Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-2383-2017
Fecha de sentencia: 28/12/2017
Carátula: LURO MARIA C/ SPAGHI MARIA CARLOTA S/DAÑOS Y PERJ AUTOM S/ACCION PREVENTIVA
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercial -Sala II- de Azul
Materia: ACCION PREVENTIVA
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/124

Causa nº: 2-62383-2017  
"LURO MARIA C/ SPAGHI MARIA CARLOTA S/DAÑOS Y PERJ AUTOM S/ACCION PREVENTIVA "
JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 1 - TANDIL  

Sentencia Registro nº:  195  Folio: ............. 


En la ciudad de Azul, a los          28                  días del mes de Diciembre del año Dos Mil
Diecisiete, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación en lo Civil y
Comercial Departamental, Sala II, Doctores Víctor Mario Peralta Reyes, Jorge Mario Galdós y María Inés
Longobardi, para dictar sentencia en los autos caratulados: “Luro, María c/ Spaghi, María Carlota s/
Daños y Perj. Autom. s/ Acción Preventiva” (Causa Nº 62.383), habiéndose procedido oportunamente a
practicar la desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del
C.P.C.C., resultando de ella que debían votar en el siguiente orden: Dr. Galdós – Dra. Longobardi - Dr.
Peralta Reyes. 
          Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:      
-C U E S T I O N E S-                                 
          1ª.- ¿Es justa la sentencia dictada a fs. 334/348 vta.?.
          2ª.- ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?.  
-V O T A C I O N-          
          A LA PRIMERA CUESTIÓN, el Señor Juez Doctor Galdós, dijo:
          I.- En la causa principal, requerida oficiosamente por el tribunal, caratulada: “Luro, María c/
Spaghi, María Carlota y Otros s/ Ds. y Ps. Autom. s/ Lesiones”, expediente nº 47.919, identificada en
adelante como causa principal, la Sra. María Luro (representada por los Dres. Julián E. Espetxe, Pablo F.
Casetta y Javier M. Petrirena), promovió demanda resarcitoria de los daños y perjuicios patrimoniales y
morales sufridos como consecuencia del incendio de 60 hectáreas del establecimiento rural “La Azucena”,
ubicado en el Partido de Tandil, del que resulta ser propietaria y poseedora. Allí acumuló a la pretensión
resarcitoria o reparatoria una acción de prevención del daño, que sintéticamente se puede sintetizar en la
“limpieza y reacondicionamiento” del predio rural y en “su reforestación o recomposición ambiental”.
          La demanda la interpuso contra los esposos Bruno Sallustro y María Carlota Spaghi (representados
por el Dr. Osvaldo R. Zarini), en su condición de dueños del inmueble rural vecino denominado “San
Martín”, en el que se originó y produjo el incendio que se propagó a su inmueble; contra “Dactilys
S.A.” (representada por el Dr. Juan C. Rovarino),arrendataria del campo,  que  lo explotaba económicamente
conjuntamente con sus dueños; contra la citada en garantía “Allianz Argentina Compañía de Seguros
S.A.” (representada por la Dra. María S. Valentini De La Presa) en su carácter de aseguradora de
“Dactilys S.A.”; contra Ángel César Raúl Gatti (representado por  el Dr L. Rodrigo López Santoro),
conductor y propietario del camión marca Ford, modelo Cargo 1722/43 E, Dominio KFK-978, año 2011, motor
36286540, chasis 9BFYEXV3CBL85533 y del acoplado, marca Bonano, año 2011, dominio KGL-671, chasis nº
8CB3ACZZZBB000222 quién en ocasión de encontrarse trabajando  con su camión en tareas de cosecha en la
estancia “San Martín”, intentó, estando cargado de cereal  (y pese a las advertencias en contrario),
subir una “lomada” en un sector  del terreno con “rastrojo” y al patinar  provocó el incendio  que
luego se extendió al campo de la actora y otros predios; contra la citada en garantía “Cooperación Mutual
Patronal Seguros S.M.S.G.” aseguradora del camión y semirremolque de Gatti (quien compareció representada
por los Dres. Fernando D. Navarro y Alfredo G. Martínez Goya); con relación a Edgardo Mario Vinciguerra,
como contratista del camionero Gatti, la codemandada Spaghi y Sallustro solicitó su citación como tercero,
cuestión no resuelta y por consiguiente, no se corrió traslado de la demanda (ver fs. 560 y 564); contra la
citada en garantía “Chubb Argentina de Seguros S.A.” (representada por el Dr. Martín A. D. Llousas)
aseguradora del camión de  Vinciguerra a la época de los hechos motivo de éste juicio. 
          Los codemandados Spaghi y Salustro solicitaron la citación como terceros de: Ángel Cesar Gatti
(quien ya compareció en autos) y de Ángel Z. Gatti. Héctor Guillermo Gatti, Raúl Gatti y Daniel Gustavo
Gatti (como titulares registrales del camión y del acoplado), lo que se ordenó a fs. 734, y quienes aún no
fueron notificados de la demanda. 
          La actora solicita el resarcimiento de los daños y perjuicios sufridos, patrimoniales y morales, y
solicita se aplique la función preventiva de la responsabilidad civil. Con relación al resarcimiento, los
rubros reclamados son los siguientes: por alambrados y postes $493.116,87; daños al tendido eléctrico
$75.627,55; daños a la red de agua $38.000; por construcción del galpón siniestrado $24.800; por pérdida
del valor real de la estancia “La Azucena” $10.000.000;  por daño moral $2.000.000; por daño
psicológico $500.000; por  el dolor como secuela indemnizable $500.000. De este modo, y tal como luego lo
especifica en la ampliación de demanda de fs. 526/527, la suma total reclamada por este concepto asciende a
$29.083.044,42, discriminados del modo siguiente: daños materiales $16.083.044,42; pérdida del valor venal
$20.000.000; daño moral $2.000.000; daño psicológico $500.000 y el dolor como secuela indemnizable
$500.000. 
          A todos estos rubros añade los que identifica como función preventiva de la responsabilidad civil
los que separa en dos ítems: 1) $11.687.500 reclamados como “valor de la limpieza como evitabilidad de
Prevención del Mayor Riesgo”, “con carácter de urgentes y necesarios a realizarse según detalle de
tiempo, personal, elementos materiales y humanos a utilizarse y costos de los mismos”. En este concepto
engloba los rubros acondicionamiento del lugar y limpieza, el costo de equipos de operarios necesarios, de
máquinas y herramientas, los costos de equipamiento, los insumos y materiales necesarios, los  gastos por
instalaciones a desarrollar, la contratación de terceros, personal, y otros gastos, tendientes todos a la
limpieza de las 60 hectáreas afectadas; 2) $3.764.000 como “medida preventiva de reconstrucción del parque
y bosque comprensivo de la reforestación y mantenimiento de la superficie afectada mediante la plantación de
distintas especies”, detallando los distintos rubros comprendidos en esta pretensión. En consecuencia la
suma reclamada de $15.451.500 representa “la medida cautelar en base a la función preventiva por el valor
de la limpieza y reforestación de las 60 hectáreas afectadas”. Señalo que ambos trabajos comprenden
tareas y labores complejas, de carácter técnico y que insumirán cierto tiempo.
