Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-0141-2018
Fecha de sentencia: 06/02/2018
Carátula: BONIFACIO CARLOS ANTONIO S/ MONTIEL ALFREDO ANIBAL S/INCIDENTE DE ANULACION DE ESCRITURA
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercia -Sala I- de Azul
Materia: INCIDENTE DE ANULACION DE ESCRITURA
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/127

1-60141-2015 - 

"BONIFACIO CARLOS ANTONIO S/ MONTIEL ALFREDO ANIBAL S/INCIDENTE DE ANULACION DE ESCRITURA"
JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 1 - OLAVARRIA 

Nº Reg. ............  
Nº Folio .......... 

En la Ciudad de Azul, a los 6 días del mes de Febrero de 2018 reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores
Jueces de la Excma. Cámara de Apelaciones Departamental -Sala I- Doctores Esteban Louge Emiliozzi y Lucrecia
Inés Comparato y,  encontrándose vacante la restante vocalía, para dictar sentencia en los autos
caratulados: "BONIFACIO CARLOS ANTONIO S/ MONTIEL ALFREDO ANIBAL S/INCIDENTE DE ANULACION DE ESCRITURA ",
(Causa Nº 1-60141-2015), se procede a votar las cuestiones que seguidamente se enunciarán en el orden
establecido en el sorteo oportunamente realizado (arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del
C.P.C.C.), a saber: Doctores LOUGE EMILIOZZI-COMPARATO.-
Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:

-C U E S T I O N E S-
                   
      lra.- ¿Es justa la sentencia de fs. 334/337?
      2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?
                   -V O T A C I O N-
                     A LA PRIMERA CUESTION: el señor Juez Doctor LOUGE EMILIOZZI dijo: 
I) Previo a referirme a la cuestión debatida en este proceso creo conveniente reseñar someramente, y en
orden cronológico, cuáles fueron los actos jurídicos celebrados entre las partes y los distintos procesos
–tramitados ante el fuero Civil y Comercial- a los que aquéllos, directa o indirectamente, dieron lugar.
a) Los actos jurídicos:
1. Compraventa de inmueble y bienes muebles.
El día 05.06.1989 la Srta. Alicia Ana Bonifacio y Perillo y el Sr. Alfredo Aníbal Montiel celebraron un
boleto de compraventa, por la cual la primera vendía al segundo un inmueble sito en calle Pelegrino 3967 de
la ciudad de Olavarría, compuesto por dos lotes inscriptos en el Registro de la Propiedad Inmueble en las
matrículas n° 39.270 y 39.271.
Dicho boleto de compraventa puede verse, en copia, a fs. 9 del proceso de cumplimiento de contrato al que
aludiré infra.
Aunque parezca un detalle menor, es importante tener en cuenta –más adelante se comprenderá por qué- que
en la cláusula octava del boleto se aclaraba que la venta incluía una cocina marca “Cosquín” de tres
hornallas y dos anaqueles, y una máquina de coser eléctrica, marca “Sin-Ger”.
El día 21.06.1989 se formalizó la escritura correspondiente, n° 292, pasada por ante el Notario Daniel
Oscar García (puede vérsela en copia a fs. 7/8 del presente incidente de anulación de escritura pública,
ya que –como veremos- este incidente tiene por objeto la anulación de dicha escritura).
2. Compraventa de bienes muebles.
El día 08.06.1989 la Srta. Alicia Ana Bonifacio y Perillo y el Sr. Alfredo Aníbal Montiel celebraron un
boleto de compraventa, por la cual la primera vendía al segundo una importante cantidad de bienes muebles
propios de una vivienda. 
El mismo puede verse, en copia, a fs. 7 del proceso de cumplimiento de contrato al que aludiré infra.
b) Los procesos judiciales:
1. “Montiel, Alfredo Aníbal c/ Bonifacio, Alicia Ana y/o demás ocupantes – Desalojo”.
Si bien este proceso no se tiene a la vista ya que no fue remitido a esta Alzada ni pudo ser ubicado ni en su
Juzgado de origen ni en el Archivo Departamental, el Sr. Montiel hace referencia al mismo al promover el
interdicto de adquirir la posesión al que aludiré en el apartado 3 (fs. 33vta.).
Explica el Sr. Montiel que el proceso de desalojo tenía por objeto la entrega del inmueble vendido, ya que
–según sus dichos- convino verbalmente con la vendedora que ésta gozaría de un comodato por el término
de treinta días, pero finalizado dicho término la Sra. Bonifacio no procedió a su entrega.
Sí puede constatarse fehacientemente, a través del Libro de Protocolos de Sentencias de esta Cámara del
año 1992, y en concordancia con lo que relata Montiel, que el desalojo fue desestimado por sentencia de esta
Sala recaída el 14.10.1992, que contó con primer voto del Dr. Ojea, con fundamento en que el Sr. Montiel
jamás había recibido la posesión del inmueble y por ende carecía de legitimación para accionar por
desalojo.
2. “Montiel, Alfredo Aníbal c/ Bonifacio, Alicia Ana s/ Cumplimiento Contrato”.
Este proceso, que sí se tiene a la vista, fue promovido por el Sr. Montiel el día 18.09.1990.
Tal como se indica en la carátula, el objeto del proceso es de “cumplimiento de contrato”. En el escrito
de demanda se hace referencia a los dos actos jurídicos antes mencionados y, finalmente, se solicita “…
la entrega de los bienes muebles adquiridos …” (fs. 13, 2do. párrafo).
En este proceso recayó sentencia de primera instancia el día 13.11.1998 (conf. fs. 219/225), rechazándose
la demanda por los fundamentos sobre los que más abajo me explayaré. Apelado el decisorio por el Sr.
Montiel, esta Sala, en su anterior composición, lo confirmó por insuficiencia de los agravios (sentencia del
20.05.1999 obrante a fs. 258/261, con primer voto del Dr. Ojea).
3. “Montiel, Alfredo Aníbal c/ Bonifacio, Alicia Ana y/o demás ocupantes – Interdicto de adquirir la
posesión”.
Este proceso, que también se tiene a la vista, fue promovido por el Sr. Montiel el día 14.12.1992, es decir,
tras el rechazo definitivo de la pretensión de desalojo y encontrándose en trámite el proceso de
cumplimiento de contrato.
Naturalmente, el objeto del interdicto consistía en adquirir la posesión del mismo bien inmueble objeto del
desalojo.
Sin embargo, el interdicto fue finalmente desestimado por sentencia de primera instancia –no recurrida- de
fecha 18.03.1994, obrante a fs. 125/134, fundada en que las cuestiones introducidas en autos excedían el
estrecho marco cognoscitivo de esa vía procesal.
4. “Bonifacio, Alicia Ana s/ Insania”.
Este proceso, que también se tiene a la vista, fue iniciado el día 23.09.1996 (conf. fs. 21) por la Sra.
Asesora de Menores e Incapaces, a quien se le dio intervención desde el proceso de cumplimiento de contrato
(conf. fs. 158, 170/171, 180, 181, 182 y 192, entre otras).
Recayó sentencia el 16.07.1997 (fs. 56/57), en la que se declaró la insania de la causante y se nombró
curador definitivo a su hermano Carlos Antonio Bonifacio.
II) De este modo arribamos al proceso que ahora nos ocupa, es decir, los autos “Bonifacio, Carlos Antonio c/
Montiel, Alfredo Aníbal s/ Incidente de anulación de escritura pública”, del que brevemente podemos
reseñar lo siguiente:
a) Fue promovido el día 19.11.2003 (conf. fs. 27/29) por el Sr. Carlos Antonio Bonifacio, actuando en su
calidad de curador de su hermana Alicia Ana Bonifacio.
