Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-2038-2017
Fecha de sentencia: 21/09/2017
Carátula: RAMIL, MARIA ALEJANDRA Y OTRO/A C/ CLUB DEPORTIVO LA MOVEDIZA S/ESCRITURACION
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercial -Sala II- de Azul
Materia: ESCRITURACION
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/111

Causa nº: 2-62038-2017  
"RAMIL,  MARIA ALEJANDRA Y OTRO/A  C/ CLUB DEPORTIVO LA MOVEDIZA S/ESCRITURACION (6) "


JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 3 - TANDIL  


Sentencia Registro nº:    123   Folio: ............. 
 


En la ciudad de Azul, a los        veintiun                       días del mes de Septiembre  del año Dos
Mil Diecisiete, reunidos en Acuerdo Ordinario los Señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación en lo
Civil y Comercial Departamental, Sala II, Doctores Víctor Mario Peralta Reyes, Jorge Mario Galdós  y María
Inés Longobardi,  para dictar sentencia en los autos caratulados “Ramil María Alejandra y otro/a c/ Club
Deportivo La Movediza s/ Escrituración” (Causa N° 62.038), habiéndose procedido oportunamente a practicar
la desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del C.P.C.C.,
resultando de ella que debían votar en el siguiente orden: Dr. Peralta Reyes-Dr.Galdós- Dra. Longobardi.
Estudiados los autos, el Tribunal resolvió plantear y votar las siguientes:
-C U E S T I O N E S-

1era. ¿Es justa la sentencia apelada de fs.437/445?
2da. ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

-V O T A C I O N-

                                          A LA PRIMERA CUESTION, el Sr. Juez Dr. Peralta Reyes, dijo:
I. La demanda de escrituración que dio inicio al presente juicio fue promovida por María Alejandra Ramil
y Marcela Irene Ramil, en su carácter de cesionarias de Oscar José Ramil, y se dirigió contra la
Asociación Civil Club Deportivo La Movediza, solicitando se condene a la demandada a escriturar a favor de
las actoras el inmueble identificado con Nomenclatura Catastral: Circunscripción I, sección E, chacra 155,
parcela 4 a del Partido de Tandil, que es parte integrante del inmueble identificado como Circunscripción I,
sección E, chacra 155, parcela 4, matrícula n° 45.704 (fs.162/162vta.).
1. En su demanda adujeron las actoras que por asamblea general extraordinaria celebrada en fecha 5 de
diciembre de 1993 (cuya acta se acompañó en fotocopia certificada a fs.41/42), la asociación civil
demandada cedió a Oscar José Ramil la totalidad de los derechos que le corresponderían sobre el inmueble
objeto de autos, que –como se dijo- quedó definitivamente identificado como parcela 4 a, pese a que en el
acta de cesión se había identificado primariamente con la letra “B” (fs.163). Y sostuvieron las actoras
que la referida asamblea es complementaria de otra asamblea que se había celebrado –con anterioridad- ese
mismo día 5 de diciembre de 1993 (ver acta glosada a fs.40/40vta.), por la cual se había aceptado la opción
de compra de la totalidad de la parcela 4 de la Circunscripción I, sección E, chacra 155 del partido de
Tandil; puesto que este predio pertenecía registralmente a la sociedad comercial Canteras Villa Mónica S.A.,
y el Club La Movediza hacía uso de esa fracción desde el año 1953, aproximadamente, por un comodato
otorgado por la titular dominial para que allí se practicaran actividades deportivas (fs.164). Luego de
relatar las vicisitudes de la quiebra de Canteras Villa Mónica S.A. (fs.164vta.), adujeron las accionantes
que en fecha 16 de mayo de 1997, se suscribió la escritura pública n° 99, por la cual el Síndico de la
quiebra, de conformidad con lo autorizado por el magistrado actuante, vendió el inmueble en cuestión al Club
La Movediza (fs.165). Y señalaron, seguidamente, que el pago del precio, los gastos causídicos, de
escrituración e impuestos fueron abonados por el club, pero con dinero aportado por Oscar José Ramil de su
propio patrimonio personal, conforme lo acordado en la segunda de las asambleas celebradas el día 5 de
diciembre de 1993 (fs.165).