          Cabe puntualizar que tanto en el escrito constitutivo de la litis como en la demanda aclaratoria, la
actora al deducir la denominada acción preventiva reclama en realidad y simplificadamente la “limpieza del
bosque afectado” y su “reconstrucción ambiental”. Acoto también que este rubro lo emplazó como
“Solicitud de aplicar la función preventiva. Medida cautelar”, detallando sobre la base de informes
técnicos y económicos, los trabajos comprendidos y la cuantía para concretar ambas pretensiones
(“Acondicionamiento del lugar.Limpieza” y “Reforestación y mantenimiento”).
          En dichos autos principales la litis se integró del modo siguiente:
          - a fs. 550/563 vta., con fecha 09 de agosto de 2016, comparecieron los Dres. Javier A. Urturi y
Osvaldo R. Zarini (como apoderados de los codemandados –Sres. Spaghi y Sallustro-); 
          - a fs. 779/802 vta., con fecha 16 de febrero de 2017, se presentó el Dr. F. Rodrigo López Santoro
(en su condición de apoderado del Sr. Ángel César Gatti); 
          - a fs. 618/635 vta., con fecha 24 de agosto de 2016, comparecieron los Dres. Fernando D. Navarro y
Alfredo G. Martínez Goya (como apoderados de la citada en garantía “Cooperación Mutual Patronal Sociedad
Mutual de Seguros Generales”); 
          - a fs. 698/709, con fecha 30 de noviembre de 2016, se presentó la Dra. María S. Valentini De La
Presa (en su carácter de apoderada de la citada en garantía “Allianz Argentina Compañía de Seguros
S.A.”);
          - a fs. 683/687 compareció el Dr. Martín A. D. Llousas, con fecha 24 de noviembre de 2016 (como
apoderado de la citada “Chubb Argentina de Seguros S.A.”); 
          Como se anticipó, se amplió a fs. 734 el auto de fs. 524 y ordenó el traslado de demanda con
relación a: Ángel César Gatti (ya presentado), Ángel Z. Gatti, Héctor Guillermo Gatti, Raúl Gatti y
Daniel Gustavo Romero, quienes aún no han sido notificados. Tampoco se ordenó la citación como tercero de
Edgardo Mario Vinciguerra (contratista del camionero Gatti) por la codemandada Spaghi y Sallustro (fs. 560 y
564), cuestiones ambas pendientes de resolución judicial y que, salvo el trámite en curso de las
notificaciones pendientes, ha sido en cierta manera consentido por las partes. 
          II) 1.- Una vez promovido el proceso mencionado anteriormente el Sr. Juez de Grado dispuso de oficio
la promoción de las presentes actuaciones caratuladas “Luro, María c/ Spaghi, María Carlota s/ Ds. y Ps.
Autom. s/ Acción Preventiva”, expediente nº 47.919/01, en adelante causa incidental o  causa conexa. Así,
y con copia del escrito de demanda, el Sr. Juez de Grado ordenó a fs. 53/65 fijar primera audiencia a fines
de que comparezca el Ing. Néstor E. Blazina (autor del informe pericial acompañado por la actora y agregado
en autos) para que se pronuncie sobre “la necesidad urgente de realizar tareas de limpieza (del
establecimiento rural), los riesgos ambientales existentes y los daños potenciales al medio ambiente”. El
pronunciamiento inicial y que dio origen a este proceso arribó a la conclusión mencionada luego de
transcribir (aunque sin especificarlo muy claramente) consideraciones conceptuales de anteriores
pronunciamientos de este tribunal acerca de la función preventiva de la responsabilidad, y de citar
fundamentos doctrinarios relativos al derecho ambiental.                     
          Posteriormente Ángel César R. Gatti (propietario del camión) “contestó el traslado” sobre la
medida de prevención oponiéndose a la procedencia de la “Medida Preventiva de Daño Ambiental”,
solicitando su rechazo y se celebró la audiencia videograbada con el Ingeniero Blazina, con la asistencia de
la actora y sus letrados y, conforme se desprende de la constancia del acta obrante a fs. 100/100 vta., de los
apoderados de Ángel C. Gatti, “Cooperación Mutual Patronal Sociedad Mutual de Seguros Generales” y los
Sres. Diego C. Aguiló y Miguel Aguiló.
          Luego se corrió traslado del resultado de la audiencia a la contraria y comparecieron y
respondieron a fs. 108/116 vta., los esposos María C. Spaghi y Bruno Sallustro; a fs. 118/122 “Cooperación
Mutual Patronal Seguros S.M.S.G.”.
          2.- A fs. 334/348 de este proceso incidental se dictó la sentencia de condena que denominaré de
prevención del daño y se agregaron copias de los escritos de contestación de demanda glosados en los autos
principales. El pronunciamiento, ahora recurrido por los demandados, resolvió: “1) Ordenar en base a los
trabajos de “Acondicionamiento del lugar – Limpieza” descriptos en el escrito de demanda del presente
expediente a fs. 28 vta./31, la condena a pagar la suma presupuestada a fs. 21 vta. -$11.687.500-. La condena
económica se asumirá por los demandados solidariamente. 2) Ordenar en base a los trabajos de
“Reforestación” descriptos en el escrito de demanda del presente expediente a fs. 31/34 vta., la condena
a pagar la suma presupuestada a fs. 25 -$3.764.000-. La condena económica se asumirá por los demandados
solidariamente. 3) Las sumas de condena computarán intereses a tasa pasiva digital desde el momento en el que
se notificó la demanda que se esta proveyendo. 4) Costas a la parte codemandada vencida, atento el principio
objetivo de la derrota (art. 68 del CPCC) difiriendo la regulación de honorarios para su oportunidad (art. 51
de la ley 8904) …” (sic. fs. 348/348 vta.).          
          La sentencia reiteró las consideraciones dogmáticas sobre prevención del daño, por un lado, y
sobre los principios del derecho ambiental, por el otro, vertidas al promover el expediente incidental y luego
transcribió los informes periciales, lo que fueron realizados por peritos de parte y sin intervención de
ningún  perito oficial. Paso seguido el Sr Juez de Grado se formula tres preguntas: si el incendio que se
inició en el bosque de la demandada produjo un daño al ambiente; si existen riesgos de nuevos incendios; y
si cabrían acciones de recomposición ambiental. Señala que como consecuencia del incendio de la 60/70
hectáreas del campo de la actora, se produjo un daño ambiental o al medio ambiente por haberse afectado un
bosque de especies particulares de muchos años e incorporados al ecosistema. Acotó que si bien se trataba de
un predio privado se produce igualmente un daño al medio ambiente, aunque “no existe mayor o latente de
nuevos incendios” pero “sí existe un daño a ese ecosistema ambiental con sustento constitucional (y se
requieren) medidas de recomposición inmediata”. De allí colige que es necesario recomponer el medio
ambiente afectado devolviendo al ecosistema la especificidad y características del ecosistema dañado.       
          Contra este pronunciamiento apelaron: los codemandados Gatti (fs. 352/353), “Dactilys S.A.” (fs.
