Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

REGISTRADO BAJO EL Nº  245   FOLIO Nº 555/561 (H)
Juzgado Civil y Comercial Nº 2- Expediente Nº 48171.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Azul,  2  de  noviembre de 2017.- (LH)

Como es sabido, las normas jurídicas tienen una eficacia limitada en el espacio y en el tiempo, rigiendo
hechos relaciones y situaciones jurídicas que no son instantáneos, sino que se configuran en una concatenada
sucesión de hechos, conductas, actos y consecuencias que se producen a lo largo del tiempo (Byung-Chul, Han;
El aroma del tiempo. Un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse, traducción de Paula Kuffer, Herder,
Barcelona, 2015, pp. 168 y ss.).-

Desde luego que esta circunstancia apareja consecuencias jurídicas y que “…el problema aparece cuando un
cambio legislativo se presenta durante la vida de esos hechos, relaciones o situaciones, o sea entre que nacen
y se extinguen. En tal caso, ese cambio legislativo trae aparejada una colisión o conflicto de normas en el
tiempo y es necesario decidir qué norma ha de aplicarse…” (Kemelmajer de Carlucci, Aída, La aplicación
del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes, Rubinzal-Culzoni Editores,
Santa Fe, año 2015, pp. 19).-

Precisamente, dicha circunstancia se reproduce en el sub lite ante la sanción, promulgación y
–consiguiente- entrada en vigencia de la ley 14.967 y la simultánea derogación de la ley 8.904 (Quadri,
Gabriel H.; Acerca de la nueva ley bonaerense de honorarios profesionales. Decreto de promulgación y
observaciones del Poder Ejecutivo, La Ley Buenos Aires, Octubre de 2017).- 

Dicha circunstancia, obliga a efectuar un análisis temporal y a definirse en torno a la aplicación de la
anterior ley arancelaria -8.904- o de la actual ley 14.967; en definitiva, a navegar e intentar no naufragar
entre la ultra actividad o la retroactividad de la ley, en las decisiones que cuantifican los honorarios que
corresponden a aquéllos profesionales que intervinieron en cada uno de los procesos (Kemelmajer de Carlucci,
Aída R.; El artículo 7 del Código Civil y Comercial y los expedientes en trámite en los que no existe
sentencia firme, La Ley 2015-B, pp. 1.146; Rivera, Julio C.; Aplicación del Código Civil y Comercial a los
procesos judiciales en trámite. Y otras cuestiones que debería abordar el congreso, La Ley ejemplar, del
4/5/2015, pp. 1; Peyrano, Jorge W.; El Codex superviens y su impacto sobre los juicios en curso, La Ley,
ejemplar del 4 de junio de 2015, pp. 1 y ss.).-

Es que no se puede perder de vista la trascendencia que esta cuestión medular ha adquirido en una encrucijada
legal atravesada por los intereses de los profesionales, de sus propios clientes e –inclusive- de   la Caja
de Previsión Social Para Abogados que nuclea a aquéllos.- 

Contribuyendo a despejar el halo de incertidumbre que se cierne sobre cualquier justiciable al internarse en
la espesura de un litigio oscurecido por la sombra de un conflicto temporal suscitado en torno a la
legislación aplicable y asido de la tenue luz que proporcionan algunas conclusiones ya aceptadas,  se puede
afirmar que el nudo de la cuestión a elucidar se reduce significativamente; puesto que se halla circunscripto
a dilucidar si se deben aplicar de forma inmediata las previsiones de fondo previstas en la ley 14.967
–entre ellas, lo atinente a la base regulatoria, la escala arancelaria y la unidad de honorarios
profesionales- o mantener la ultra actividad de la ley 8.904; toda vez que está fuera de discusión que las
reformas de naturaleza estrictamente procesal se aplican de inmediato a los procesos en trámite en los que no
haya mediado consumo jurídico (Falcón, Enrique M.; El derecho Procesal en el Código Civil y Comercial de la
Nación, Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2014, pp. 145 y ss.).-  