De esta manera dieron explicación las actoras a la resolución tomada en la segunda asamblea realizada
con fecha 5 de diciembre de 1993 (acta de fs.41/42). Surge de esta acta que el Presidente de la Asociacion
Civil, Oscar José Ramil, manifestó que la situación del club no era la más floreciente, porque arrastraba
deudas del funcionamiento del campo de deportes y de las obras que, a través de los años, se fueron
realizando con el aporte personal de quien estaba en uso de la palabra; que no habían deudas financieras ni
bancarias porque Oscar José Ramil había puesto dinero para que el club no se endeudara con terceros o
prestamistas, lo cual lo llevaría a la quiebra; y que en ese momento había que afrontar el pago de la
opción de compra del inmueble, más todos los gastos escriturarios y causídicos (ver manifestaciones de la
demanda a fs.163/163vta. y acta de fs.41). 
                                           Se hizo constar en la referida acta de fs.41/42, que luego de un
prolongado debate y resumiendo las exposiciones de diversas personas, la asamblea, por unanimidad, le formuló
la siguiente propuesta a Oscar José Ramil, que era en ese momento el presidente de la entidad y había puesto
-durante años- el dinero para el mantenimiento y las obras. Así se dijo que esa propuesta se formulaba a los
efectos de saldar total e íntegramente el dinero puesto por Oscar José Ramil, como, asimismo, los restantes
gastos de aceptación de la compra, causídicos y de escrituración, con relación a los inmuebles que
pertenecieron a Canteras Villa Mónica S.A., y que próximamente se escriturarían a favor de la asociación
civil, en virtud de la aceptación de compra decidida en la anterior asamblea cuya acta obra a fs.40/40vta.
Concretamente, dicha propuesta consistía en lo siguiente: a) Se le da a Oscar José Ramil la titularidad del
sector de terreno donde está comprendida la casa de piedra y lo aledaño a ella, que en el plano especial que
se exhibe y se suscribe conjuntamente con el acta de asamblea, lleva la identificación “B”; b) Con
relación al resto del inmueble que en el referenciado anexo está como sector “A”, el Club Deportivo La
Movediza conserva la titularidad que surgirá de la escritura que próximamente se realizará, pero le otorga
el uso, goce y disponibilidad, sin ningún tipo de restricción para usufructuarlo como mejor entienda,
siempre respetando la moral y las buenas costumbres, y pudiendo disponer del sector libremente, inclusive
pudiendo ceder total y/o parcialmente los derechos del acuerdo que se propone, por el término de veinte
años, contados a partir de esa fecha (ver acta de la asamblea a fs.41/41vta. y alegaciones volcadas en la
demanda a fs.163vta./164, donde se dice que el plazo del usufructo sería de treinta años, a diferencia de lo
que parece surgir del acta; si bien debe señalarse que en este instrumento se advierte una alteración en el
texto).         
A continuación, en el acta de esta segunda asamblea se consignó la aceptación de la propuesta por parte
de Oscar José Ramil, quien expresó: “que todo el dinero que puso y el que reste integrar para que todo el
predio quede escriturado a favor del Club, no se compensa con la propuesta, si se lo toma fríamente o como se
dice ‘en números’. Pero como todo lo que ha hecho por el Club, que es su segundo hogar y además porque
es un orgullo para él que se haya salido adelante, acepta íntegramente la propuesta de la Asamblea. A
continuación todos por unanimidad aprueban el acuerdo arribado y designan al Sr. Rubén Valin D.N.I.
12.632.800………para suscribir en representación del Club, la escritura traslativa del dominio, previa
subdivisión que se deberá formalizar a esos efectos, del sector que en el plano especial se denomina “B”
y que quedará en forma definitiva (en cuanto a la titularidad registral) a favor de Oscar José Ramil”
(acta de la asamblea a fs.41vta./42).
2. Continuaron afirmando las actoras en su demanda que, como ya se anticipó supra, en fecha 16 de mayo de
1997 se suscribió la escritura pública n° 99, por la cual el Síndico de la quiebra de Canteras Villa
Mónica S.A., de conformidad con lo autorizado por el magistrado actuante, vendió el inmueble en cuestión al
Club La Movediza, habiéndose abonado el precio, los gastos causídicos, de escrituración e impuestos, con
dinero aportado por Oscar José Ramil de su propio patrimonio personal, conforme lo acordado en la segunda de
las asambleas realizadas el día 5 de diciembre de 1993 (fs.165).
Y así se dijo en la demanda que Oscar José Ramil mantuvo la posesión de todo el inmueble en forma
ininterrumpida desde la realización de las asambleas descriptas, habiéndolo hecho a título de dueño en
relación a la fracción adjudicada en propiedad (identificada inicialmente con la letra “B” y luego
según planos con la letra 4 a), posición que transmitió a sus cesionarios por contrato del 15 de mayo de
1994 y que continúa a la fecha (cesión mediante del 6 de noviembre de 2007). En lo que respecta a la
fracción restante (identificada primero con la letra “A” y luego según planos con la letra 4 b), en el
carácter de usufructuario del uso, goce y disponibilidad, sin ningún tipo de restricción, posición que
cedió en un 50% al Dr. Osvaldo Ricardo Zarini por todo el plazo concedido y que continúa vigente
(fs.165/165vta.).