354/355), Sallustro y Spaghi (fs. 356/357) y “Cooperativa Mutual Patronal” a fs. 358/359. A fs. 405/407 la
aseguradora “Cooperación Mutual Patronal Seguros S.M.S.G.” solicita la nulidad de la sentencia aduciendo
en este incidente que no comparecieron la totalidad de los codemandados y citados en garantía cuestión que
el Sr. Juez de Grado entendió incluida en el escrito de apelación. 
          Los agravios de “Dactilys S.A.” de fs. 409/412 sostienen que el pronunciamiento dictado en autos
es nulo y le resulta inoponible porque no le fue notificada la demanda, lo que afecta su derecho de defensa,
quejándose también de la imposición de costas. Tras ello aduce que el fallo resulta incongruente y que la
cuestión litigiosa tal como la planteó el juez (si se produjo o no un daño ambiental con el incendio que
afectó el bosque de propiedad de la actora) debe ser resuelta en un proceso de conocimiento amplio,
ponderando conclusiones técnicas y científicas. Acota que no rige para nada el principio precautorio dado
que el mismo juez dijo que “no existe riesgo mayor latente de nuevos incendios”. Concluye afirmando que
con fundamento en el principio precautorio se dicta bajo la forma de una sentencia una medida cautelar, en un
proceso sin prueba que vulnera todas sus garantías constitucionales.                 
          Los agravios de fs. 414/424 de Gatti se orientan en similar sentido recalcando que la sentencia se
dictó sin haberse atendido con carácter previo a quien corresponde atribuir responsabilidad por la
producción del foco del incendio. Afirma que no existe daño ambiental ni informe científico que lo avale ya
que las conclusiones técnicas presentadas por los peritos de la demandada indican que no existe riesgo de
producirse nuevos incendios. Tras ello manifiesta que no están dados los presupuestos de procedencia de las
medidas cautelares.             
          A fs. 426/443 Spaghi y Sallustro sostienen que la presente acción preventiva se dictó sin correr
traslado de la demanda, sobre la base de una audiencia en la que se escuchó al perito de la actora, que a esa
audiencia no concurrieron la totalidad de los demandados porque algunos no estaban citados y sólo se dio
traslado a las partes de otras medidas de pruebas decretadas. Ponen especial énfasis en la omisión de la
sentencia de contar con una pericia elaborada por un perito oficial y destacan que antes de dictar una
sentencia del tenor de la aquí emitida debió dilucidare previamente la cuestión relativa a la
responsabilidad de cada uno de los codemandados. Puntualizan detenidamente los defectos procesales y las
omisiones del fallo que afectan su derecho de defensa en juicio.          
          A fs. 445/450 luce el agravio de “Cooperación Mutual Patronal Seguros S.M.S.G.”. En primer
lugar solicita la nulidad de la sentencia interlocutoria porque se dictó sin intervención de todas las
partes y luego dice que no se encuentra acreditado el daño ambiental, lo que por otro lado constituye tutela
reparatoria que debe transitar en el expediente principal. Como tercer agravio aduce que se tuvo por cierta la
existencia y magnitud de la afectación alegada por la actora sin respaldo probatorio y finalmente destaca que
no existe peligro grave ni requerimiento de ninguna tutela preventiva ambiental.
          3.- Llamados autos para sentencia, dispuesto que la cuestión debía resolverse con voto individual
y agregado por cuerda el expediente principal requerido oficiosamente, la causa se encuentra en condiciones de
ser resuelta.
          III.- 1.- Anticipo opinión en el sentido de que la sentencia recurrida no es nula, aunque debe ser
revocada (arts. 1, 2, 3, 7 y concs. CCCN; arts. 242 y 253 CPC).
          En efecto, estos autos conexos o incidentales fueron ordenados sustanciar por separado de manera
oficiosa por el Sr. Juez de grado (aunque sin asignarle un trámite procesal especial, conforme lo dispone el
art 319 y concs. CPC en concordancia con los arts. 1711 y 1713 CCCN), en el marco de un proceso principal,
típico y autónomo, que tramita según las normas del proceso sumario,  y  en el que se acumularon dos
pretensiones -de prevención y de resarcimiento del daño- solicitando la actora “medidas cautelares” para
concretar esa prevención (de “limpieza y reforestación” del bosque incendiado). El pronunciamiento de
grado  (decretado, entonces, en este proceso conexo sustanciado por separado) debe ser emplazado en el
instituto pretoriano de la tutela anticipada en sentido estricto o anticipo de jurisdicción o sentencia
anticipada -que entiendo que ahora está receptada en el art. 1713 CCCN-. Y en este contexto, debe ser
revocado porque no se configuraron los presupuestos sustanciales y procesales que habiliten la admisibilidad
del adelantamiento de la pretensión principal (arts. 1710, 1711, 1712, 1713 y concs. CCCN; art. 232 y concs.
CPC).
          También anticipo que corresponder ejercer las facultades ordenatorias e instructorias: en el
proceso principal definiendo los legitimados pasivos, resolviendo pedidos pendientes de resolución y
concretando las notificaciones en trámite; y en este proceso incidental, reconduciendo y reencausando
procesalmente el trámite, para su prosecución por separado o acumulado al principal (arts. 34 inc. 2º, 36
inc. 5º, 163 inc. 6, 164, 266 y concs. CPC).
          2.- Media un pedido de nulidad de la sentencia requerido por la aseguradora Cooperación Mutual
Patronal Sociedad Mutual de Seguros Generales”, quién aduce genéricamente la defectuosa integración de la
litis en los autos principales (fs. 405/407) y por la coaccionada “Dactilys S.A.” quien también afirma
que la sentencia es nula porque no fue notificada de la demanda (fs. 409/413). La sentencia atacada se dictó
el 6 de Abril de 2017 (fs. 334/348) y esa parte en los autos principales, fue notificada de la demanda bajo
responsabilidad de la actora en el domicilio de Cerrito 1070, piso 8º de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
el 4 de Julio de 2017 ( fs 804/807), es decir con posterioridad  a la sentencia. Sin embargo, en este proceso
se presentó espontáneamente a fs. 234, el 30 de Diciembre de 2016, manifestando que no pudo concurrir a la
audiencia convocada de oficio en esta litis incidental (se trata de la audiencia de explicaciones del Ing.
Néstor E. Blazina) por no estar notificada de la demanda. Es importante aquí señalar los esfuerzos
realizados en el juicio principal para notificar la demanda a “Dactilys S.A.” ya que hubo dificultades no
sólo para encontrar su domicilio social sino  también para realizar  dicha notificación (se informaba que
“no vivía más” en ese lugar), pese a lo cual compareció espontáneamente y aunque no denunció
expresamente su domicilio real y social, acompañó  un poder para juicios del que resulta que el domicilio es
el  de Cerrito  1070, piso 8º de la Ciudad de Buenos Aires, en el que se efectivizó finalmente el acto de
citación a juicio (reitero: notificándola bajo responsabilidad de parte). Pero ello aconteció luego del
dictado de la sentencia de condena anticipada (fs. 231/234 de estos autos). Si bien es cierto que esa
presentación podría haber tenido otros efectos jurídicos, incluso hasta por aplicación de la doctrina de
los actos propios o por la misma constitución de domicilio procesal en los autos principales, lo decisivo es
que el auto de fs. 235 lo tuvo por presentado pero difirió el tratamiento de la bilateralización para
“cuando se notifique la demanda”, oportunidad -dijo- en que ejercerá los derechos que considere
corresponder en la medida de su interés…” (sic. fs. 235 y vta.). En atención a lo ordenado en ese
proveído y, en conclusión, Dactilys fue notificada de la demanda en el expediente principal con
posterioridad a la sentencia de este proceso (estos autos fs. 231/234; autos principales 804/805).