Conforme surge del escrito de inicio, el incidente persigue “… que se anule definitivamente la Escritura
Pública N° 292 otorgada con fecha 21-06-89 por ante el Escribano Daniel O. García de la ciudad de
Olavarría …”.
Afirma la incidentista en el escrito de inicio que la sentencia recaída en el proceso de cumplimiento de
contrato dejó a las claras que el acto jurídico había sido nulo, pero la ausencia de reconvención impidió
al sentenciante explayarse sobre la nulidad de la escritura. Es por tal motivo que “… se acciona por el
presente incidente para que se consagre la nulidad y no quede vestigio del acto.” (fs. 27vta., 5to.
párrafo).
b) A fs. 30 se excusa de intervenir el Dr. Juan Carlos Tato, invocando el art. 17 inc. 7 del C.P.C.C. por
haber dictado sentencia en el proceso de cumplimiento de contrato.
c) A fs. 34 se imprime a la acción el trámite de juicio ordinario.
d) A fs. 117/122 se presenta el accionado y, además de contestar demanda, opone excepciones de prescripción,
incompetencia, falta de legitimación pasiva y arraigo, se opone a que la cuestión tramite por vía
incidental (cuestión que en rigor había quedado superada por haberse conferido trámite ordinario) y pide la
citación del Escribano García.
e) A fs. 129/131 se hace lugar a la excepción de incompetencia, con costas al actor, disponiéndose que los
autos deberán continuar tramitando ante uno de los Juzgados Civiles y Comerciales con asiento en la ciudad de
Olavarría.
f) A fs. 172/173 se dispuso la intervención del Notario Sr. Daniel Oscar García, en calidad de tercero.
El mencionado Escribano se presentó a fs. 202/210 a contestar la citación y oponer defensa de prescripción.
g) A fs. 220 se difirió el tratamiento de la excepción de prescripción opuesta por la accionada y por el
tercero. 
A fs. 240 también se difirió la excepción de falta de legitimación pasiva opuesta por el demandado y se
desestimó la de arraigo. 
h) A fs. 250 se abrió la causa a prueba, certificándose sobre su producción a fs. 320. A fs. 322/326 y fs.
327/330 obran los alegatos de la demandada y del Notario, respectivamente.
i) De este modo arribamos al dictado de la sentencia de fs. 334/337, cuya apelación genera la actual
intervención de este tribunal, en la que se rechazó la demanda, con costas a la actora, con excepción de
las que irrogó la citación del tercero Escribano Daniel O. García, que se impusieron por su orden. En el
mismo acto se regularon honorarios a todos los letrados intervinientes.
Para así decidir, la Sra. Juez de grado entendió que en el caso –y sin desconocer las distintas
excepciones deducidas- debía declararse de oficio la cosa juzgada.
En efecto, la anterior magistrada entendió que la Srta. Bonifacio, al contestar demanda en el proceso de
cumplimiento de contrato, interpuso excepción de nulidad en los términos del art. 1058 bis del Código
Civil, y que la sentencia definitiva recaída en dicho proceso admitió dicha defensa pese a que no se la
calificó como tal.
Sobre esas premisas, entendió la “a quo” que lo único que restaba analizar es cómo se termina de
perfeccionar la cancelación del bien objeto de la litis en el Registro de la Propiedad Inmueble de La Plata,
afirmando –en base a un precedente de esta Sala que contó con primer voto del Dr. Galdós- que para ello se
debe oficiar al mentado Registro a fin de cancelar el asiento registral n° 2 el cual publicita que el Sr.
Alfredo Aníbal Montiel adquirió el 100% de los inmuebles Matrículas n° 39.270 y 39.271 por compraventa
instrumentada en Escritura 292 del 21/VI/89.
j) Dicho decisorio fue apelado por el demandado (fs. 338/340) y por el Escribano (fs. 343).
Recibidos los autos en esta instancia, el demandado expresó agravios a fs. 409/415 y el Notario hizo lo
propio a fs. 403/407.
Al contenido de los agravios lo iré mencionando más abajo, a medida que los vaya abordando, para ganar en
claridad expositiva y evitar reiteraciones.
k) Por último, cabe mencionar que a fs. 398 se denunció el fallecimiento del Sr. Carlos Antonio Bonifacio,
ocurrido el 17.08.2011, y a fs. 418 el de la Srta. Alicia Ana Bonifacio, ocurrido el 25.05.2012.
Estos dos hechos dieron lugar a una larga serie de diligencias tendientes a integrar correctamente la litis,
haciéndoselo en primer término con el Sr. Antonio Bonifacio, primo de los causantes (fs. 534, entre otras),
luego, tras el fallecimiento de éste, con su hija Lidia Iris Bonifacio y su cónyuge Adita Francisca Rojas de
Bonifacio (fs. 577), pero finalmente, tras el fallecimiento de ésta última, la litis sólo quedó integrada
con Lidia Iris Bonifacio (fs. 608, entre otras).
l) A fs. 623 se procedió a practicar un nuevo sorteo en virtud de los motivos explicitados a fs. 618, por lo
que las actuaciones se encuentran en estado de resolver.
III) Como ya fuera anticipado, a continuación enunciaré y trataré los agravios vertidos por los dos
recurrentes, que en algunos casos son comunes, procurando ordenarlos con criterio lógico.
a) En primer término, tanto la demandada como el Notario citado como tercero se agravian por considerar que
existe una contradicción entre la parte resolutiva y los considerandos de la sentencia, que la torna
incomprensible, ya que, a estar a la primera, la parte actora resultaría perdidosa y por ende la escritura no
sería nula, pero, contrariamente, de los considerandos surgiría que la escritura sí es nula.
Así planteado este agravio que es común a ambos recurrentes, podemos decir que, en el plano de las
hipótesis, es perfectamente posible –aunque no deseable, claro está- que existan contradicciones entre los
considerandos y la parte resolutiva de una sentencia (conf. Chiappini, Julio, “Contradicciones entre los
considerandos y la parte resolutiva de las sentencias”, pub. J.A. 9/2017; esta Sala, causa n° 62.171,
“Luna”, del 27.09.17.). Y, cuando ello ocurre, se abre todo un abanico de interrogantes, tales como si se
puede interpretar que una “parte” de la sentencia prevalece por sobre la otra, cuál es la mejor
estrategia a seguir por parte de los litigantes, etcétera.
Ahora bien, no profundizaré en estas cuestiones pues, en el caso, no aprecio que exista la contradicción que
denuncian los recurrentes, por lo que me anticipo a decir que este agravio no es de recibo.
En efecto, la lectura integral del decisorio apelado deja bien en claro que la demanda no se rechazó por
haberse entendido que la nulidad era improcedente, sino porque la misma ya había sido declarada al dictarse
la sentencia de primera instancia en el proceso de cumplimiento de contrato. Fue por eso, precisamente, que la
“a quo” acudió oficiosamente al instituto de la “cosa juzgada”, con cita del art. 345 inc. 6 del
C.P.C.C. (fs. 335vta., considerando II).
De modo que, dicho en otras palabras, la anterior magistrada entendió –implícita pero muy claramente- que
la promoción de este proceso había sido innecesaria, ya que a través del mismo se pretendía la
declaración de una nulidad que, valga la redundancia, ya había sido declarada. Fue por eso que rechazó la
demanda, e inclusive impuso las costas a la actora siguiendo el principio general sentado en el art. 68 del
C.P.C.C., pero aclaró que lo único que en realidad restaba analizar es cómo se termina de perfeccionar la
cancelación del asiento registral en el Registro de la Propiedad Inmueble de la Provincia de Buenos Aires
(fs. 336vta., considerando IV).