3. Seguidamente, en el escrito de demanda se calificó como compraventa a la transferencia de una
fracción del inmueble que se acordó en la mencionada segunda asamblea, y tras reseñarse todos los pasos de
la operatoria se dijo que sólo resta realizar el último paso de la misma, que es el otorgamiento de la
escritura traslativa de dominio de la porción adquirida por Oscar José Ramil, así como los restantes
trámites complementarios que viabilicen esa obligación de hacer (fs.167, primer párrafo).
Ya en la parte final de la demanda, se ocuparon de describir su legitimación las actoras María Alejandra
Ramil y Micaela Irene Ramil, haciendo referencia a las cesiones de derechos realizadas por Oscar José Ramil.
Y sostuvieron que en virtud de ello, la escritura traslativa de dominio debe ser otorgada a su favor. Dijeron
que la resistencia de la demandada a escriturar ha motivado la promoción de la demanda de autos
(fs.167/167vta.). 
II. La demanda que reseñé en el apartado precedente fue contestada por el Club Deportivo La Movediza,
atribuyendo la realización de una maniobra fraudulenta a Oscar José Ramil, quien abusando de la ignorancia y
buena fe de parte de los asistentes a la asamblea general extraordinaria del día 5 de diciembre de 1993,
procedió a adjudicarse –en forma definitiva- parte de los bienes que iban a ser comprados por el club (el
sector “B” del inmueble), y a reservarse el usufructo por veinte años del sector “A”, sin que nunca
se hayan acompañado los respectivos planos. Dijo la demandada que las subsiguientes comisiones directivas de
la entidad, por incapacidad técnica, desconocimiento o imposibilidad económica, se vieron incapacitadas de
accionar judicialmente contra Ramil. Más señaló que el día 24 de mayo de 2006 se realizó una asamblea
general extraordinaria, mediante la cual se resolvió –por unanimidad- decretar la ilegitimidad de la
asamblea del día 5 de diciembre de 1993, por ser violatoria del estatuto societario y por no encontrarse lo
decidido dentro del orden del día. Reseñó después las circunstancias por las cuales la parte actora
interpuso tan tardíamente la demanda de autos (fs.229vta./230).
Tras plantear la inoponibilidad -por falta de notificación- de la cesión de derechos esgrimida por las
accionantes (fs.230vta./232), se explayó la demandada en consideraciones sobre la inexistencia del acto
jurídico (fs.232/234vta.). Y así comenzó a analizar la compraventa alegada por las actoras, señalando que
no se encuentran reunidos los elementos esenciales de este contrato (consentimiento, objeto y causa); poniendo
de relieve que no se conformó la voluntad colectiva, que la cosa no estuvo identificada y que el precio es
inexistente (fs.235/237). Subsidiariamente planteó la prescripción liberatoria respecto de las acciones
emergentes de la cuestionada asamblea celebrada el día 5 de diciembre de 1993, atento al extenso lapso de
tiempo transcurrido (fs.237).
En la parte final del responde planteó la demandada la nulidad de la asamblea realizada el día 5 de
diciembre de 1993, señalando que la entrega de los bienes al Sr. Ramil nunca conformó parte del orden del
día, el cual sólo refería a la “situación económica financiera de la entidad”, violentándose, de
este modo, el art.237 de la ley de sociedades y el art.31 del estatuto de la asociación civil. Sostuvo que la
comisión directiva debió excusarse de votar, dado que supuestamente la transferencia de bienes era realizada
en virtud de deudas contraídas durante su gestión, las cuales nunca fueron acreditadas; configurándose así
un evidente acto defraudatorio en desmedro del patrimonio de club y en favor de quien fuera su presidente. Y
adujo, finalmente, que el Sr. Ramil también debió haberse excusado de votar, dado que se estaba
autoadjudicando bienes del club, en violación de los incisos 2 y 3 del art.54 y de los arts.248 y 272 de la
ley 19.550 (fs.237/239). 
III. Habiéndose tramitado el presente proceso se llegó al dictado de la sentencia de la anterior
instancia, en la cual se rechazaron las excepciones de prescripción y nulidad de asamblea opuestas por la
demandada Club Deportivo La Movediza, y se hizo lugar a la demanda de escrituración promovida por María
Alejandra Ramil y Micaela  Irene Ramil; condenándose a la asociación civil demandada a otorgar –en el
plazo de treinta días de adquirir firmeza el pronunciamiento- la escritura traslativa de dominio del inmueble
identificado catastralmente como Circ. I, sección E, chacra 155, parcela 4 a del Partido de Tandil, bajo
apercibimiento de otorgarla la jueza en los términos del art.510 del Código Procesal; e imponiéndose las
costas a la demandada vencida (fs.437/445).
