.C.F.”). La disparidad de montos que se advierte, si bien obedecen a las singularidades de cada caso,
también pone de relieve que a la intrínseca dificultad para cuantificar los daños materiales y morales a
las personas se le añade una más: la naturaleza sancionatoria y disuasiva de la multa civil que no
constituye un resarcimiento de daños (art. 52 bis L.D.C.).
          Acoto que la realidad económica actual y circundante requiere atender a montos más elevados,
conforme también se viene verificando en la jurisprudencia más reciente. Así, se otorgaron $30.197 para
cada uno de los tres actores (aplicando una fórmula matemática) por la adulteración de un pagaré: que aún
no había sido saldado, promoviéndose un juicio ejecutivo por U$S 2.100 cuando la deuda en realidad ascendía
a U$S100, provocando el embargo de los haberes de dos de los ejecutados (Cámara de Apelaciones en lo Civil y
Comercial de Bahía Blanca (Buenos Aires) – Sala II –  “Lagonegro Roberto Antonio y otros c/ Elías
Gastón Luciano s/ daños y perjuicios” del 24/05/2017 -Rubinzal Online – Cita RC J 3208/17); $735.046,40
a la empresa de telefonía celular (TELECOM) que facturó una suscripción no solicitada de mensajes de texto
de contenido Premium que son recibidos diariamente por la usuaria (Cámara Primera de Apelación en lo Civil y
Comercial de Bahía Blanca – Sala Dos – “Frisicale, María Laura vs. Telecom Personal S.A. s. Daños y
perjuicios” - 15/08/2017 – Rubinzal Culzoni – Cita Online: Cita: RC J 5868/17, del 21/03/2018, pág.
26); $93.750 a favor del cliente que al solicitar al banco la habilitación de su tarjeta de crédito para
consumos en el exterior, por un error de la entidad financiera, fue dado por fallecido, dándose de baja todos
sus productos (entre ellos la tarjeta de crédito y un préstamo personal) y siendo indebidamente incluido en
el Veraz. El trastorno generado por el banco perduró más de un año en ser subsanado (Cám. Civ. y Com. de
Necochea – “Ajargo, Claudio Esteban  c/ BBVA Banco Francés S.A.  s/ Daños y Perjuicios”); $150.000
para usuaria de Telecom de 85 años, jubilada, a la que se le cobró un servicio de internet que no solicitó
ni utilizó y diversos cargos derivados del pedido de baja de dicho servicio que luego de siete meses
continuaba sin tener una solución definitiva al problema (Juzgado Civil y Comercial 16 Nominación de
Córdoba – “Flores, Mafalda Edith c/ Tlecom Argentina SA – Ordinario – Cobro de Pesos” del
26/12/2016); $170.391,30 para empresa que vende un servicio de internet móvil con cobertura 3G, en una
localidad del interior de Córdoba, que no posee esa señal (cf. Cámara Octava de Apelaciones en lo Civil y
Comercial de Córdoba - 14/03/2017 - "Martínez, Cristian Darío c/ AMX Argentina S.A (Claro Argentina) –
Abreviado – Otros – Recurso de Apelación”, elDial.com - AA9F7F); $101.666,09 para la empresa de
transporte público, que con posterioridad a un accidente de tránsito en el que resulta lesionada la
pasajera, muestra una actitud dilatoria y especulativa frente a sus reclamos (Cámara de Apelaciones en lo
Civil y Comercial de Mar del Plata, Sala II - “Curry, Paula Vanesa c. Transportes Automotores Plusmar S.A. y
otros s/ daños y perjuicios” del 27/04/2017 – RCyS – Año XIX – Número 11 – Noviembre 2017- Pág.
169 - Cita Online: AR/JUR/24667/2017); $80.000 por la extracción de dinero efectuada por terceros de su caja
de ahorros y que ante el reclamo, se le dio un trato indigno (Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de
Jujuy – “Recurso de Inconst. interpuesto en B-264.458/11 (Cámara en lo Civ. y Com. -Sala II del
22-may-2017 - MJJ104738); $500.000 para empresa telefónica que cambió sin el consentimiento de la actora el
plan contratado (Cámara 6a de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Córdoba del 09-03-2017, “Gallardo
Quevedo, Jesica Paola c. Movistar de Telefónica Móviles Argentina SA s/ ordinario - cobro de pesos - recurso