          Por lo expuesto la conclusión lógica y jurídica que se infiere es que se dictó una sentencia de
prevención del daño (en realidad una tutela preventiva o anticipo de jurisdicción) que integró la
pretensión principal (se reclamó el resarcimiento del daño y la prevención) sin ser previamente oída.
Ello podría importar la nulidad de la sentencia por vicios formales en los términos de los arts. 242 y 253
CPC, conforme jurisprudencia que decidió que procede el recurso de nulidad por defectos formales, contenido
en el recurso de apelación, si falta de integración de la litis (Escutti Pizarro Jorge en Highton, Elena –
Areán, Beatriz, “Código Procesal Civil y Comercial de la Nación”, Tomo 4, p. 914, cita 19) o se vulnera
el principio de congruencia (Morello, Augusto M. – Sosa, Gualberto Lucas – Berizonce, Roberto, “Código
Procesales en lo Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires y de la Nación” Coordinadores Berizonce
– Quadri, Tomo IV, p. 200). Sin embargo igualmente atenderé por otra vía la cuestión planteada de la
falta de notificación ya que la solución que propondré comprende pronunciarse sobre este punto sin acudir
al remedio extremo de la nulidad del acto jurisdiccional (arts. 242 y 253 CPC). Ello así por aplicación del
carácter restrictivo con que debe ponderarse la nulidad de un sentencia judicial (SCBA, Ac. 74998,
“Gazzotti”, del 12/12/01), y el firme criterio que determina que no procede declarar su invalidez cuando
el vicio puede ser corregido por vía del recurso de apelación (esta Sala, doctrina causas n° 50.071,
“Bca. Nazionale del Lavoro S.A....”, del 05/09/06; n° 55.734, “Ballent, Rubén Oscar...”, del
22/11/11; n° 58317, “Quinteros, Cipriano Tito y otro", del 20/05/14). Por aplicación del principio de
utilidad y eficacia procesal es compartible la doctrina- que entiendo aplicable a éste caso- que predica que
“en tanto las omisiones en que incurra la sentencia objeto del planteo recursivo, puedan ser subsanadas a
través del recurso de apelación –y exista requerimiento al respecto-, no resulta procedente declarar la
nulidad de aquella, ya que evidentemente es preferible reformar el decisorio viciado que anularlo y luego
remitirlo a otro órgano para que falle nuevamente (art. 253 del C.P.C.C.)” (conf. Cám. Civil, Sala 1ª,
Quilmes, causa nº 15.897, 12/11/2014, “Sequeira, Roberto Héctor s/ Incidente Concurso/Quiebra (Excepto
verificación)”, Sumario Juba B2900410). Me apresuro a aclarar que lo dicho no significa soslayar que las
medidas cautelares clásicas (carácter que no reviste la tutela anticipada decretada en autos) pueden ser
decretadas inaudita parte y  que, en mi opinión, en ciertas cautelas atípicas, el derecho de defensa puede
diferirse para la etapa de contradicción y bilateralidad en la Alzada (Galdós Jorge M., “El contenido y el
continente de las medidas autosatisfactivas”, JA 1998-III-659; “Un fallido intento de acogimiento de una
medida autosatisfactiva”, LL 1997-F-482). Sin embargo este no es el caso de autos, dada la entidad y
envergadura de las medidas decretadas y del complejo trámite procesal en el que se impulsaron de oficio
numerosas pruebas (incluida la inspección ocular del predio y la presentación y traslado de numerosos
informes técnicos y periciales de las partes). Además, y a modo de hipótesis, igualmente podría resolverse
la cuestión en función de los principios de utilidad y eficacia procesal, que como mandatos indeterminados
integran el ordenamiento normativo (arts. 1, 2, 3 y concs. CPC), resolviendo -si procediera- el planteo
subsidiario de Dactilys de decretar la inoponibilidad a esa parte de la sentencia de prevención (arts. 34
incs. 4, 5 apart. b, c, d, e, 36 inc. 2, 242, 253 y concs. C.P.C.). 
          Por lo expuesto no corresponde decretar la nulidad de la sentencia, sin perjuicio de la procedencia
de su infundabilidad.
          3.- Además de los defectos mencionados de integración de la litis se advierte que también existen
otros déficits de naturaleza procedimental, tanto en los autos principales como en este incidente, que
requieren de su saneamiento (arts. 34 inc. 2º, 36 inc. 5º, 163 inc. 6, 164, 266 y concs. CPC). Así, y de la
compulsa de estas actuaciones y del proceso principal, se desprende que resulta necesario que en la instancia
de origen se decreten en los autos principales las medidas ordenatorias e instructorias pertinentes,
particularmente  se definan  los legitimados pasivos,  resolviendo  la citación del tercero Edgardo Mario
Vinciguerra (contratista del camionero Gatti) citado por la codemandada Spaghi y Sallustro (a fs. 560 y
omitido resolver a fs 564) y de  los restantes terceros  allí requeridos (los que, en principio, ya habrían
sido convocados a juicio) y se integre debidamente la litis con las notificaciones pendientes y en curso de
Ángel Z. Gatti, Héctor Guillermo Gatti, Raúl Gatti y Daniel Gustavo Romero, dispuesta a fs. 734, teniendo
presente que Ángel César Gatti ya se presentó.
          También que en esta causa  incidental o conexa, más allá de la validez de los actos procesales
cumplidos, los que por lo demás fueron consentidos por las partes que comparecieron, corresponde se dicte
similar pronunciamiento ordenatorio determinando la vía procesal de trámite para prosecución del proceso
por separado, acumulado o integrado a la causa principal, a fines de conferir mayor predictibilidad a la
litis, con sujeción al principio de legalidad, y a las facultades instructorias del juez (arts. 34 inc. 2º,
36 inc. 5º, 163 inc. 6, 164, 266 y concs. CPC). 
          4.- En anticipada síntesis: la sentencia atacada, y más allá del trámite asignado a este 
proceso que le dio origen (aspecto sobre el que ya volveré), se dictó con defectos de integración de la
litis y de indeterminación de los legitimados pasivos demandados en el juicio principal, es
autocontradictoria porque otorga una prestación que consideró no acreditada (la urgencia en la prevención
del daño por inexistencia de amenaza de nuevos incendios),condena “solidariamente a los
demandados”,algunos de ellos no especificados, y decreta una condena a dar (sumas de dinero) para prevenir
el daño, cuando no está  determinada, ni siquiera “prima facie”, la responsabilidad civil de los
emplazados, presupuesto lógico y jurídico para dicha condena (arts. 1, 2, 3, 1708, 1709, 1710, 1711, 1712,
1713 y concs. CCCN, art 232 y concs CPC).    