Luego de puntualizar que los hechos de autos sucedieron durante la vigencia del Código Civil, por lo que
ésta es la norma aplicable al caso (fs.440vta.), se ocupó la a quo de la excepción de prescripción opuesta
por la demandada, señalando que la prescripción decenal de la acción de escrituración es interrumpida por
la posesión pacífica y continuada que ejerza el comprador, ya que esta importa el reconocimiento tácito y
permanente de respetar el derecho del adquirente. Con los elementos aportados a los autos tuvo por acreditada
la posesión ejercida por Ramil, por lo que sobre esta base decidió rechazar la excepción de prescripción
opuesta por la parte accionada (fs.440vta./441).
Seguidamente abordó la defensa de nulidad de asamblea articulada por la demanda, y puso de relieve que la
planteada se trata de una nulidad relativa, por cuya razón resulta de aplicación el plazo de caducidad del
art.251 de la ley 19.550, el que se halla ampliamente cumplido. Y sostuvo que aún en el supuesto de aplicarse
el art.4030 del Código Civil, también este plazo se encuentra cumplido; restándole relevancia a lo decidido
en la posterior asamblea general extraordinaria de fecha 24 de mayo de 2006 (fs.441/442vta.).
Luego calificó jurídicamente a la pretensión de la parte actora, sosteniendo que no se ha configurado
una compraventa sino un reconocimiento de deuda (fs.442vta./443vta.). Y así sostuvo que el ofrecimiento en el
mismo acto de entregar como contraprestación el lote cuya escrituración se pretende, constituye una dación
en pago, por lo que sólo resta en cabeza de la demandada la obligación de otorgar la escritura traslativa de
dominio (fs.443vta./444). En la parte final de su decisorio, se ocupó la juzgadora de las cesiones allegadas
por María Alejandra Ramil y Micaela Irene Ramil, concluyendo en que la escritura debe otorgarse a favor de
las cesionarias (fs.444/444vta.).
IV. La sentencia referida fue apelada por la parte demandada (fs.458), quien en esta instancia expresó
sus agravios mediante el escrito que obra a fs.474/484.
Sostuvo la apelante que la sentencia es arbitraria porque incurrió en una violación del principio de
congruencia, al modificar la forma en que quedó trabada la litis, con afectación de su derecho de defensa.
También se agravió porque en la sentencia se ordenó llevar adelante la escrituración tomando como base un
acto inexistente y fraudulento, que sólo busca la apropiación ilegítima por parte de los actores del
patrimonio de la institución social (fs.472vta.).
A continuación comenzó la apelante el desarrollo de sus argumentos, señalando que en la sentencia se ha
realizado una clara y correcta aplicación de lo dispuesto en el art.7 del C.C. y C. (fs.474vta.). Luego se
ocupó de la excepción de prescripción desestimada en el decisorio de grado, brindando diversas
consideraciones en respaldo de su postura (fs.475/477). Tras ello abordó lo relativo a la nulidad de asamblea
y adujo que en el caso se está ante una nulidad absoluta porque se trata de un acto societario inexistente
(fs.477/478). Desarrolló posteriormente su planteo de violación del principio de congruencia, señalando que
la magistrada modificó un elemento relevante de la pretensión (fs.478vta./480). Trató seguidamente la
alegada inexistencia del acto jurídico, aduciendo que el mismo no cumple sus elementos tipificantes, que son
el consentimiento, objeto y causa; sosteniendo, entre otras alegaciones, que en ningún momento la parte
actora ha podido identificar cuáles fueron las deudas que la entidad poseía con Oscar José Ramil
(fs.480vta./483). También aseveró que el reconocimiento de deuda que surge de la calificación dada en la
sentencia, no cumplimenta los recaudos exigidos por el art.722 del Código Civil (fs.483), y consideró
aplicable al caso el art.788 del mismo código (fs.483vta.).
La expresión de agravios fue contestada por la contraparte (fs.486/491vta.), tras lo cual se
cumplimentaron los pasos procesales de rigor, se llamaron autos para sentencia (fs.498) y se practicó el
sorteo de ley (fs.499), habiendo quedado las actuaciones en condiciones de ser examinadas a los fines del
dictado de la presente sentencia.