Por último, es interesante advertir que la conclusión a la que arribó la “a quo” no difiere
sustancialmente del razonamiento vertido en el escrito de inicio (fs. 27/28), ya que en esta pieza se afirmó
muy claramente que el acto ya había sido declarado nulo y que el objeto del incidente es “… que se
consagre la nulidad y no quede vestigio del acto.” (fs. 27vta.), e inclusive se solicitó que se oficiara al
Registro de la Propiedad a esos fines (fs. 28vta, punto quinto del petitorio). Fue por eso, además, que la
actora introdujo su pretensión por la vía incidental en el marco del proceso principal de cumplimiento de
contrato, aunque luego, contrariando su voluntad, se imprimió al proceso el trámite ordinario (fs. 34). Sin
embargo, y tal como lo anticipara, el contenido de la sentencia apelada demuestra que la anterior magistrada
coincidió con la postulación inicial de la actora, pero inclusive fue más allá –lo que le resultó
posible en virtud del deber de declarar de oficio la cosa juzgada-, pues consideró que tras la declaración
de nulidad sólo restaba cumplir con la formalidad de cancelar el asiento registral que publicita que el Sr.
Montiel es el adquirente de los inmuebles.
Por todo lo expuesto, y tal como lo anticipara, entiendo que –más allá del acierto o error de ese
razonamiento medular sobre el cual se asienta el fallo- no existe contradicción alguna entre los
considerandos y la parte resolutiva, por lo cual la crítica merece desestimarse.
b) Prosiguiendo con los agravios, puede advertirse que el Notario apunta –de manera breve pero clara- contra
uno de los fundamentos medulares de la sentencia, ya que afirma que la anterior magistrada falló ultra petita
al hacer lugar un planteo que no fue invocado por las partes, ya que “nadie invocó la cosa juzgada
írrita”, excediéndose así en su función (fs. 405, último párrafo, y vta.).
Como punto de partida, he de aclarar que entiendo que en el pasaje transcripto se cometió un mero error
material al aludir a la “cosa juzgada írrita”, ya que la anterior magistrada aludió al instituto de la
“cosa juzgada” a secas, y lo hizo con sustento en el art. 345 inc. 6 del C.P.C.C., que también hace
referencia a la “cosa juzgada”, sin calificativo alguno. Como es sabido, la denominada “cosa juzgada
írrita” es un instituto más excepcional que la simple “cosa juzgada”, que se verifica cuando una
sentencia es el resultado de un proceso gravemente viciado, y que permite, en principio, solicitar su
revisión (doctr. art. 2564 inc. f. del nuevo Código Civil y Comercial, que se cita como mera doctrina
interpretativa por no ser aplicable al caso conf. art. 7 del mismo Código; puede verse también esta Sala,
causas n° 58.001, “La Amistad S.R.L.”, del 30.05.14. y n° 61.020, “Weisburd”, del 02.03.17., con sus
abundantes citas).
Aclarado ello, entiendo que el agravio no es de recibo.
En efecto, tal como lo explican Azpelicueta y Tessone (“La Alzada. Poderes y Deberes”, págs. 73/74),
citando en este aspecto a Podetti, la cosa juzgada se disciplina con miras al interés privado, ya que al
vencedor le interesa la indiscutibilidad de la sentencia; pero tiene también una finalidad pública, que se
desdobla en dos aspectos: la economía de esfuerzo jurisdiccional, al evitar la repetición de la misma
controversia, y la paz social, al establecer la inmodificabilidad del pronunciamiento. Es sobre estas bases
que en el C.P.C.C.N., luego de la reforma de la ley 22.434, no caben dudas acerca de la potestad de los
órganos judiciales para declarar de oficio la cosa juzgada, ya que el último párrafo del art. 347 confiere
ahora tal poder, agregando que la declaración puede efectuarse en cualquier estado de la causa. Mientras que
en la Provincia de Buenos Aires, pese a que no se adoptó la mentada reforma, los jueces también deben
declarar de oficio la cosa juzgada, y así lo ha expresado la S.C.B.A. en fallos que citan los autores
mencionados (en el mismo sentido esta Sala, causas n° 56.520 “Regairaz”, del 16.10.12. voto del Dr.
Ricardo Bagú; n° 56.896, “Friggieri”, del 15.11.12.; n° 57.621, “Aroztegui”, del 12.03.13.; n°
60.954, “Bustamante”, del 14.07.16., éstas últimas con primer voto del suscripto, entre muchas otras).
Por lo expuesto, y tal como lo anticipara, concluyo que en modo alguno es objetable que la “a quo” haya
declarado de oficio la cosa juzgada.
c) También se agravian los recurrentes por entender que la pretensión de nulidad ventilada en este proceso
no guarda relación alguna con lo resuelto en el proceso de cumplimiento de contrato, ya que allí sólo se
reclamó la entrega de bienes muebles “… conforme boleto glosado a fs. 7 de los precitados autos.”
(expresión de agravios de Montiel, fs. 411).
Para dar respuesta al agravio, debemos necesariamente desentrañar cuáles son los elementos que permiten
determinar si, efectivamente, en un caso debe gravitar lo ya resuelto por la jurisdicción o, si se trata en
verdad de una controversia distinta y por tanto, autónoma en cuanto a sus efectos.
Sobre el particular ha dicho la Corte Provincial que el juez no se encuentra atado a fórmulas legales que
definan los requisitos de la cosa juzgada; previo examen integral de las dos contiendas, debe estar facultado
para determinar si por tratarse del mismo asunto o si, por existir conexión, continencia, accesoriedad o
subsidiaridad la jurisdicción no deba correr el riesgo de ser inducida a contradicción: no hay cosa juzgada
si ambas contiendas pudieran coexistir; la hay, en caso contrario (L 36835 S 28-7-1987, “Zotarelli de
Almendariz”; L 44159 S 13-11-1990, “Martínez, vda. de Pereyra”; L 66992 S 20-4-1999, “Arriondo”; L
97309 S 18-4-2007 “Rampazzo”; L 95748 S 3-6-2009, “García”; L 111164 S 19-9-2012, “Giménez”).
En la misma senda, ha dicho el Superior Tribunal Provincial que dejando de lado lo que una doctrina
excesivamente rigurosa exigía como requisitos indispensables (la tripe identidad de sujeto, objeto y causa),
para declarar la existencia de la cosa juzgada, en la actualidad, se tiende a promover un examen integral de
las actuaciones que lleve al juez a determinar si hay elementos que demuestren la conexidad, accesoriedad o
subsidiariedad entre la sentencia ya firme y el nuevo pleito que se inicia (así, por ejemplo, la nueva
redacción del art. 347 de la ley procesal de la Nación).
En tal determinación el juez puede hacer ejercicio de una discrecionalidad que solo se halla regimentada
-antes que por la índole de la acción incoada o por el fuero en que es promovida- por la propia prudencia.
En otras palabras: fijar si ha habido o no cosa juzgada resulta ser una potestad propia del magistrado que
tiene como único (y férreo) límite la racionalidad de su ejercicio (C. 104.933, “Levi”, del 17.08.11.,
cit. por esta Sala en causas n° 57.084, “Camplone”, del 06.02.12. y n° 58.048, “Lazarte”, del
19.09.13., entre otras).
Aplicando estos principios al caso de autos, me anticipo a decir que la situación que se nos presenta es
sumamente atípica y exige ser analizada desde varias aristas.
En efecto, a primera vista parecería que asiste plena razón a los recurrentes al afirmar que lo resuelto en
el proceso de cumplimiento de contrato no podría proyectar efectos de cosa juzgada sobre la presente causa, y
ello resultaría así en virtud de dos elementos fundamentales.
El primero surge de la demanda misma del proceso de cumplimiento de contrato, ya que allí se peticionó
“… la entrega de los bienes muebles adquiridos …” (fs. 13).