          Reitero que la sentencia dictada reviste técnicamente la naturaleza jurídica de una medida
anticipada o anticipo de jurisdicción (condena a pagar para prevenir el daño), reclamada en un proceso
principal sustancial, típico y autónomo en el que se demandó conjuntamente la prevención y el
resarcimiento del daño y que luego se sustanció por separado en un juicio incidental o conexo al principal.
          Así, y sin adelantar opinión sobre el fondo del juicio, para fundar este decisorio y aclarar
algunas imprecisiones de la sentencia, formularé brevemente consideraciones teóricas imprescindibles para
responder algunos puntos objeto de resolución y agravio (arts. 1, 2, 3, 7 y concs. CCN).
          Comienzo con el emplazamiento de la petición de prevención del proceso principal (causa “Luro,
María c/ Spaghi, María Carlota y Otros s/ Ds. y Ps. Autom. s/ Lesiones”, expediente nº 47.919). En la
demanda promotora de la litis, en los autos principales, se dedujo (como ya lo dije) un juicio de
conocimiento, al que se le asignó el trámite del juicio sumario (fs. 524 autos citados); se reclamaron sumas
de dinero en concepto de pago del resarcimiento de diversos daños (que ya describí anteriormente) y en un
capítulo separado se especificó que una parte de esa petición de condena comprendía la “función
preventiva” de la responsabilidad civil, solicitando “medidas cautelares“ (a decir verdad pedidas
genéricamente y sin diferenciarlas de la medida anterior) para ejecutar: 1) Trabajos de limpieza y
reacondicionamiento del bosque y plantaciones incendiadas en las 60 hectáreas del campo de la actora, sobre
la base de un informe técnico, económico y de costos, presentado por un perito de parte que detalla
pormenorizadamente las distintas etapas y tareas necesarias; 2) Reforestación y mantenimiento del bosque
ordenándose la plantación de diversas especies arbóreas, también sobre la base de ese informe ambiental
(conf. autos principales fs. 1/52, ampliación de demanda de fs. 526/527, proveído de fs. 524). 
          Recalco que no existe dudas que la denominada función preventiva o responsabilidad-prevención
(instituto jurídico también estudiado antes de la reforma con las denominaciones de “tutela civil
inhibitoria” o “tutela inhibitoria” o “tutela inhibitoria contra daños” (Morello, Zavala de
González, Andorno, Nicolau, Lorenzetti,- entre otros-) o “deber del acreedor de mitigar o no agravar el
daño o de contribuir a la disminución del daño” se dedujo conjuntamente y como integrante de la petición
de condena, con el añadido mencionado de las “medidas cautelares” adicionales requeridas para su
efectivización, conforme resulta claramente tanto del escrito de demanda como del posterior detalle de las
pretensiones formulado a requerimiento del Sr. Juez de grado (fs. 526/527; arts. 384 CPC; arts. 1710 y concs.
CCCN). 
          En este contexto es evidente que la actora promovió un juicio de conocimiento u ordinario, por
oposición al procedimiento cautelar o de cautelas atípicas (como medidas autosatisfactivas, medida cautelar
autónoma, medida cautelar genérica etc.) porque no debe confundirse la prevención como función de la
responsabilidad civil de las vías procesales idóneas para su efectivización procedimental. La función
preventiva importa evitar o impedir el daño o el agravamiento o repetición del daño ya en curso, conforme
la nueva regulación del Código Civil y Comercial, prevista particularmente en los arts. 1710 a 1713 CCCN. La
función preventiva puede operar en un proceso principal o en proceso conexo. La prevención del daño
comprende “dos ámbitos: el específico de la responsabilidad civil preventiva, de derecho sustancial (o de
derecho privado constitucional y convencional; arts. 1, 2, 3, 1710, 1770 y concs. CCCN) que debe distinguirse
de los aspectos de naturaleza procesal (los institutos que permiten la concreción de aquella finalidad del
derecho de fondo), sin perjuicio de que ambos –el derecho sustancial y el procesal- están muy estrechamente
vinculados, casi de modo inescindible. Desde el derecho privado la prevención es una función normativa de la
responsabilidad, que consagra el deber general de acción u omisión de no dañar (evitar causar un daño), de
fuente constitucional (arts. 19 y 42 CN), y de impedir el agravamiento o continuación, temporal o espacial,
del daño en curso. Está expresamente regulada en los arts. 1710 a 1713 y 1770 y concs. CCCN, e integrada de
modo sistémico en todo el CCCN (arts. 51 a 54, 1102, 1032 CCCN, entre muchos otros más; Galdós Jorge M.,
“Responsabilidad civil preventiva. Aspectos sustanciales y procesales” en La Ley 12/10/2017
AR/DOC/2479/2017).
  En el proceso principal la actora Sra. María Luro dedujo una demanda autónoma, típica y principal de
resarcimiento y prevención sustancial por la vía del proceso ordinario y no promovió un “proceso urgente
cautelar” o autónomo. La diferencia es importante también en orden a la prueba de los presupuestos de
admisibilidad de una y otra, ya que en lo cautelar “las medidas que se adoptan son siempre provisorias,
provisionales, asegurativas o precautorias, recaen sobre el derecho que procuran asegurar (vgr. el embargo, la
inhibición general de bienes, el secuestro, la prohibición general de innovar, las medidas cautelares
genéricas) y no sobre la pretensión principal; y son instrumentales porque tienen a  garantizar el resultado
y eficacia  del proceso. Los presupuestos de admisibilidad de la cautelar son los previstos en la legislación
procesal: verosimilitud del derecho, peligro en la demora y contracautela, aseguran el derecho invocado como
sustento de la pretensión final, habitualmente dependen y acceden a otro proceso (arts. 195, 196, 199, 203,
204, 230, 232 y concs. CPCN), son mutables (pueden ser modificadas, ampliadas, sustituidas), y tienen
carácter de urgente por lo que su trámite y dictado está sujeto a plazos más breves. Procuran, en esencia,
la tutela del crédito”. La responsabilidad-prevención también requiere que se cumplimenten los requisitos
de procedencia sustancial (arts. 1711, 1712 y concs. CCCN; “Responsabilidad civil preventiva. Aspectos
sustanciales y procesales” citado supra La Ley 12/102017 AR/DOC/2479/2017). A riesgo de resultar
sobreabundante transcribo opiniones anteriores: “las diferencias entre las medidas cautelares y las
sustanciales (o tutela de prevención, o tutela sustancial o tutela inhibitoria de daños, ahora receptada en
los arts. 1710 a 1713 CCCN ) son las siguientes: en la vía cautelar se debe probar el peligro en la demora,
en la tutela definitiva el daño o la amenaza de daño; lo cautelar recae sobre el bien a asegurar, la
sustancial o tutela preventiva (las medidas autosatisfactivas, el mandato preventivo, la tutela inhibitoria de
expresión, etc.) sobre la prestación sustancial objeto del proceso; las llamadas pretensiones urgentes
sustanciales pueden tramitar en procesos rápidos (amparo, habeas data, medidas autosatisfactivas, etc.) o en
procesos comunes (juicios ordinarios o sumarios) y decretarse de oficio (vgr. mandato preventivo) o a pedido
de partes (vgr. anticipo de jurisdicción), de modo provisorio o definitivo (vgr. tutela civil inhibitoria de
expresión), en cualquier etapa del proceso (vgr. anticipo de jurisdicción) o en la sentencia definitiva; de
modo principal y exclusivo (vgr. medida autosatisfactiva) o accesorio (en proceso resarcitorio de daños);
todas tienen, en definitiva, una finalidad común: la prevención del daño (arts. 51, 1710 a 1713 y concs.