V. Corresponde señalar, en primer término, que la cuestión de autos debe resolverse conforme a las
normas del Código Civil, puesto que los hechos se cumplieron en su totalidad durante la vigencia de este
ordenamiento (art.7 del C.C. y C.). Así se decidió en la sentencia apelada (fs.440vta.), sin que haya
mediado ningún cuestionamiento por parte de la recurrente (fs.474vta.). De todos modos, el código
actualmente vigente será tomado como una valiosa pauta hermenéutica, en aquéllos aspectos donde resulte
compatible con el Código Civil, que es la ley aplicable al caso en juzgamiento. 
VI. Cabe abordar, en primer término y por razones lógicas, el planteo de nulidad de asamblea articulado
por la parte demandada, puesto que la pretensión de la actora se encuentra sustentada en la decisión
recaída en la asamblea general extraordinaria del día 5 de diciembre de 1993; motivo por el cual este
tribunal dispuso que la presente excepción se incluyera en el ámbito de debate de este proceso (véase la
resolución dictada a fs.271/276). Y ya puntualicé que este planteo de nulidad asamblearia estuvo basado en
que la entrega de los bienes al Sr. Ramil nunca conformó parte del orden del día, el cual sólo refería a
la “situación económico financiera de la entidad”; a lo que se agregó que la comisión directiva debió
excusarse de votar y que también debió haber procedido de esa manera Oscar José Ramil (véase la reseña
realizada en el apartado II, último párrafo).
Pues bien, en la sentencia apelada se desestimó este planteo al señalarse que la nulidad pretendida es
relativa, por lo que resulta de aplicación el plazo de caducidad del art.251 de la ley 19.550, el que se
encuentra ampliamente cumplido; habiéndose agregado que aún en el supuesto de aplicarse el art.4030 del
Código Civil, también este plazo se encontraría cumplimentado (ver el resumen efectuado en el apartado III,
tercer párrafo).
Si se examina el escrito portador de los agravios de la parte demandada apelante, se concluye en que el
mismo no contiene ninguna crítica concreta y razonada sobre la aplicación al caso del plazo de caducidad
previsto en el art.251 de la ley 19.550, o bien del plazo de prescripción contemplado en el art.4030 del
Código Civil (art.260 del Cód. Proc.). La crítica de la apelante se encuentra centrada en que en la
sentencia se consideró que los vicios pueden ser subsanados y que, por ende, se está ante una nulidad
relativa (fs.477vta.). Así adujo la recurrente que claramente nos encontramos ante vicios que acarrean la
nulidad absoluta de la asamblea extraordinaria realizada el día 5 de diciembre de 1993, puesto que se trata
de un acto jurídico inexistente, al no haberse dado las condiciones necesarias para conformar la voluntad
societaria, no alcanzándose las mayorías necesarias, ni conformándose debidamente el orden del día
(fs.477vta./478). 
Se ha debatido en doctrina y jurisprudencia acerca de la aplicación a las asociaciones civiles del plazo
de caducidad contemplado en el art.251 de la ley de sociedades, o si bien en estos supuestos la acción de
impugnación se encuentra sometida al plazo de prescripción establecido en el art.4030 del Código Civil
(conf. Biagosch, Asociaciones civiles, 2da edición, Bs. As. 2006, págs.391 a 396). De todas maneras, esta
cuestión no debe ser abordada en el sub exámine, puesto que –como ya lo señalé- no ha mediado ninguna
crítica de la recurrente sobre esta temática. Lo que esa parte sostiene en su expresión de agravios es que
la nulidad que aqueja a la asamblea extraordinaria es absoluta, por cuanto se trata de un acto jurídico
inexistente. Y aunque nada se dice en el escrito en tratamiento, incurriéndose en insuficiencia recursiva,
podría pensarse que de ese carácter absoluto que se le atribuye a la nulidad articulada, se pretendería
extraer la imprescriptibilidad de la acción de impugnación de la asamblea. Así destaca Biagosch que la
distinción entre nulidades absolutas y relativas –propia del derecho civil- es aplicable al campo del
derecho societario y, por lo tanto, el plazo fijado por el art.251 de la ley 19.550 sólo comprende a las
nulidades relativas y no a las absolutas, pues la acción derivada de una nulidad absoluta no es prescriptible
(ob. cit. págs.392, 393 y 394).
Pero, claro está, el planteo de la apelante carece de asidero porque no hay ningún elemento de la causa
que permita concluir en que la nulidad atribuida a la asamblea pueda ser absoluta, porque para que así lo
fuera debería mediar una afectación del orden público, la moral o las buenas costumbres, utilizando –como
guía interpretativa- el concepto receptado en el art.386 del Código Civil y Comercial. En el caso en examen
no puede alegarse ninguna afectación del orden público o de intereses generales, sino que lo que está en
juego es un interés particular. Así se han expresado los siguientes conceptos con relación a las
sociedades, los que también resultan de aplicación al sub caso: “Los vicios en la formación de la
decisión asamblearia (convocatoria, publicidad, asistencia, quórum, orden del día, información y
deliberación, votación y proclamación, confección de acta) tan sólo podrán motivar nulidades relativas.