Ahora bien, con el objeto de dilucidar la aplicación inmediata de la nueva legislación vigente –ley
14.967- o la ultra actividad de la anterior ley 8.904 en relación a las instituciones de fondo –entre
ellas, lo atinente a la base regulatoria, la escala arancelaria y la unidad de honorarios profesionales- y
teniendo en cuenta la multiplicidad de intereses que se entrecruzan, debe adoptarse la precaución de no
neutralizar la función antropológica de las leyes positivas, en cuanto "...necesidad de garantizarle a toda
nueva generación algo "ya dado", algo que Arendt llama en este caso "la preexistencia de un mundo común que
trasciende la duración de la vida individual de cada generación..." (Supiot, Alain; Homo juridicus, Siglo
XXI Editores, Bs. As., 2012, pp. 97 y ss.).- 

De tal modo, ha de comenzarse por advertir que en los fundamentos explicitados en el decreto 522/2017 al vetar
el texto del artículo 61 de la ley 14.697, el Poder Ejecutivo Provincial sostuvo “…Que lo prescripto por
el artículo citado puede afectar derechos adquiridos, debido a que los honorarios de los profesionales se
devengan  por etapas, por lo que disponer la aplicación retroactiva de la norma podría vulnerar dichos
derechos;  Que desde el comienzo del trabajo profesional el abogado adquiere derecho sobre los mismos, esto
puede inferirse desde que existe la posibilidad de obtener una regulación y cobro parcial; Que incluso su
aplicación podría entorpecer el funcionamiento del sistema de administración de justicia y el ejercicio de
la abogacía; Que corresponde establecer pautas claras y uniformes, para evitar colocar a los ciudadanos en
una situación de inseguridad jurídica; Que lo prescripto implicaría una aplicación retroactiva de la
norma, pretendiendo regir etapas concluidas durante la vigencia de una norma por una ley sancionada con
posterioridad a su cierre, situación prohibida constitucionalmente;  Que, por ello, se observa en su
totalidad el artículo 61 de la iniciativa…” (Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires, nro.
28.133 del 12 de Octubre de 2017; Quadri, Gabriel H.; Acerca de la nueva ley bonaerense de honorarios
profesionales. Decreto de promulgación y observaciones del Poder Ejecutivo, La Ley Buenos Aires, Octubre de
2017).-

Oteando en el horizonte jurisprudencial del Máximo Tribunal Nacional, se puede avizorar que frente a una
situación similar a la planteada en las presentes actuaciones y también vinculada con la legislación
aplicable en materia de regulación de honorarios, la Corte Suprema de Justicia de la Nación  -con remisión
al dictamen del entonces señor Procurador General Mario Justo López-, sostuvo que "…la facultad de
legislar sobre hechos pasados no es ilimitada y que la ley nueva no puede modificar o alterar derechos
incorporados al patrimonio al amparo de una legislación anterior, pues, en tal caso, los poderes legislativos
se enfrentan con la protección del derecho de propiedad consagrado por el artículo 17 de nuestra
Constitución (Fallos: 137:47; 163:155; 178:431; 238:496; 251:78, entre muchos)" (C.S.J.N., in re Elena Alem y
otros c/ Provincia de Córdoba,  en Fallos 305-899).-

En el pronunciamiento referido, el Máximo Tribunal Nacional estableció que para determinar si ha nacido la
protección constitucional –esto es, concretamente el derecho de propiedad- "…no es imprescindible la
existencia de una sentencia firme anterior a la nueva ley, siendo suficiente para ello que el particular haya
cumplido todos los actos y condiciones sustanciales y los requisitos formales previstos  por la ley anterior
para ser titular del derecho…" (C.S.J.N., in re Elena Alem y otros c/ Provincia de Córdoba, en Fallos
305-899).-

Como consecuencia de las premisas referidas y con posterioridad, la Corte Federal sostuvo que “…este
Tribunal ha decidido en forma reiterada que la Constitución Nacional no impone una versión reglamentaria en
materia de validez intertemporal de leyes, por lo que el legislador o el juez, en sus respectivas esferas,
podrán establecer o resolver que la ley nueva destruya o modifique un mero interés, una simple facultad o un
derecho en expectativa ya existente. Pero, en cada oportunidad en que se ha sentado dicho principio, esta
Corte ha expresado con particular énfasis que ni el legislador ni el juez podrían, en virtud de una ley
nueva o de su interpretación, arrebatar o alterar un derecho patrimonial adquirido al amparo de la
legislación anterior, pues en este caso el principio de la no retroactividad deja de ser una norma infra
constitucional para confundirse con la garantía de la inviolabilidad de la propiedad reconocida por la Ley
Suprema (Fallos: 137:47; 152:268; 163:155; 178:431; 238:496; confr. causa J.13.XXVI. "Jawetz, Alberto s/
apelación resolución de la Caja de Retiros, Jubilaciones y Pensiones de la Policía Federal" del 24 de marzo
de 1994)…” (C.S.J.N., causa F. 479. XXI,  Originario, in re “Francisco Costa e Hijos Agropecuaria c/
Buenos Aires, Provincia de s/ daños y perjuicios” del 12 de septiembre de 1996 en Fallos 319:1915).-