El segundo surge de la cronología de los procesos a la que hice referencia ut supra, de la que surge que a la
fecha de promoción del proceso de cumplimiento de contrato (31.07.1990), aún estaba en trámite el proceso
de desalojo, ya que –como vimos- éste recién fue desestimado por sentencia de esta Sala recaída el
14.10.1992. Más aún, a ese dato podemos agregar –recurriendo una vez más a la reseña efectuada más
arriba- que una vez desestimado el desalojo Montiel promovió el interdicto de adquirir la posesión, lo que
dejaría a las claras que el comprador nunca procuró la entrega del inmueble a través del proceso de
cumplimiento de contrato sino de otros carriles (primero el desalojo y luego el interdicto).
Ahora bien, a medida que se profundiza en el análisis se advierte que existen otros elementos que lo tornan
más complejo, por lo que la cuestión no es tan simple ni lineal como se desprendería de lo dicho en los dos
párrafos que anteceden.
En efecto, si bien es cierto que en la demanda del proceso de cumplimiento de contrato sólo se requirió
“… la entrega de los bienes muebles adquiridos …” (fs. 13), no lo es menos que el actor hizo
referencia a los dos negocios jurídicos celebrados con la Srta. Bonifacio, es decir, la compraventa de bienes
muebles plasmada en el boleto de fs. 7 –que se menciona en la expresión de agravios de este proceso, conf.
fs. 411-, y la compraventa del inmueble plasmada en el boleto de compraventa de fs. 9 –que no se menciona en
la expresión de agravios de este proceso-. Más aún, en la demanda del proceso de cumplimiento de contrato
no sólo se hizo referencia expresa al boleto de compraventa del inmueble (fs. 12vta., punto C.) sino que se
agregó que la venta había sido instrumentada en la escritura pública n° 292, de fecha 21.06.89., pasada
por ante el Notario Daniel O. García (fs. 12vta., punto D.).
No paso por alto que existe una razón que explica por qué en la demanda de cumplimiento de contrato se hizo
referencia a ambos negocios jurídicos. En efecto, tal como lo destacamos en la reseña inicial, el boleto de
compraventa del inmueble agregado a fs. 9 del proceso de cumplimiento de contrato presenta la particularidad
de que en la cláusula octava también se incluye la venta de una cocina y de una máquina de coser. Y, en
consonancia con ello, cuando el actor mencionó en la demanda que había adquirido el inmueble, aclaró
expresamente que juntamente con dicha operación había adquirido la cocina y la máquina de coser (fs.
12vta., apartado C).
Ahora bien, más allá de la explicación que antecede, una mirada retrospectiva e integral del proceso de
cumplimiento de contrato deja a las claras que la mención de la compraventa del inmueble sumó confusión
acerca del objeto del proceso, lo que se comprende, naturalmente, por la importancia que tiene el inmueble si
se los compara con los bienes muebles.
En efecto, ya en la misma contestación de demanda la accionada negó haber vendido objeto alguno, “…
mueble o inmueble …” (fs. 24, apartado II, 2do. párrafo), alegando luego toda una serie de circunstancias
de las que se derivaría la ineficacia de las mentadas operaciones.
Pero, lo que es más gravitante aún, es que al dictarse sentencia definitiva en ese proceso de cumplimiento
de contrato el Sr. Juez de grado también se pronunció –con los alcances que analizaremos infra- acerca de
“… las ventas que efectuara la accionada de la totalidad de sus bienes (muebles e inmuebles), con fechas 5
de junio, 8 de junio y escritura pública de fecha 21 de junio todas del año 1989 …” (fs. 221 del proceso
de cumplimiento de contrato, los destacados me pertenecen). Inclusive, en pasajes posteriores de la misma
sentencia se hace referencia “… al acto realizado, que importa una modificación sustancial de la
composición de su patrimonio.” (fs. 221vta., primer párrafo del considerando III) y se analizan las
manifestaciones vertidas en la escritura respecto al pago del precio (fs. 224 y vta.). Estas frases,
analizadas en su conjunto, permiten afirmar sin margen de duda que el magistrado se pronunció sobre ambos
actos jurídicos, pero inclusive centró mayormente su atención en la compraventa del inmueble.
Así las cosas, si el Sr. Montiel hubiera entendido en su momento que la sentencia se extralimitó al
pronunciarse sobre la validez de la compraventa del inmueble, debería haberlo denunciado al expresar
agravios.
En efecto, tal como lo hemos dicho en anteriores precedentes de esta Sala, cuando la sentencia de primera
instancia es incongruente surge el interrogante acerca de cuál es el temperamento que debe adoptar la alzada.
A primera vista, podría pensarse que la alzada debe atenerse a la materia sometida a consideración del juez
de primera instancia, por lo que si éste se extralimita en su decisorio la cámara no debería abordar los
temas que no habían sido propuestos a la decisión del “a quo”. Esta respuesta podría encontrar sustento
en una interpretación literal de los arts. 266 y 272 del C.P.C.C., los cuales disponen, respectivamente, que
“La sentencia (de Cámara) se dictará por mayoría, y en ella se examinarán las cuestiones de hecho y de
derecho sometidas a la decisión del juez de primera instancia que hubieren sido materia de agravios”, y que
“El tribunal no podrá fallar sobre capítulos no propuestos a la decisión del juez de primera
instancia.” Nótese que estas normas, destinadas a delimitar la materia que debe ser abordada por la alzada,
se refieren a cuestiones “sometidas” o “propuestas” al Juez de primera instancia, y no a cuestiones
“tratadas” por el juez de primera instancia, de lo que podría inferirse que la cuestiones no
“propuestas” al juez de primera instancia no podrían ser abordadas por la alzada pese a que hubieran sido
“tratadas” –indebidamente- por aquél.
Sin embargo, y contrariamente a lo que sugiere la interpretación literal de dichas normas, esta materia no
escapa al principio dispositivo que gobierna el proceso civil en general, y que naturalmente proyecta sus
efectos a la materia recursiva. Esto fue abordado en un muy esclarecedor fallo de la Excma. S.C.B.A., en el
cual se sentó como doctrina que la eventual violación del principio de congruencia por parte del juez de
primera instancia es un tema que las partes deben plantear como agravio ante a la alzada (C. 93.036, “Club
Atlético y Deportivo Junior”, del 14.02.2007, citado por esta Sala en causas n° 59.658, “Barragán”,
del 29.09.15.; n° 60.563, “Splendore”, del 22.03.16.; n° 60.596, “Modafari”, del 05.04.16., entre
otras).
En este caso, si bien el Sr. Montiel apeló el decisorio y expresó agravios (fs. 231 y 241/246,
respectivamente), los mismos fueron considerados insuficientes por este tribunal –en su anterior
composición-, lo que motivó la confirmación de la sentencia de primera instancia (conf. fs. 258/261). De
modo que, si la sentencia de primera instancia adoleció de alguna incongruencia, la misma no fue enmendada
por el perjudicado pese a que tenía los medios para hacerlo y era sobre él que pesaba tal carga.
Para finalizar, si bien este tribunal ya no se encuentra habilitado –por las razones arriba explicadas- para
evaluar si la sentencia recaída a fs. 219/225 del proceso de cumplimiento de contrato fue o no incongruente,
creo que resulta ilustrativo valorar dos aspectos para contextualizar mejor dicho decisorio.