de apelación” - LA LEY 18/09/2017, 4 con nota de Carlos E. Tambussi  - RDCO 285-975, AR/JUR/11228/2017);
$280.000 para empresa de telefonía celular que incluyó cargos indebidos en la factura (Cámara 6a de
Apelaciones en lo Civil y Comercial de Córdoba – “Raspanti, Sebastián c. AMX Argentina S.A. s/ ordinario
- otros - recurso de apelación” del 26/03/2015  - L.L. 26/06/2015 , 6 con nota de María Guadalupe
Martínez Alles - AR/JUR/3759/2015). 
          Por lo expuesto corresponde confirmar la procedencia y monto de los daños punitivos fijados en
$200.000 atendiendo, en el caso y por su singularidad, a la gravedad y entidad del engaño publicitario, su
incidencia en la economía de los actores, el daño encubierto al ambiente y el ilícito lucrativo derivado de
obtener ventajas por la venta de productos que carecían de las propiedades ofertadas (arts. 1, 2, 3, 8, 8bis,
40, 52 bis y concs. LDC).
          5.- En lo relativo al pedido del  Fiscal General de que no se apliquen los daños punitivos a Naldo
Lombardi, no mediando recurso ni agravio esa petición debe ser desestimada.     
          También procede rechazar el planteo de la demandada acerca de la gratuidad del proceso, lo que
resulta claro de las normas legales aplicables (art. 53 LDC y art. 25 ley 13.133).
          Así lo voto.                                 
          A la misma cuestión el Señor Juez Dr. Louge Emiliozzi votó en igual sentido, por los mismos
fundamentos.  
          A LA SEGUNDA CUESTIÓN, el Sr. Juez Dr. Galdós, dijo:  
          Atento a lo acordado al tratar la cuestión anterior, demás fundamentos del Acuerdo, citas legales,
doctrina y jurisprudencia refe1)renciada y lo dispuesto por los arts. 266, 267 y concs. del CPCC, se resuelve:
1) confirmar en todo cuanto fuera objeto de recurso y agravio la sentencia apelada de fs. 356/370 vta. 2)
Imponer las costas en la Alzada en un 80% a la demandada vencida y el 20% restante a la actora dada la
procedencia de las respectivas pretensiones (art. 68 “in fine” C.P.C.). 3) diferir la regulación de
honorarios para su oportunidad (art. 31 del Dec.-Ley 8904/77; SCBA, I-73016 del 08-11-2017,
“Morcillo…”). 
          Así lo voto.              
          A la misma cuestión el Señor Juez Dr. Louge Emiliozzi votó en igual sentido, por los mismos
fundamentos.             
          Con lo que terminó el Acuerdo, dictándose la siguiente:   
- S  E  N  T  E  N  C  I  A -
                              Azul,   5            de Junio de 2018.-                                   
                                      AUTOS Y VISTOS:                                                      
                                                    CONSIDERANDO:                                         
                                                                   Por todo lo expuesto, atento lo acordado al
tratar las cuestiones anteriores, demás fundamentos del Acuerdo, citas legales, doctrina y jurisprudencia
referenciada, y lo dispuesto por los arts. 266, 267 y concs. del C.P.C.C., se resuelve: 1) confirmar en todo
cuanto fuera objeto de recurso y agravio la sentencia apelada de fs. 356/370 vta. 2) Imponer las costas en la
Alzada en un 80% a la demandada vencida y el 20% restante a la actora dada la procedencia de las respectivas
pretensiones (art. 68 “in fine” C.P.C.). 3) diferir la regulación de honorarios para su oportunidad.
REGÍSTRESE. NOTIFÍQUESE por Secretaría y DEVUÉLVASE.
JORGE MARIO GALDOS
   PRESIDENTE                                                 
 CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
  SALA II  
                




                  ESTEBAN LOUGE EMILIOZZI
                                   JUEZ
                    CAMARA DE APELACION
                    EN LO CIVIL Y COMERCIAL
                                   SALA I



ANTE MÍ


CLAUDIO MARCELO CAMINO
 SECRETARIO               
CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
 SALA II


Logo Pragmática