Por ende, no existen en las normas que establecen los recaudos antes nombrados elementos que permitan
calificarlas de orden público; respecto de ellas, sólo pueden plantearse conflictos intersubjetivos
perfectamente encauzables mediante la acción prevista en el art.251. En consecuencia, cuando los accionistas
que consideren afectados sus derechos, voluntariamente deciden no ejercer el derecho a impugnar el acto en el
que no se haya representado, o cuando lo hagan tardíamente (tal lo acontecido en la especie), no se afecta el
interés público, ni las buenas costumbres (art.21, Cód. Civil), en razón de tratarse de derechos
disponibles” (Grispo, Tratado sobre la ley de sociedades comerciales, tomo 4, pág.610).
Por todo lo expuesto, propicio la confirmación de la sentencia apelada en cuanto rechazó la excepción
de nulidad de asamblea opuesta por la demandada (arts.1047, 1048, 1058, 4030 y ccs. del Cod. Civil).
VII. Emana de la reseña efectuada en los apartados anteriores, que en el escrito de demanda se calificó
como compraventa a la transferencia a favor de Oscar José Ramil de una fracción del inmueble de propiedad de
la Asociación Civil Club Deportivo La Movediza, que fue decidida en la cuestionada segunda asamblea realizada
el día 5 de diciembre de 1993 (acta de fs.41/42). Y aquí es menester recordar que esta segunda asamblea fue
complementaria de otra asamblea que se había celebrado –con anterioridad- ese mismo día (acta de fs.40),
por la cual la institución aceptó la opción de compra de la totalidad del inmueble que por entonces
pertenecía a Canteras Villa Mónica S.A., empresa que se encontraba en quiebra (aquí debe acotarse que por
instrumento público de fecha 16 de mayo de 1997, el Síndico de la quiebra de Canteras Villa Mónica S.A.,
procedió a escriturar la totalidad del inmueble a favor de la asociación civil demandada). 
                                           Pues bien, ya describí en el punto 1 del apartado I de este voto,
la propuesta que en esa asamblea se le formuló, por unanimidad, a Oscar José Ramil (quien era en ese momento
el presidente de la entidad), y la aceptación de la propuesta que seguidamente efectuó éste último.
Concretamente, la transferencia de una parte del inmueble a favor de Oscar José Ramil, tenía por objeto
saldar la deuda que con éste mantenía el Club Deportivo La Movediza, en virtud de haber afrontado –durante
años- los gastos de mantenimiento y las obras del club, y, además, por tener que afrontar los restantes
gastos de aceptación de la compra, causídicos y de escrituración con relación al inmueble que
próximamente se escrituraría a nombre de la asociación civil. Estos son los términos literales del acta de
la cuestionada asamblea, por lo que a partir de los mismos será menester dilucidar la cuestión planteada en
autos, donde se observan posturas encontradas de los litigantes en el momento de trabarse la litis. 
En efecto, partiendo de la base de la calificación como compraventa que se le había dado en la demanda a
la relación jurídica habida entre las partes, al contestar la demanda la asociación civil accionada,
planteó la inexistencia del acto jurídico, poniendo de relieve que no se encuentran reunidos los elementos
del mismo  (consentimiento, objeto y causa), ni tampoco otros elementos característicos del contrato de
compraventa (cosa y precio), porque no se conformó la voluntad colectiva, la cosa no estuvo identificada y el
precio es inexistente (fs.232/237). Con respecto a la falta de consentimiento se dijo en el responde que es
imposible que se haya conformado la voluntad colectiva, cuando la fraudulenta transmisión de los bienes que
hoy se intentan escriturar, nunca figuró en el orden del día; el adquirente de los mismos fue el presidente
de la comisión directiva (hecho expresamente prohibido en el estatuto); y fue dicho presidente el cual votó
a favor de engrosar su patrimonio en desmedro de la institución que debía representar (fs.235vta./236). Con
respecto al objeto se sostuvo que los planos que se acompañan resultan ser muy posteriores a la cuestionada
asamblea, siendo imposible identificar la cosa cuya escrituración se solicita (fs.236). Y en lo tocante al
precio se sostuvo que se repitió –casi de forma dogmática- que el precio pagado fue en compensación de
deudas que el club tenía con Ramil, omitiéndose demostrar cuál fue ese precio, siendo imposible determinar
el monto del mismo por la simple y sencilla razón de que nunca existió (fs.236/236vta.).