En primer lugar, ha de tenerse en cuenta que cuando se dictó sentencia en el proceso de cumplimiento de
contrato (13.11.1998), ya habían concluido, por sentencia firme, tanto el proceso de desalojo (mediante
sentencia de esta Sala del 14.10.1992), como el interdicto de adquirir la posesión (mediante sentencia de
primera instancia, no recurrida, de fecha 18.03.1994). Como antes vimos, en ambos casos se desestimó la
demanda por entenderse que la pretensión no podía ser canalizada por esos carriles procesales. Estos
procesos fueron tenidos a la vista por el juez al dictar sentencia en el proceso de cumplimiento de contrato
(conf. planilla de elevación a Cámara de fs. 233), por lo que seguramente pudo apreciar que la situación
del inmueble no estaba aún definida. 
En segundo lugar, y volviendo a un aspecto que ya fue mencionado, ha de tenerse en cuenta que en la demanda de
cumplimiento de contrato –y contrariamente a lo que afirma el Sr. Montiel al expresar agravios en este
proceso- se invocaron los dos negocios jurídicos, es decir, las dos compraventas celebradas los días 5 y 8
de junio de 1989, adjuntándose copia de los boletos a fs. 7 y 9. Por lo demás, también vimos antes que la
accionada, al contestar demanda, alegó la ineficacia de ambos negocios. Así las cosas, el Juez, al momento
de fallar, debía pronunciarse en relación a la eficacia o ineficacia de ambos negocios jurídicos (art. 163
inc. 6to. del C.P.C.C.), y no –como lo afirma el Sr. Montiel- limitar el análisis al primero de ellos. No
paso por alto que, en el plano de las hipótesis, el Sr. Juez de grado podría haberse aferrado al pasaje de
la demanda en el que se decía que el objeto del proceso era la entrega de los bienes muebles adquiridos (fs.
13, 2do. párrafo) y omitir toda referencia al bien inmueble. Sin embargo, nótese que si por hipótesis el
“a quo” hubiera adoptado tal proceder, también nos habría colocado en una situación compleja a la hora
de analizar las proyecciones de la cosa juzgada emanada de ese decisorio, ya que sería ilógico sostener que
la ineficacia del negocio sólo comprendía a los bienes muebles pero no al inmueble, máxime teniendo en
cuenta cuáles fueron las causales por las cuales el magistrado concluyó que los negocios no eran válidos,
ya que aquéllas no se vinculaban con el objeto de los negocios sino con la capacidad de la vendedora (tema
sobre el cual volveré infra), por lo que mal podría hablarse de una nulidad parcial (art. 1039 del Código
Civil) que tornara al acto ineficaz sólo en relación a los bienes muebles.
Por todo lo expuesto, concluyo que este agravio tampoco es de recibo.
d) También señalan ambos recurrentes que en la sentencia en crisis se hizo una incorrecta calificación de
la defensa incoada por la Srta. Bonifacio en el proceso de cumplimiento de contrato, ya que en aquella
oportunidad la accionada no habría solicitado la declaración de nulidad de los actos jurídicos, sino que se
habría limitado a pedir el rechazo de la demanda por el reclamo de bienes muebles, y el propio juez de grado
entendió que no podía decretarse la nulidad (conf. expresión de agravios del Escribano García, fs. 404 y
vta., y en el mismo sentido expresión de agravios del Sr. Montiel, esp. fs. 411vta.).
Como punto de partida, resulta claro, a la luz de lo analizado en el apartado anterior, que la Srta. Bonifacio
no limitó su defensa a los bienes muebles, sino que la hizo extensiva al inmueble. Aún así, el agravio
conserva plena vigencia y como tal debe ser abordado.
Como es sabido, antes del año 1968 se habían suscitado controversias doctrinarias y jurisprudenciales acerca
de las vías para hacer valer la nulidad del acto jurídico en juicio, ya que un sector entendía que cuando
era el demandado quien invocaba la nulidad debía reconvenir, pues en definitiva estaba planteando una
pretensión que era la declaración de invalidez del acto. A ello se respondía, desde otro sector, que si
bien era cierto que en tales casos el eventual rechazo de la demanda sería consecuencia de la declaración de
invalidez del acto, esa situación es propia de toda defensa o excepción sustancial que oponga el demandado a
la pretensión jurídica del actor. También había posiciones intermedias, que admitían la vía puramente
defensiva frente a los actos nulos y requerían la reconvención para los anulables (Cifuentes, Santos,
“Negocio jurídico”, págs. 726/727; Zannoni, Eduardo A, “Ineficacia y nulidad de los actos
jurídicos”, págs. 225/229; Lloveras de Resk, María Emilia, comentario al art. 1058 bis en
“Código…”, dirigido por Bueres y coordinado por Highton, pág. 602; Louge Emiliozzi, Esteban, “La
articulación y sustanciación de la nulidad en el nuevo Código Civil y Comercial”, en la obra colectiva
“Derecho Procesal en el Código Civil y Comercial de la Nación”, dirigida por Gabriel Hernán Quadri, T.
II. págs. 1477 a 1489, esp. pág. 1481).
La ley 17.711 prácticamente puso fin a este debate mediante el agregado del art. 1058 bis al Código Civil,
disponiendo que la nulidad o anulabilidad, sea absoluta o relativa, puede oponerse por vía de acción o de
excepción. Como vemos, la nueva norma aclaró expresamente que, desde la perspectiva del demandado, la
nulidad puede articularse por vía de excepción, por lo que implícitamente –y a contrario sensu- también
quedó aclarado que el demandado no estaba obligado a reconvenir por nulidad, sin perjuicio –claro está- de
la facultad de hacerlo si como consecuencia de esa nulidad quería deducir alguna pretensión contra el actor
(Louge Emiliozzi, Esteban, “La articulación…”, cit., págs. 1481/1482).
No obstante, el debate al que antes aludíamos no concluyó totalmente con el agregado del art. 1058 bis, ya
que un sector de la doctrina –encabezado por Belluscio- entendió que para el caso de los negocios
anulables, cuya nulidad era dependiente de juzgamiento, era necesario deducir reconvención. Sin embargo, la
mayor parte de la doctrina no compartió esa crítica al nuevo texto legal, pues entendió que la oposición
de la excepción de nulidad es también un modo de introducir el tema para su juzgamiento (Cifuentes, Santos,
“Negocio…”, cit., págs. 726/727; Rivera, Julio C., “Instituciones de Derecho Civil. Parte General”,
T. II, págs. 937/938; Louge Emiliozzi, Esteban, “La articulación…”, cit., pág. 1482).
Finalmente, y aún cuando no sea directamente aplicable al caso de autos, no es ocioso mencionar que el art.
383 del nuevo Código Civil y Comercial dispone que “La nulidad puede argüirse por vía de acción u
oponerse como excepción. En todos los casos debe sustanciarse.”. Tal como lo sostuve en el trabajo de mi
autoría ya citado, resulta claro que la flamante norma, en su primera parte, mantiene la solución que había
introducido la ley 17.711 mediante el agregado del art. 1058 bis. Y ciertamente resulta acertado que se haya
replicado un precepto que se refiera puntualmente a este tema –la articulación de la nulidad en juicio-, ya
que de lo contrario podrían haber renacido debates similares a los generados antes de la ley 17.711, con las
incertidumbres e inconvenientes que ello traería aparejado. Por lo demás, consideramos que la decisión
adoptada por el legislador de 1968 había sido correcta, y por carácter transitivo también lo es la plasmada
en el art. 383 del nuevo Código, ya que parece claro que si el demandado sólo quiere lograr el rechazo de la
demanda resulta excesivo exigirle que deduzca reconvención, con los mayores costos que ello trae aparejado
(vgr. pago de la tasa de justicia, doble imposición de costas, doble regulación de honorarios, etcétera).