CCCN)” (ob. cit. supra en La Ley 12/102017 AR/DOC/2479/2017).  Las herramientas procesales para prevenir el
daño son numerosas, algunas con previsión normativa en la legislación local y otras son creaciones
jurisprudenciales (medidas autosatisfactivas, tutela anticipada, mandato preventivo, tutela inhibitoria de
expresión y tutela inhibitoria de expresión en Internet) receptadas por la mayoría de los tribunales aunque
algunos interpretan restrictivamente ciertos institutos (por ejemplo, la medida autosatisfactiva).            
    
  Retomo el núcleo argumental de los hechos de la dos causas conexas: en ambos procesos la actora demandó la
prevención del daño y solicitó su tutela “cautelar”, sin especificar cual era la medida procesal
idónea, pudiéndose inferir que requirió derechamente la “limpieza y reacondicionamiento del predio” y
“su reforestación“. El Sr. Juez separó las dos pretensiones y ordenó sustanciar lo preventivo en un
proceso aparte en el que dictó una sentencia que, técnicamente es un “anticipo de jurisdicción o medida
anticipada o tutela anticipada en sentido estricto. Ésta, a partir del reconocimiento pretoriano de la Corte
Nacional adelanta, anticipa, otorga o confiere  antes de la sentencia, durante la sustanciación del proceso y
en circunstancias particulares, la pretensión principal, esto es el objeto del proceso; por ello no procura
asegurar el derecho de la parte para garantizar su ejercicio en  la etapa de ejecución, sino que directamente
confiere, antes de tiempo, la petición sustancial: en el caso “la limpieza y reforestación” de las 60
hectáreas incendiadas y dañadas. Así, la medida aquí decretada y recurrida, deducida en un proceso urgente
sustancial, constituye una “tutela anticipada en sentido estricto”, o “que permite, en ciertos y
excepcionales supuestos, adelantar -total o parcialmente- el resultado de la sentencia definitiva a favor del
sujeto procesal impedido de aguardar el agotamiento de las etapas que conduzcan a su firmeza definitiva.
Procuran una protección especial de niños y otros sujetos vulnerables y el objeto de la medida es obtener en
dinero o en especie la satisfacción principal del proceso” (C.S., 7/8/97, "Camacho Acosta, Máximo v. Grafi
Graf S.R.L. y otro" L.L. 1997-E-652; J.A. 1997-IV-620, D.J. 1997-3-59, ED 176-62 con nota de Augusto M.
Morello, “La tutela anticipada en la Corte Suprema”; C.S., 6/12/2011, “P., H. P. y otro c. Di Césare,
Luis Alberto y otro s/ art. 250 del C.P.C.” (también anticipo de condena para la asistencia de la menor
víctima de un siniestro vial”) LL 2012-A, 352 y con notas de Peyrano, R.C.y S. 2012-II, 191 y Medina,
Graciela, “Tutela anticipada y daño vital”, La Ley 2012-A-359; R.C.y S. 2012-III-170).                   
           
  Por ende su dictado requiere de una mayor verosimilitud en grado cercano a la certeza y no puede despacharse
(cómo en este caso) si previamente no se determinó, aún “prima facie”, la responsabilidad civil de los
legitimados pasivos, es decir el sujeto obligado a cumplir con la pretensión de condena definitiva. Ello
otorga sustento y razón de ser a la responsabilidad-prevención que también requiere de los presupuestos de
la responsabilidad civil (aunque prescinde del factor de atribución; arts. 1710, 1711, 1712, 1713 y concs.
CCCN).
  También descarto que la sentencia, como lo aducen algunos recurrentes, constituya una medida
autosatisfactiva porque ésta agota el proceso y en ella se superponen la pretensión cautelar urgente con la
pretensión sustancial. ”La medida autosatisfactiva que se caracteriza porque media superposición o
coincidencia entre el objeto de la pretensión cautelar, provisional o preventiva -en la terminología
clásica- con la pretensión material o sustancial, de modo que el acogimiento de aquélla torne generalmente
abstracta la cuestión a resolver porque se consumió el interés jurídico (procesal y sustancial) del
peticionante” (ob. cit. supra  “Responsabilidad civil preventiva. Aspectos sustanciales y procesales”
cit., La Ley 12/102017, AR/DOC/2479/2017).
          5.- Sobre la base de las consideraciones precedentes, y despejadas las cuestiones procesales, la
sentencia atacada debe ser revocada. Además de los aspectos relativos a la falta de integración de la litis
referidos (y que por si sólo alcanzarían para fundar este decisorio) el pronunciamiento exhibe
autocontradicción al decretar una condena preventiva cuando, anteriormente, había afirmado que no había
riesgo inminente de nuevos incendios. Pese a ello, y entendiendo que se configuró un daño al ecosistema,
acogió la pretensión y ordenó tareas de limpieza y reforestación (arts. 34 inc. 4, 163 inc. 6, 164, 232 y
concs. CPC).
          Dijo textualmente el pronunciamiento en crisis “sin embargo lo afectado es un no controvertido
bosque de especies particulares y que databan de la cantidad de años suficientes para considerarse
incorporados al ecosistema particular que formaba el todo del bosque, y que se viera afectado en esas 60/70
hectáreas. Esa afectación, considero en lo personal, constituye, cuanto menos, un daño al medio ambiente
… Es verdad que el bosque tenía particularidades de estar en un predio privado y al solo uso y disfrute de
su dueña. Sin embargo, no sería la misma respuesta de la justicia (sociedad) si lo que se hubiera incendiado
(y dañado) fuera el inmueble (casa) o un cultivo artificial (sembrado) de la Sra. Luro. Allí la
patrimonialidad del daño se hubiera impuesto por sobre la colectividad de la naturaleza que en este caso se
destaca. Claro que en este punto, hay que diferenciar riesgo ambiental (fundamentalmente nuevos incendios),
daño al medio ambiente (consecuencias del incendio), precaución, prevención y reparación. Y en este punto
considero que NO EXISTE riesgo mayor o latente de nuevo incendios, aunque SÍ EXISTE un daño a ese
“ecosistema” NATURAL que exige, desde una mirada ambiental con sustento constitucional, medidas de
RECOMPOSICIÓN inmediatas”. Estas medidas de recomposición, que rozan la reparación, consistirán en la
evaluación ambiental del daño que se está produciendo en la medida del avance de la propia naturaleza en la
colonización del lugar … Colaborar con la naturaleza, limpiando y dirigiendo (sembrando y plantando) las
acciones humanas a fin de que luego, allí si la Madre Naturaleza y el tiempo necesario (e imposible de
adelantar) hagan el resto de la tarea de RECOMPONER el medio ambiente afectado, hasta devolver al lugar la
especificidad y características del ecosistema dañado. Recomponer, en este caso, es volver a dejar plantado
lo que ninguno de los involucrados verá con sus ojos, sino, en las décadas que exija su paulatino y
necesario crecimiento, a través de la mirada de nuestros hijos, sepamos nosotros y sepan ellos que el medio
ambiente es nuestra casa” (las mayúsculas corresponden al original)” (sic. sentencia fs. 334/348 vta.).