Pero claro, todo este bagaje argumental que constituyó la columna vertebral de la contestación de
demanda, quedó completamente soslayado en la sentencia de la anterior instancia, puesto que la magistrada
realizó una diferente calificación jurídica de la trama fáctica, al señalar –con citas de la casación
provincial- que no incumbe a las partes escoger las normas que regulan la controversia planteada, sino que por
aplicación del principio iura novit curiae, corresponde al sentenciante el encuadre jurídico adecuado de la
cuestión sometida a debate, con prescindencia del derecho invocado (art.163 inciso 6 del código ritual;
S.C.B.A., L 118201 del 24/5/2016, L 117346 del 26/8/2015, L 114804 del 18/9/2013, entre otros). Fue así que
la juzgadora ponderó la cuestionada asamblea del día 5 de diciembre de 1993, y sostuvo que “allí se
reconoció que el Sr. Oscar José Ramil, presidente del Club, fue quien aportó durante años el dinero para
el mantenimiento y las obras de la entidad y efectuó las erogaciones para la adquisición de los terrenos
aludidos, como así también afrontó los gastos devengados por la intervención a esos efectos en la quiebra
de la titular dominial. Por ello, y en el mismo acto se le propuso como contraprestación la entrega en
propiedad de la fracción de terreno donde se encontraba comprendida la casa de piedra y lo aledaño a ella,
que en la ocasión identificaron como “B”, en tanto que respecto del otro sector del inmueble identificado
por los asambleístas como sector “A”, se le otorgó el usufructo por el término de treinta años”
(fs.442vta./443).
Y luego de este análisis del entramado fáctico sentó la a quo una de las conclusiones basales de su
pronunciamiento, al expresar que no cabe dudas de que la situación descripta no configura un contrato de
compraventa como pretende la actora, sino que se desprende, en primer lugar, la existencia de un
reconocimiento de deuda efectuado por el club demandado a favor de Oscar José Ramil (arts.718, 719 y 722 del
Código Civil), que en este caso fue expreso al reconocer el órgano deliberativo del club demandado la deuda
existente respecto de Ramil, por las sucesivas erogaciones en dinero por él realizadas para el mantenimiento
de la institución, construcción de obras y adquisición en la quiebra de las fracciones de terreno cuya
titularidad dominial era de la fallida Canteras Villa Mónica (fs.443vta., primer párrafo). Partiendo de la
base de dicho reconocimiento de deuda, prosiguió afirmando la a quo que el ofrecimiento formulado en el mismo
acto de entregar como contraprestación el lote cuya escrituración se pretende, constituye una dación en
pago contemplada en los arts.779 a 783 del Código Civil, bajo la denominación pago por entrega de bienes.
Dijo la juzgadora que esta clase de pago se caracteriza como el cumplimiento de una prestación distinta de la
debida con ánimo de cancelar la deuda, con aceptación por parte del acreedor; todo lo cual surge claramente
del texto del acta de la asamblea general extraordinaria del día 5/12/93. Agregó que las decisiones de esta
asamblea resultan obligatorias para la entidad demandada, en virtud de que, previamente, había desestimado el
planteo de nulidad de asamblea articulado por la demandada (fs.443vta., segundo párrafo). Y sobre la base de
este encuadre jurídico de los hechos sucedidos en la asamblea, calificados como un reconocimiento de la deuda
que la entidad mantenía con su entonces presidente, Oscar José Ramil, y como un ofrecimiento de cancelar esa
deuda mediante la entrega en propiedad del inmueble, con la expresa conformidad del acreedor, aseveró la
sentenciante que: “sólo resta en cabeza de la demandada la obligación de otorgar la escritura traslativa
de dominio, ya que este derecho no se perfecciona sino con el otorgamiento de la escritura pública y su
debida inscripción (arts.1184 inciso 1°, 1185, 1187 y 2505 del C. Civil), por lo que corresponde hacer lugar
a la demanda de escrituración intentada” (fs.443vta./444).    
VIII. Esta forma de resolver el litigio ha motivado la crítica de la demandada perdidosa, quien -desde el
inicio de su pieza recursiva- hizo constar que con absoluta arbitrariedad, la a quo ha violentado el principio
de congruencia, modificó la forma en la que fue oportunamente trabada la litis y afectó directamente el
constitucional derecho de defensa de su parte. Y agregó que de ese modo, ordenó llevar adelante una
escrituración tomando como base un acto inexistente y fraudulento, que sólo busca la apropiación ilegítima
por parte de los actores del patrimonio de la institución social (fs.472vta.). 