Aplicando estos conceptos al caso de autos, ha de recordarse que la Srta. Bonifacio contestó demanda en el
proceso de cumplimiento de contrato, solicitando su rechazo (fs. 24/27). Alegó, en sustento de su defensa
(doctr. art. 354 inc. 2 del C.P.C.C.), que si bien no era una persona incapaz (fs. 25vta., 2do. párrafo),
existían  toda una serie de circunstancias de hecho, vinculadas a las características de la personalidad de
ambos contratantes y a la relación existente entre ellos, que habrían determinado que al momento de
contratar careciera de los elementos internos de la voluntad, es decir, discernimiento, intención y libertad
(fs. 25 último párrafo y vta.). También alegó expresamente la existencia de dolo por parte del actor (fs.
25, 2do. párrafo).
Volviendo al trabajo de mi autoría, allí dije (pág. 1479), citando a Alvarado Velloso, que el demandado en
un proceso civil puede adoptar alguna de cuatro posibles actitudes: de abstención, de sumisión, de
oposición y de reconvención. Centrándonos en la oposición –por ser la actitud que adoptó la Srta.
Bonifacio en el proceso de cumplimiento de contrato-, nos aclara el mismo autor que aquélla puede consistir
en una simple negativa acerca de la existencia del hecho constitutivo alegado por el actor, o en la
afirmación de un hecho extintivo, impeditivo o invalidativo del hecho constitutivo invocado por el actor.
De modo que si bien es cierto que en el proceso de cumplimiento de contrato la Srta. Bonifacio solicitó
“… el rechazo de la demanda …” (conf. expresión de agravios del Escribano, fs. 404 último párrafo),
tal pedido tuvo un sustento concreto, como ocurre en la generalidad de los casos. En este supuesto en
particular, y como ya dijimos, la Srta. Bonifacio alegó falta de discernimiento, intención (supuestamente
viciada por dolo) y libertad, por lo cual, implícita pero claramente, alegó la nulidad de los actos
jurídicos (arts. 900, 932, 938 y conc. del Código Civil). De modo que la accionada no se limitó a le mera
negativa de la existencia del hecho constitutivo (ya que no negó la existencia de los contratos), sino que
les opuso un hecho invalidativo, es decir, su nulidad (conf. trabajo de mi autoría, págs. 1480/1481).
No paso por alto que la mentada contestación de demanda careció de una fundamentación legal precisa, ya que
en el acápite destinado a la invocación del derecho (fs. 26vta., abajo) se citaron los arts. 1137, 1190,
1192, 1193, 1323, 1326, 1420 y concordantes del Código Civil, los cuales tienen poca relación con las
defensas que la accionada había opuesto y, desde luego, no se citó el art. 1058 bis del Código Civil. Sin
embargo, y como es sabido, ese déficit en la alegación del derecho debe ser suplida por el juez en virtud
del principio iura novit curia, que le impone decidir de conformidad con las pretensiones deducidas en el
juicio “… calificadas según correspondiere por ley …” (art. 163 inc. 6 del C.P.C.C.).
Ello nos impone analizar minuciosamente el contenido de la sentencia de primera instancia recaída en el
proceso de cumplimiento de contrato, para ver cómo abordó el juez la defensa opuesta por la Srta. Bonifacio
y, en función de ello, determinar si tal decisorio podría proyectar efectos de cosa juzgada sobre el
presente proceso.
En esa faena, me anticipo a decir que aquel decisorio nos enfrenta a algunos problemas interpretativos.
En efecto, en un pasaje que es muy elocuente, el “a quo” destacó que la accionada, pese a alegar la falta
de discernimiento, intención y libertad, no había solicitado la declaración de nulidad de los actos,
limitándose a pedir el rechazo de la demanda, lo que limita las facultades decisorias (fs. 220vta.,
considerando 2). De modo que, hasta allí, asistiría plena razón a los recurrentes.
Sin embargo, inmediatamente después (considerando 3, que comienza a fs. 220vta.) el mismo magistrado dijo que
“… más allá de la forma en que es planteado por la accionada …”, el caso debe ser analizado a la luz
del art. 473 del Código Civil (derogado), el cual se refería a la anulabilidad de los actos jurídicos
celebrados con anterioridad a la declaración de incapacidad. Ello se explica porque el “a quo” tuvo en
cuenta que por disposición de la anterior titular del Juzgado se había dado inicio al juicio de insania de
la Srta. Bonifacio, el cual culminó con la declaración de incapacidad, y afirmó que tal circunstancia
sobreviniente debía ser valorada en los términos del art. 163 inc. 6° 2do. párrafo del C.P.C.C. (citado a
fs. 221, primer párrafo, in fine).
Y en esa senda, si bien el “a quo” volvió a decir que por tratarse de una nulidad relativa el Juez no
puede declararla sino a pedido de parte (fs. 221, considerando 4to.), es lo cierto que no se detuvo en su
análisis, sino que a continuación afirmó que en el año 1989 la accionada carecía de plena salud mental
(fs. 223, 2do. párrafo) y que el actor no había obrado de buena fe, por lo cual se reunían los requisitos
que exigía el art. 473 del Código Civil para que los actos no pudieran ser considerados válidos. Como
corolario de todos estos razonamiento, en la parte resolutiva se rechazó la demanda, con costas a la actora,
y se difirió la regulación de honorarios (fs. 225).
Como antes dije –y entiendo que el análisis que antecede lo corrobora- la sentencia recaída en el proceso
de cumplimiento de contrato no es de sencilla interpretación, y me atrevería a decir que en algunos pasajes
resulta autocontradictoria. Ello así, ya que en algunas partes se afirma que la falta de invocación de la
nulidad impide su abordaje de oficio, pero el pleito termina definiéndose por aplicación del art. 473 del
Código Civil derogado, referido a la nulidad de los actos celebrados por el causante con anterioridad a la
declaración de incapacidad.
Frente a este escenario, es decir, a una sentencia que en este aspecto es poco clara y exige un esfuerzo de
interpretación, entiendo que asiste plena razón a la Sra. Juez de grado que dictó sentencia en este
proceso, al decir que a su par sólo le faltó calificar correctamente la defensa que había opuesto la Srta.
Bonifacio, y que no era otra que la nulidad. Por otro lado, también asiste razón a la magistrada que dictó
la sentencia ahora apelada al decir que el art. 1058 bis del Código Civil, incorporado por la ley 17.711,
autorizaba a oponer la excepción de nulidad como mera defensa, en especial cuando el acto no ha sido
ejecutado, como había ocurrido en este caso. De lo contrario, carecería de todo sustento el rechazo de la
demanda de cumplimiento de contrato, ya que, como vimos, la Srta. Bonifacio no había negado los hechos
invocados por el actor, sino que les había opuesto un hecho invalidativo, como es la nulidad. Y esta defensa,
sumada a la valoración del posterior proceso de insania, fue lo que en definitiva selló la suerte adversa de
la demanda.
En síntesis: si bien podríamos decir que la sentencia recaída en el proceso de cumplimiento de contrato
contiene algunos pasajes contradictorios en sus considerandos, es lo cierto que una interpretación integral
de la misma permite concluir que el “a quo” entendió que los actos jurídicos invocados por el actor eran
nulos. Esto surge con total nitidez del tramo final de los considerandos (fs. 224vta. último párrafo a fs.
225) y sólo así se explica el rechazo de la demanda en la parte resolutiva (fs. 225).
Por último, es oportuno aclarar que la conclusión que antecede no se ve en modo alguno conmovida por el
hecho de que en la parte resolutiva de la sentencia simplemente se haya rechazado la demanda, sin hacerse
alusión alguna a la nulidad. Ello es así porque, conforme se ha dicho, la excepción de nulidad en la
realidad del procedimiento no importa la pretensión de la declaración de invalidez del acto jurídico, sino
simplemente obtener el rechazo de la acción, que conlleva el reconocimiento implícito de la invalidez del
acto que se pretende hacer efectivo (Lloveras de Resk, María Emilia, comentario…, cit., pág. 617).