          Los fundamentos transcriptos en los considerandos del fallo son contradictorios con la solución a
la que arriba más adelante. En primer lugar decreta la medida de prevención consistente en pagar sumas de
dinero para la limpieza-reacondicionamiento del bosque incendiado en función de su urgencia, luego de haber
concluido que no había riesgo de reiteración del daño por la inexistencia de probabilidad de nuevos
incendios. No obstante decidió que la medida procedía por la afectación (que entendió acreditada) del
ecosistema. El pronunciamiento carece de sustento fáctico: no hay riesgo actual de incendio que justifique la
urgencia de la sentencia anticipada, no se integró por completo la litis y no está determinada con fuerte
verosimilitud la obligación de los “demandados solidarios” (que están indeterminados) de asumir la
responsabilidad-prevención (arts. 1708, 1709, 1716, 1717, 1726, 1749 y concs. CCCN en su correlación con los
arts. 1710/1713; arts. 34 inc. 4,163 inc. 6, 164, 232 y concs. CPC).
          Además, y en segundo lugar, la reforestación decretada, en el marco de la complejidad de la  tarea
ordenada no constituye una medida de prevención del daño sino, precisamente y desde el régimen del derecho
ambiental, consiste en una típica medida de reparación al restituir las cosas al estado anterior al hecho,
en los términos de la Ley General del Ambiente (art. 2, art. 4 incs. g, K; 19, 22, 27, 28, 29, 33, 30, 33 y
concs. ley 25.675).                En autos el juez de grado tuvo por configurado, un daño ambiental
colectivo en sentido estricto (por el incendio del bosque de 60 hectáreas y la afectación a las especies
arbóreas y al ecosistema). De la triple categoría de bienes y derechos (individuales, individuales
homogéneos y  colectivos) los derechos de incidencia colectiva que recaen sobre bienes colectivos se
caracterizan porque el objeto de tutela son los bienes colectivos que se caracterizan por ser indivisibles, de
uso común e insusceptibles de fraccionamiento o apropiación individual (doctrina arts. 14 y 240 del
Anteproyecto de Código Civil y Comercial; doctrina de los arts. 14 y 240 CPC; arts. 2, art. 4 incs. g, k; 19,
22, 27, 28, 29, 33, 30, 33 y concs. Ley General del Ambiente 25.675).                           
 Dada la forma y el alcance de lo que decidirá esta sentencia, entiendo que resulta innecesario pronunciarse
sobre la naturaleza y calificación jurídica de los bienes afectados y objeto del presente litigio. No
obstante ello, y para despejar dudas, destaco que el daño ambiental de incidencia colectiva estricto sensu
consiste en “la alteración relevante que modifique negativamente el ambiente, sus recursos, el equilibrio
de los ecosistemas o lo bienes o valores colectivos” (art 27 LGA) e imponen al responsable el deber del
“restablecimiento al estado anterior a su producción” y en “caso de no ser técnicamente factible”
una “indemnización sustitutiva” con destino a un fondo común. Este daño de incidencia colectiva que
recae sobre bienes colectivos no suprime el resarcimiento de los daños individuales o los individuales
homogéneos y, en lo atinente a la específica función del derecho ambiental, se rigen por la secuencia
temporal siguiente: precaución; prevención, reposición o remediación (que sería el supuesto de la
reforestación de condena de la sentencia apelada) e indemnización sustitutiva (art. 2, art. 4 incs. g, k;
19, 22, 27, 28, 29, 33, 30, 33 y concs. Ley General del Ambiente 25.675; ver, entre muchos otros, Cafferatta,
Néstor A., “Teoría General de la Responsabilidad Civil Ambiental”, en “Derecho Ambiental y Daño”,
Lorenzetti, Ricardo Luis –Director-, Catalano, Mariana – González Rodríguez, Lorena –Coordinadoras-,
La Ley, pág. 11).
 La responsabilidad-prevención en materia ambiental ha sido reconocida por la Corte Suprema, especialmente a
partir del “leading case” Mendoza en la que “la recomposición y prevención de daños al ambiente
obliga al dictado de decisiones urgentes, definitivas y eficaces”. En algunos otros precedentes se abordó
expresamente el distingo procesal y sustancial de los principios de prevención y de precaución en materia
ambiental: “cuando se peticiona la protección del ambiente basada en el principio de prevención o de
precaución, no se trata de una medida cautelar, sino de un proceso urgente autónomo y definitivo” (Voto en
disidencia de los Dres. Lorenzetti, Highton de Nolasco y Fayt: CS, 28/09/2010, “Alarcón, Francisco y otros
v. Central Dock Sud S.A. y otro s/ recurso”); distinguiéndose la naturaleza procesal de la vía utilizada
(la acción meramente declarativa) del principio precautorio del art. 5 Ley General del Ambiente: el
precautorio es un principio jurídico de derecho sustantivo, mientras que la acción declarativa es una regla
de derecho procesal, de modo que una vez que se acredita el daño grave e irreversible, el principio obliga a
actuar aun cuando exista una ausencia de información o certeza científica, debiéndose efectuar un juicio de
ponderación con otros principios y valores en juego” (Voto en disidencia del Dr. Lorenzetti, CS,
“Asociación Multisectorial del Sur en Defensa del Desarrollo Sustentable v. Comisión Nacional de Energía
Atómica”, La Ley 2010-D-30, Fallos 333:748). 
          6.- Por todo lo expuesto propicio al acuerdo revocar la sentencia recurrida, disponiendo que los
autos continúen su trámite, cumplidas las restantes medidas instructorias y ordenatorias ordenadas. Acoto,
finalmente, que los fundamentos aquí vertidos y necesarios para motivar este decisorio (arts. 1, 2, 3 y
concs. CCCN) no importan de ninguna manera anticipar otros aspectos de las cuestiones  litigiosas en disputa,
ni desconocer la tutela prioritaria del medio ambiente, lo que constituye un mandato constitucional, receptado
expresamente también por el CCCN (arts. 41, 43 y concs. CN; arts. 28 y concs. Const. Pcia. Bs. As.; arts. 14,
240, 1094 y concs. CCCN).
          Finalmente, todo lo anterior tampoco significa excluir o descartar, conforme el estado del proceso,
las posturas de las partes y las contingencias de ambos procesos, la admisibilidad actual o futura de otras
medidas de aseguramiento cautelar típicas, atípicas o las que pudieran corresponder.