Inexorablemente y abordando concretamente el conflicto temporal que se suscita con un cambio legislativo como
el suscitado en nuestro querido solar patrio –la Provincia de Buenos Aires- y por mayoría de sus ministros,
la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha resuelto que “…no corresponde aplicar las nuevas
disposiciones en materia arancelaria a los trabajos profesionales realizados con anterioridad a su vigencia,
pues ello traería aparejada una afectación de derechos adquiridos. En este orden de ideas, el Tribunal ha
expresado que cuando, como en la especie, una situación se ha desarrollado en forma íntegra “frente al
amparo de determinadas normas mal puede valorarse el mérito, la extensión, la cuantificación del trabajo y
las responsabilidades derivadas de la imposición de costas de acuerdo al nuevo régimen legal” (Fallos:
319:1915; 321:1757, entre otros)...” (C.S.J.N., Causa nro. 367. XXXIII,  in re “Almandos, Gustavo L. c/
Superintendencia de Seguros de la Nación s/ empleo público” del 2 de marzo de 2011).- 

Desde luego que dicha conclusión genera una serie de consecuencias, como por caso tornar “…necesario en
cada caso indagar el momento o la época en que se cumplió el hecho, acto o relación jurídica que engendró
y sirvió de fundamento a la obligación, ya que esta circunstancia determinará cuál es la legislación
aplicable. En el caso de los trabajos profesionales el derecho se constituye en la oportunidad en que se los
realiza, más allá de la época en que se practique la regulación. Es a partir de ahí que nace una
situación jurídica concreta e individual en cabeza del sujeto que, como tal, se hace inalterable y no puede
ser suprimida, o modificada, por ley posterior sin agravio al derecho de propiedad consagrado en el artículo
17 ya citado (Fallos: 306:1799). La decisión que recae tiene un mero carácter declarativo y no constitutivo
del derecho, por lo que mal puede considerarse que deba aplicarse la ley vigente a esa época sin afectar,
inconstitucionalmente, derechos ya nacidos y consolidados al amparo de una legislación anterior…”
(C.S.J.N., causa F. 479. XXI,  Originario, in re “Francisco Costa e Hijos Agropecuaria c/ Buenos Aires,
Provincia de s/ daños y perjuicios” del 12 de septiembre de 1996 en Fallos 319:1915).-

En concreto, “…no deben aplicarse las nuevas disposiciones legales con relación a los trabajos
profesionales realizados con anterioridad a su vigencia, pues ello traería aparejada una afectación de
derechos adquiridos que integran el patrimonio de los intervinientes…” (C.S.J.N., causa F. 479. XXI, 
Originario, in re “Francisco Costa e Hijos Agropecuaria c/ Buenos Aires, Provincia de s/ daños y
perjuicios” del 12 de septiembre de 1996 en Fallos 319:1915); habida cuenta que “…Una situación se ha
desarrollado íntegramente con anterioridad a la entrada en vigencia de un nuevo régimen y frente al amparo
de determinadas normas mal puede valorarse el mérito, la extensión, la cuantificación del trabajo y las
responsabilidades derivadas de la imposición de costas de acuerdo al nuevo régimen legal como lo pretende el
Estado provincial...”  (C.S.J.N., causa F. 479. XXI,  Originario, in re “Francisco Costa e Hijos
Agropecuaria c/ Buenos Aires, Provincia de s/ daños y perjuicios” del 12 de septiembre de 1996 en Fallos
319:1915).- 