Por todo lo expuesto, concluyo que es correcta la declaración oficiosa de cosa juzgada que efectuara la “a
quo”, ya que un análisis integral de la sentencia –firme- recaída en el proceso de cumplimiento de
contrato permite afirmar que la compraventa del inmueble fue considerada nula, y sería contrario al principio
lógico de no contradicción entender, en el marco de otro proceso, que la misma fue válida. Es que, como
claramente se ha dicho, los límites objetivos de la cosa juzgada están dados por la cosa demandada, así
como por los hechos en que se funde la petición y por todas aquellas excepciones o defensas que debió oponer
el demandado (arts. 330 inc. 3 y 4 y art. 356 del C.P.C.C.N., equivalentes a los arts. 330 y 356 del
C.P.C.C.B.A.; Fenochietto-Arazi, “Código…”, T. I, págs. 645/646).
e) También se agravian ambos recurrentes por lo que consideran es una omisión de tratamiento de otras
defensas o excepciones que ellos habían opuesto, en especial la excepción de prescripción (fs. 406 y 414).
A fin de dar respuesta a esta crítica, es dable observar que la “a quo” advirtió la existencia de
excepciones deducidas en autos, pero entendió que primeramente debía analizar –oficiosamente- la posible
existencia de cosa juzgada (fs. 335vta., comienzo del considerando II).
Este proceder es correcto, al menos en términos abstractos, ya que, como lo ha dicho reiteradamente el
Superior Tribunal de nuestra provincia, no existe omisión de cuestión esencial si ésta quedó desplazada
por el razonamiento seguido por el sentenciante (Ac. 37.682 S 28-12-1987, Juez San Martín (SD) “Cariac,
Carlos c/ Brandauer y Cía. S.A. s/ Indemnización daños y perjuicios”; Ac 87732 S 19-10-2005, Juez Soria
(SD) “Acosta, Zunilda c/ Empresa de Transporte Fournier S.A. y C. s/ Daños y perjuicios”; citadas por
esta Sala en causas n° 58942, “Centeno”, del 03.07.2014; n° 62420 y 62421, “Lievore” y “Urrutia”
–acumuladas-, del 14.12.2017, entre otras).
Y, en este caso en concreto, claramente la excepción de prescripción quedó desplazada al decretarse la cosa
juzgada, ya que, en todo caso, aquella defensa debió hacerse valer en el proceso de cumplimiento de contrato,
cuando la Srta. Bonifacio opuso la nulidad como defensa. No paso por alto que esta afirmación nos conduce a
un terreno espinoso, ya que, tal como lo apunté en la nota al pie n° 31 del trabajo de mi autoría antes
citado (“La articulación…”), existe un interesantísimo debate acerca de si la nulidad relativa opuesta
como defensa es susceptible de prescribir o no, ya que, en general, se entiende que prescriben las acciones
pero no las defensas. Sin embargo, y al margen de ello, resulta claro que una vez declarada la nulidad por
sentencia firme ya no puede plantearse su prescripción, ya que el planteo incoado por la Srta. Bonifacio en
el proceso de cumplimiento de contrato interrumpió su curso (art. 3986 y conc. del Código Civil).
No obsta a la conclusión expuesta, ni a todo lo hasta aquí dicho, el hecho de que el Notario no haya sido
parte en el proceso de cumplimiento de contrato. Es que, como vimos antes, en la actualidad tiende a dejarse
de lado aquella doctrina excesivamente rigurosa que para declarar la existencia de la cosa juzgada exigía
como requisitos indispensables la tripe identidad de sujeto, objeto y causa.
En este caso en particular, podemos advertir que al contestar demanda en el proceso de cumplimiento de
contrato la Srta. Bonifacio alegó la existencia de múltiples circunstancias que a su modo de ver tornaban
nulo el acto, pero, como antes vimos, se trataba de vicios de la voluntad y no de vicios de forma que tornaran
nula a la escritura en sí misma considerada (art. 1004 y conc. del Código Civil; Rivera, Julio C.,
“Instituciones…”, cit., T. II, pág. 695, “Nulidad de la escritura por vicio de forma”). Coherente
con ello, en aquel proceso la Srta. Bonifacio no cuestionó en modo alguno la actuación del Escribano ni
solicitó su citación, ni tampoco lo hizo en el presente, ya que –como vimos- su intervención fue instada
por el Sr. Montiel (fs. 119, acápite VII) y, a mi modo de ver, de modo innecesario, dado el tenor de los
vicios planteados.
Por lo expuesto, concluyo que estas críticas tampoco son atendibles.
f) También se agravia el Notario por la solución práctica a la que arriba la Sra. Juez de grado en cuanto a
oficiar al Registro de la Propiedad Inmueble de La Plata a fin de cancelar el asiento registral n° 2, donde
consta que el Sr. Montiel adquirió el 100% de los inmuebles (fs. 336vta., considerando IV). Afirma, en
sustento de su crítica, que el precedente que la Magistrada invoca versaba sobre la protección del derecho
constitucional de la vivienda familiar en su colisión con los derechos patrimoniales de los acreedores del
fallido (fs. 405vta.).
Cierto es que el precedente de esta Sala citado en la instancia de origen (causa n° 54.100, “Vitrano”,
del 04.05.2010, primer voto del Dr. Galdós al que el suscripto adhirió votando en segundo término) versaba
sobre una temática distinta a la ventilada en el presente, que ha sido bien resumida por el Notario en su
recurso. Sin embargo, ambas causas tienen un punto de contacto que fue bien advertido por la “a quo”.
En efecto, tal como se menciona al comienzo del primer voto en la causa “Vitrano”, la cónyuge del fallido
había solicitado la suspensión de la subasta de un inmueble que fuera denunciado como perteneciente al
activo falencial y “… la declaración de nulidad de la inscripción registral, mediante la cual se
levantó, según petición unilateral de su esposo fallido, la cláusula de inembargabilidad que tutelaba el
bien por haber sido adquirido según el régimen de créditos hipotecarios otorgados por Banco Hipotecario
Nacional.” El fallo de esta Alzada hizo lugar al planteo y, tal como había sido pedido, dispuso que una vez
firme el decisorio debía oficiarse al Registro de la Propiedad Inmueble a fin de mantener la cláusula de
inembargabilidad de la que se tomó razón al constituirse la hipoteca.
Como antes decía, el caso que ahora nos ocupa tiene sus puntos de contacto con dicho precedente, al margen de
que los hechos difieran notoriamente, ya que la Srta. Bonifacio también planteó la nulidad de un acto
jurídico, más allá de que no lo hizo como acción sino como defensa. Y, en ambos casos, el Registro de la
Propiedad Inmueble había alcanzado a tomar razón de los actos jurídicos que a la postre fueron declarados
nulos, por lo cual es natural que la declaración de nulidad sea comunicada a dicho Registro para que vuelva
las cosas al estado anterior (doctr. art. 1052 y sig. del Código Civil) también en el plano registral.
Nótese, inclusive, que la solución adoptada por la “a quo” ya había sido peticionada por la Srta.
Bonifacio en la demanda con la que promovió este incidente, ya que en el punto quinto del petitorio (fs.
28vta.) solicitó “… la anulación de la Escritura N° 292 (…). A tal fin se librará el pertinente
oficio a dicho profesional (en referencia al Escribano) y también al Registro de la Propiedad para que se
anule dicha escritura.”