          7.- Propongo que las costas en ambas instancias sean distribuidas en el orden causado porque más
allá de la peticiones de las partes y de consentir o recurrir la sentencia definitiva y los actos procesales
que la precedieron, el proceso –en lo medular- fue sustanciado oficiosamente en la instancia de grado;
considero también la complejidad y novedad de las cuestiones planteadas (arts. 68 y 71 CPC).                 
        
          Así lo voto. 
          A la misma cuestión, los Señores Jueces Doctores Longobardi y Peralta Reyes, por los mismos
argumentos votaron en idéntico sentido.                   A LA SEGUNDA CUESTIÓN, el Señor Juez Doctor
Galdós, dijo:  
Atento a lo acordado al tratar las cuestiones anteriores, demás fundamentos del Acuerdo, citas legales,
doctrina y jurisprudencia referenciada y lo dispuesto por los arts. 266, 267 y concs. del CPCC, se resuelve:
1) Desestimar el pedido de nulidad de la sentencia recurrida. 2) Revocar la sentencia recurrida dejando sin
efecto el anticipo de jurisdicción dictado en este proceso, debiendo los autos correr según su estado,
conforme lo dispuesto precedentemente y sin perjuicio de que, en función de las peticiones de las partes, del
estado de las actuaciones y de las contingencias procesales posteriores corresponda analizar la admisibilidad
actual o futura de medidas cautelaras típicas o clásicas, las atípicas o las que pudieran corresponder. 3)
Disponer que, en la instancia de origen, se dicten en los autos principales las medidas ordenatorias e
instructorias pertinentes, y particularmente se definan los legitimados pasivos, resolviendo la citación del
tercero Edgardo Mario Vinciguerra (contratista del camionero Gatti) citado por la codemandada Spaghi y
Sallustro (a fs. 560 y omitido resolver a fs. 564) y de  los restantes terceros  allí requeridos (los que, en
principio, ya habrían sido convocados a juicio) y se integre debidamente la litis con las notificaciones
pendientes y en curso de Ángel César Gatti (ya presentado), Ángel Z. Gatti, Héctor Guillermo Gatti, Raúl
Gatti y Daniel Gustavo Romero,  dispuesta a fs. 734. 4) Disponer que en la instancia de origen, en esta causa
incidental o conexa, más allá de la validez de los actos procesales cumplidos, los que por lo demás fueron
consentidos por las partes que comparecieron, se dicte similar pronunciamiento ordenatorio, determinando y
emplazando la vía procesal de trámite, para la prosecución del proceso, por separado, acumulado o integrado
a la causa principal, a fines de conferir mayor predictibilidad a la litis, con sujeción al principio de
legalidad, el que no es reñido con el ejercicio de las facultades instructorias del juez (arts. 34 inc. 2º,
36 inc. 5º, 163 inc. 6, 164, 266 y concs. CPC). 5) Costas por su orden en atención a que, sin perjuicio de
que han mediado oposiciones y recursos, las cuestiones debatidas fueron esencialmente sustanciadas de oficio
y, además, atendiendo a la complejidad y novedad de la cuestión litigiosa (arts. 68 y 71 CPC). 6) Diferir la
regulación de honorarios para su oportunidad (art. 31 del Dec.-Ley 8904/77; SCBA, I-73016 del 08-11-2017,
“Morcillo…”). 7) Glósese copia de esta sentencia a los autos principales.
           Así lo voto.              
           A la misma cuestión, los Señores Jueces Doctores Longobardi y Peralta Reyes, por igualdad de
fundamentos votaron en sentido idéntico.                      
          Con lo que terminó el Acuerdo, dictándose la siguiente:   
- S  E  N  T  E  N  C  I  A -
                                    Azul, 28 de Diciembre de 2017.-                                           
                          
                                             AUTOS Y VISTOS:   
                      CONSIDERANDO:                                                                           
                                
                            Por todo lo expuesto, atento lo acordado al tratar las cuestiones anteriores,
demás fundamentos del Acuerdo, citas legales, doctrina y jurisprudencia referenciada, y lo dispuesto por los
arts. 266, 267 y concs. del C.P.C.C., se resuelve: 1) Desestimar el pedido de nulidad de la sentencia
recurrida. 2) Revocar la sentencia recurrida dejando sin efecto el anticipo de jurisdicción dictado en este
proceso, debiendo los autos correr según su estado, conforme lo dispuesto precedentemente y sin perjuicio de
que, en función de las peticiones de las partes, del estado de las actuaciones y de las contingencias
procesales posteriores corresponda analizar la admisibilidad actual o futura de medidas cautelaras típicas o
clásicas, las atípicas o las que pudieran corresponder. 3) Disponer que, en la instancia de origen, se
dicten en los autos principales las medidas ordenatorias e instructorias pertinentes, y  particularmente  se
definan los legitimados pasivos, resolviendo la citación del tercero Edgardo Mario Vinciguerra (contratista
del camionero Gatti) citado por la codemandada Spaghi y Sallustro (a fs. 560 y omitido resolver a fs. 564) y
de  los restantes terceros  allí requeridos (los que, en principio, ya habrían sido convocados a juicio) y
se integre debidamente la litis con las notificaciones pendientes y en curso de Ángel César Gatti (ya
presentado), Ángel Z. Gatti, Héctor Guillermo Gatti, Raúl Gatti y Daniel Gustavo Romero,  dispuesta a fs.
734. 4) Disponer que en la instancia de origen, en esta causa incidental o conexa, más allá de la validez de
los actos procesales cumplidos, los que por lo demás fueron consentidos por las partes que comparecieron, se
dicte similar pronunciamiento ordenatorio, determinando y emplazando la vía procesal de trámite, para la
prosecución del proceso, por separado, acumulado o integrado a la causa principal, a fines de conferir mayor
predictibilidad a la litis, con sujeción al principio de legalidad, el que no es reñido con el ejercicio de
las facultades instructorias del juez (arts. 34 inc. 2º, 36 inc. 5º, 163 inc. 6, 164, 266 y concs. CPC). 5)
Costas por su orden en atención a que, sin perjuicio de que han mediado oposiciones y recursos, las
cuestiones debatidas fueron esencialmente sustanciadas de oficio y, además, atendiendo a la complejidad y
novedad de la cuestión litigiosa (arts. 68 y 71 CPC). 6) Diferir la regulación de honorarios para su
oportunidad (art. 31 del Dec.-Ley 8904/77; SCBA, I-73016 del 08-11-2017, “Morcillo…”). 7) Glósese copia
de esta sentencia a los autos principales. REGÍSTRESE. NOTIFÍQUESE por Secretaría y DEVUÉLVASE.
VÍCTOR MARIO PERALTA REYES
PRESIDENTE
CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
SALA II




 
                                                          JORGE MARIO GALDÓS                                 
  MARÍA INÉS LONGOBARDI
                                                                          JUEZ                                
                                    JUEZ
                                                      CAMARA CIVIL Y COMERCIAL                         CAMARA
CIVIL Y COMERCIAL                                                                                             
 
                                                                           SALA II                            
                                   SALA II



                                                                                ANTE MÍ


                                                                 CLAUDIO MARCELO CAMINO
                                                                              SECRETARIO       
                                                                 CAMARA CIVIL Y COMERCIAL
                                                                                     SALA II


Logo Pragmática