Con anterioridad y por la misma senda,  la Corte Federal había sostenido que “…corresponde dejar sin
efecto el pronunciamiento que –al fallar nuevamente con respecto a los honorarios- aplicó la ley 6.190 de
la Provincia de Córdoba, dictada cuando la causa ya había sido resuelta por el Superior Tribunal Provincial
y se encontraba a estudio de la Corte para el análisis de un recurso extraordinario deducido por la
contraparte, por lo que la actividad razonablemente exigible a efectos de obtener la regulación de honorarios
había sido agotada por los profesionales intervinientes, pues todo trámite posterior resultaba ajeno a
ellos…” (C.S.J.N., in re Elena Alem y otros c/ Provincia de Córdoba, en Fallos 305-899).- 

Algo más acá en el tiempo y transitando la misma senda, en un decisorio en el que el Ministro Petracchi
votó por sus propios fundamentos, recordó que “…esta Corte ya se ha pronunciado en numerosas
oportunidades en el sentido de que no corresponde aplicar nuevas disposiciones en materia arancelaria a los
trabajos profesionales realizados con anterioridad a su vigencia, pues ella implica privar al profesional del
derecho patrimonial adquirido al amparo de una legislación anterior, que resulta violatorio del derecho de
propiedad consagrado en el art. 17 de la Constitución  Nacional (Fallos: 268:561; 314:1477; y causa
A.367.XXXIII "Almandos, Gustavo L. el Superintendencia de Seguros de la Nación", sentencia del 2 de marzo de
2011)…” (C.S.J.N., causa B. 229. XLIV, in re Banco Español del Río de la Plata s/ Quiebra del 31 de
julio de 2012; disidencia del Ministro Doctor Enrique S. Petracchi en Fallos 335: 1348).-

En el mismo pronunciamiento y también por sus propios fundamentos, el Ministro Zaffaroni remarcó que
“…sin que obste a ello la circunstancia de hallarse pendiente la determinación de sus honorarios, toda
vez que la regulación judicial sólo agrega un reconocimiento –y cuantificación- de un derecho
preexistente a la retribución del trabajo profesional…” (C.S.J.N., causa B. 229. XLIV, in re Banco
Español del Río de la Plata s/ Quiebra del 31 de julio de 2012; Disidencia del Ministro Doctor E. Raúl
Zaffaroni en Fallos 335: 1348).-  

Muy recientemente y en el ámbito de la provincia de Buenos Aires, la Suprema Corte de Justicia en el marco de
un acto de gobierno como lo es el Acuerdo 3871, estableció que en virtud del veto referido “…en las
causas en las que aún no se han regulado honorarios, deberá decidirse si resulta aplicable el nuevo régimen
arancelario o las disposiciones del decreto ley 8904/77, dado que el decreto 522/17E observó el contenido del
artículo 61 de la ley 14.967 -que establecía la aplicación del nuevo régimen a todos los procesos en que,
al tiempo de su promulgación, no exista resolución firme regulando honorarios-, por considerar que la
aplicación retroactiva de la nueva ley podría vulnerar derechos adquiridos…” (S.C.B.A., Ac. 3.871 del 25
de Octubre de 2017; acerca de la naturaleza de los actos de gobierno del Máximo Tribunal Local consultar
Corbetta, Juan C. – Paolini, Jorge O.; Gobierno y administración en A.A.V.V., Suprema Corte de Justicia de
la Provincia de Buenos Aires, Función Pública, Bs. As., 1997, pp. 153 y ss.).-

Sentado ello y luego de un detenido análisis de la doctrina legal de la Corte Provincial, se puede
vislumbrar que salvo en una cuestión vinculada con la vigencia temporal de la reforma introducida por la ley
24.432 al artículo 1627 del Código Civil adoptada por ajustada mayoría de sus miembros (S.C.B.A., Ac.
82.557 in re “Banco de La Pampa c/  Cuevas, Emilio A. s/ Cobro ejecutivo del 8 de junio de 2005) y más
allá de alguna opinión personal emitida por alguno de sus ministros en sentido contrario con posterioridad a
aquél decisorio, en el que se sostuvo que “…no mediando regulación judicial del honorario, las tareas
profesionales ejecutadas en el proceso pueden ser alcanzadas en su retribución por las leyes vigentes al
momento de practicarse tal determinación, aun cuando hayan entrado en vigencia con posterioridad al inicio de
la prestación profesional o al dictado de la sentencia…” (S.C.B.A. Ac. 75.956, in re Fisco de la
Provincia de Buenos Aires del 28 de diciembre de 2005, voto del Dr. Soria), la Suprema Corte de Justicia ha
seguido los mismos lineamientos adoptados por la Corte Federal.-   