Por lo tanto, este agravio tampoco es de recibo.
g) Por último, el Notario se agravia por la imposición de costas por su orden (fs. 406vta.), planteo que
conserva virtualidad porque –en caso de compartirse mi propuesta decisoria- el presente decisorio no
resultará modificatorio ni revocatorio del de primera instancia y por ende no deberán adecuarse las costas
(art. 274 del C.P.C.C. a contrario sensu).
Alega el Notario, en sustento de esta crítica, que su intervención en el proceso fue obligada y resultó
vencedor al tener una actuación coadyuvante con la parte demandada y haberse rechazado la demanda. También
dice que en materia de incidentes rige el principio objetivo de la derrota y en la sentencia no se han dado
razones suficientes para apartarse de dicho principio general. Agrega, finalmente, que la eximición de costas
a la actora vencida porque se habría opuesto a la citación impulsada por el tercero (rectius: por el
demandado) no puede utilizarse para hacer incurrir en gastos a quien es traído a juicio en forma obligada,
por lo que en todo caso debió cargar con las costas el demandado, pero no el tercero que no resultó vencido.
Este agravio nos coloca ante la necesidad de analizar cómo fueron impuestas las costas en la sentencia
apelada.
Como dijimos antes, la “a quo” rechazó la demanda, más no por entender que la nulidad no era procedente,
sino porque la misma ya había sido declarada con anterioridad, por lo que la promoción de este nuevo proceso
habría sido de algún modo innecesaria. Coherente con tal razonamiento, impuso las costas a la actora. Sin
embargo, hizo una excepción en relación al tercero, ya que valorando que la actora se había opuesto a tal
citación las impuso “en el orden causado” (sentencia, fs. 337, último párrafo de los considerandos y
punto 2 de la parte resolutiva).
Así las cosas, ante todo nos enfrentamos a un problema interpretativo, ya que al imponerse las costas en
relación al tercero “en el orden causado” no queda del todo claro sobre quién recae tal condena. Sin
embargo, lo más lógico es pensar que tal modalidad en la imposición de las costas implica que es el propio
tercero quien deberá soportar sus costas, ya que la expresión “costas por su orden” implica que cada
litigante cargará con sus costas, es decir, con las que su actuación generó y también con la mitad de las
comunes (Fenochietto-Arazi, “Código…”, T. I, pág. 282). Esta es, por lo demás, la interpretación que
adopta el propio recurrente, ya que de la formulación de sus agravios se desprende que considera injusto
“… hacer incurrir en gastos a quien es traído a juicio en forma obligada …”.
Aclarado ello, entiendo que el agravio es de recibo, ya que, conforme se ha dicho, cuando la sentencia
definitiva resulta favorable a la posición del tercero, la parte que ha solicitado su intervención debe
cargar con las costas derivadas de la misma (doctrina art. 68 del C.P.C.C.; conf. Loutayf Ranea, Roberto G.,
“Condena en costas en el proceso civil”, cit. por esta Sala en causas n° 55.764, “Ibarra de Bertini”,
del 27.03.2012 y n° 60.005, “Cisilino”, del 12.04.2017).
No soslayo que el caso de autos presenta marcadas particularidades, ya que, conforme hemos visto, la demanda
es rechazada, pero no porque el actor no tenga razón sino porque la misma ya le había sido reconocida con
anterioridad. En este singular contexto, entiendo que es de toda justicia que las costas generadas por la
citación del tercero sean soportadas por el demandado que instó tal citación, ya que la misma resultaba
innecesaria a tenor de las causales de nulidad esgrimidas por la actora, a lo que se suma –como bien lo
destacó la “a quo”- que el actor se opuso a tal citación.
Por lo tanto, entiendo que este agravio es de recibo.
Así lo voto.
La Señora Jueza Doctora Comparato adhirió por los mismos fundamentos al voto precedente.
A LA SEGUNDA CUESTION, el Señor Juez Doctor ESTEBAN LOUGE EMILIOZZI, dijo:
Atento lo acordado al tratar la cuestión anterior, propongo al acuerdo:
I) Confirmar la sentencia de fs. 334/337 en lo principal que decide, con excepción de las costas que irrogó
la citación del tercero Escribano Daniel O. García, que serán soportadas por la parte demandada.
II)  En lo que hace a las costas de Alzada sabido es que rigen otros parámetros, ya que ha de estarse al
resultado del recurso (S.C.B.A., C. 89.530, “Díaz”, del 25.02.09., entre muchas otras; esta Sala, causa
n° 53.223, “Orella”, del 21.10.09., entre muchas otras). 
En este caso, tanto el demandado como el tercero revisten el carácter de perdidosos. En el caso del demandado
tal conclusión no requiere mayores explicaciones que las que surgen del desarrollo del voto a la primera
cuestión. En el caso del tercero, entiendo que también es perdidoso pues no se limitó a defender su
actuación sino que atacó los aspectos medulares del fallo, a tal punto que –como vimos- muchos de sus
agravios coinciden con los del demandado. Por lo tanto, entiendo que el tercero deberá soportar las costas
generadas por su actuación ante la alzada, sin que sea óbice para ello que haya prosperado su agravio
relativo a las costas de primera instancia, ya que resultó perdidoso en lo sustancial (art. 68 del C.P.C.C.).
La regulación de los honorarios correspondientes a esta instancia quedará plasmada en la parte resolutiva.
Así lo voto.
La Señora Jueza Doctora Comparato adhirió por los mismos fundamentos al voto precedente.
                     Con lo que terminó el acuerdo dictándose la siguiente
  S E N T E N C I A
                    POR LO EXPUESTO, demás fundamentos del acuerdo y lo prescripto por los arts. 266 y 267
del C.P.C.C., se Resuelve: I) Confirmar la sentencia de fs. 334/337 en lo principal que decide, con excepción
de las costas que irrogó la citación del tercero Escribano Daniel O. García, que serán soportadas por la
parte demandada. II) Con costas de Alzada a los dos recurrentes perdidosos. III) En cuanto a la regulación de
honorarios es dable señalar que no obstante la entrada en vigencia de la nueva ley arancelaria 14.967, lo
cierto es que en el caso de autos (habiéndose realizado los trabajos con anterioridad al 21 de Octubre de
2017) resulta aplicable el decreto ley 8904 conforme lo resuelto recientemente por la SCBA: “corresponde
dejar establecido que a los fines de la regulación de honorarios en este caso, en el que los trabajos se
realizaron estando en vigor el decreto ley 8904/1977, habrán de utilizarse las pautas y la unidad arancelaria
(ius) allí instituida…” (SCBA I 73016 "MORCILLO HUGO HECTOR C/ PROVINCIA DE BS. AS. S/ INCONST. DECR.-LEY
9020c.” del 08.11.2017). Regular los honorarios de alzada de acuerdo a lo normado por el art. 31 de la Ley
8904 de la siguiente manera: al Dr. EDUARDO ALEJANDRO SGRILETTI, en la suma de PESOS UN MIL DOSCIENTOS ($
1.200.-), al Dr. SEBASTIAN PACHECO, en la suma de PESOS UN MIL DOSCIENTOS ($ 1.200.-); todos más la adición
de Ley (Arts. 12 y 14 Leyes 8455 y 10268 e I.V.A. en caso de profesionales inscriptos). En cuanto a las
notificaciones del caso deberán ser efectuadas en Primera Instancia, en su caso con la transcripción
prevista por el art. 54 de la Ley 8.904. Notifíquese y devuélvase.

      


     Esteban Louge Emiliozzi
               Juez
             -Sala 1-
        -Cám.Civ.Azul-


                                Lucrecia Inés Comparato
                                  Juez
                                  -Sala 1-
                                 -Cám.Civ.Azul-





Ante mi


Dolores Irigoyen
Secretaria
-Sala 1-
-Cam.Civ.Azul-


Logo Pragmática