En efecto, abordando el análisis de los alcances de la ley de consolidación 12.836 en relación a los
honorarios de los profesionales que intervinieron en los litigios en los cuales se consolidó el crédito del
accionante, la Suprema Corte de Justicia de la Provincia ha sostenido que “… a los fines de establecer la
consolidación o no del crédito por honorarios cabe atenerse, con abstracción de lo decidido sobre el
crédito reclamado en la demanda, a la fecha en la que se realizaron los trabajos profesionales que
configuraron la causa de la obligación de pagar los estipendios cuya consolidación se controvierte…”
(S.C.B.A., Ac. 97.886, in re “Omoldi, María L. c/ Fisco de la Provincia de Buenos Aires s/ Ejecución de
honorarios”  del 17 de junio de 2015; sobre el efecto vinculante de la doctrina legal del Supremo Tribunal
de la Provincia ver Bionda, Rodrigo Ezequiel; La recepción del mandato preventivo en la Suprema Corte
bonaerense, en La Ley Buenos Aires 2006, pp. 460 y ss.).-   

Así las cosas y con base en las premisas sentadas por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la
doctrina legal de la Suprema Corte de Justicia, no cabe más que establecer que en la determinación de la
base regulatoria, de la escala arancelaria y la unidad de honorarios profesionales aplicable habrá de
distinguirse entre aquellas labores cumplidas durante la vigencia de la ley 8.904 dotando al derogado
ordenamiento jurídico de ultra actividad y aquellas actuaciones profesionales cumplidas con posterioridad, a
las que les resultaran aplicables las previsiones contenida en la ley 14.967, haciendo aplicación inmediata
de la misma (Arts. 7 y concds. de la ley 26.994).- 

Con base en las premisas expuestas y teniendo en cuenta que la totalidad de las labores en cada una de las
etapas han sido cumplidas con anterioridad a la entrada en vigencia de la ley 14.967, corresponde regular los
honorarios profesionales de acuerdo a las pautas contenidas en la ley 8.904.-

Por tal motivo, habida cuenta lo peticionado y adoptando como base  regulatoria el importe resultante de la
valuación fiscal consignada en el cuerpo general de bienes practicado a fs. 209 -esto, es la suma de $
13.330-, se regulan los honorarios del Dr. Osvaldo Eduardo Bolpe, letrado patrocinante de los herederos 
declarados  en autos  y  hasta  la inscripción de la declaratoria de herederos en la suma de tres mil
ochocientos ochenta y ocho pesos  ($ 3.888),  con más el 5 % legal (arts. 14, 16, 22, 28 inc. c) y 35 de la
Ley 8904; arts. 12 inc.  a) y 14 de la Ley 8455).- Regístrese. Notifíquese personalmente o por cédula
(arts. 54, 57, 58 y concds. de la ley 14.967).-

Cabe  aclarar  que el suscripto considera que  se  debe  conciliar el criterio sostenido por la Corte Suprema
de Justicia de la Nación en cuanto veda la confiscatoriedad (Fallos 237:292), con el piso establecido por el
artículo 22 de la ley arancelaria en cuanto  fija un honorario mínimo y -por consiguiente- siempre que no se
trascienda el límite del  33%  del  contenido economico  del  proceso  -según el criterio del Máximo
Tribunal Nacional- regular los honorarios  en el importe equivalente a los 4 jus  -esto  es,  $ 3.888-
estipulados  en  la  norma referida (art. 22 del decreto -ley 8.904/77).-   

Habida cuenta lo establecido en el artículo 3ro. de la ley 25.506, en virtud de lo normado por el segundo
párrafo del artículo 288 del Código Civil y Comercial de la Nación y teniendo en cuenta que -según la
doctrina legal de la Suprema Corte de Justicia- "...en los instrumentos generados por medios electrónicos el
requisito de la firma queda satisfecho si se utiliza una firma digital..." (S.C.B.A. Ac. A 74.409, in re
"Carnevale, Cosme O. c/ Provincia de Buenos Aires s/ Pretensión indemnizatoria"  del 8 de febrero de 2017),
el presente pronunciamiento sólo se firma digitalmente (Art. 163, inc. 9 del C.P.C.C.).-  

Dr. Rodrigo Ezequiel Bionda
Juez en lo Civil y Comercial


Logo Pragmática