Entiendo que en la sentencia apelada no se ha producido la transgresión del principio de congruencia
denunciada en el escrito de expresión de agravios, pues luego de valorar la plataforma fáctica del presente
juicio, en ejercicio de facultades que le son propias, la juzgadora encuadró jurídicamente los hechos
alegados y probados en las normas que consideró aplicables, utilizando una motivación jurídica que ninguna
de las partes había invocado (arts.34 inciso 4 y 163 inciso 6 del Cód. Proc.). Así se ha sostenido que
“conforme al principio iura novit curia, el juez tiene la facultad y el deber de examinar los litigios y de
dirimirlos según el derecho vigente, calificando de modo autónomo la realidad fáctica y subsumiéndola en
las normas jurídicas que la rigen, con prescindencia de los fundamentos que enuncien las partes, pero siempre
enmarcado dentro de las situaciones presentadas por las partes y de los términos de la litis. La aplicación
de este principio no se extiende a alterar las bases fácticas del litigio, ni la causa petendi, ni tampoco a
la admisión de hechos o defensas no esgrimidas por las partes” (conf. Principio Dispositivo, Loutayf Ranea
director, Bs. As. 2014, págs.342 y 343, con cita de variada jurisprudencia).
Por supuesto que el juez en ejercicio de dichas facultades, debe cuidarse de no introducir alteraciones a
la traba de la litis, debiendo respetar tanto la pretensión como la oposición, en la totalidad de sus
elementos (sujetos, objeto y causa). El ejercicio del iura curia novit debe detenerse cuando se desnaturalice
la pretensión, alterando la causa, o acordando al pretensor algo distinto de lo pedido, o cuando el actuar
oficioso importe reconocer defensas que el demandado no hizo valer en el responde (Azpelicueta-Tessone, La
alzada, Poderes y deberes, pág.195). O sea que el principio iuria curia novit no autoriza a apartarse de las
pretensiones y defensas de las partes, y si bien el juez en ejercicio de esa facultad debe calificar
jurídicamente las pretensiones deducidas aplicando el derecho que corresponde al caso, está limitado por
aquellas circunstancias en donde tiene vigencia el principio dispositivo. Es decir, el juez debe utilizar la
norma que sea aplicable al caso, pero siempre enmarcado dentro de las peticiones y situaciones presentadas por
las partes, es decir, dentro de los pedimentos y hechos alegados por ellas (conf. Loutayf Ranea, ob. cit.
págs. 351 y 352). En definitiva, el principio dispositivo no rige respecto de la fundamentación jurídica,
en esta materia, es decir en la del derecho aplicable a cada caso, no tiene vigencia el principio dispositivo;
ello por cuanto la aplicación del derecho constituye actividad propia de la jurisdicción (iudicium). El
juzgador no tiene el deber de seguir las alegaciones jurídicas realizadas por las partes; puede utilizar como
fundamentación jurídica de su fallo preceptos que ellas no hayan invocado o que hayan manejado
erróneamente, pero siempre partiendo de los hechos presentados por las partes (C.S.J.N., Fallos 327:2471,
322:960, 334:120, 323:2456, 324:2946, 326:3050, entre  muchos otros; conf. Loutayf Ranea, ob. cit. págs.349 y
350).
Deteniéndose en los elementos de la pretensión y de la oposición esgrimidas en el presente proceso, es
posible visualizar que en la sentencia no se ha producido la violación del principio de congruencia que la
apelante ha denunciado, pues no medió alteración de los elementos de la pretensión y de la oposición
(véase sobre el particular, Palacio, Derecho Procesal Civil, tomo I, págs.387, 388 y 389). Con respecto a
los sujetos demás está decir que en el caso no medió alteración alguna; lo que tampoco aconteció con el
objeto de la pretensión, pues la juzgadora se ha ceñido a otorgar el efecto jurídico que se persiguió a
través de la misma, concretamente, la pretendida condena a escriturar el bien inmueble motivo del litigio. Y
en lo que atañe a la causa, fundamento o título de la pretensión, tampoco se advierte que en la sentencia
se haya incurrido en una desnaturalización de la misma, pese a que en el escrito portador de los agravios se
denunció la modificación de un “aspecto relevante de la pretensión del actor mediante la mutación de un
sub-elemento causal, partiendo posiblemente de la equivocada comprensión del legítimo ámbito de aplicación
constitucional del principio iura novit curia, violentando el principio de congruencia…” (fs.480).
Siguiendo a Palacio, la causa de la pretensión consiste en la invocación de una concreta situación de
hecho a la cual el actor asigna una determinada consecuencia jurídica. Tal invocación no actúa, en rigor,
como razón justificante de la pretensión, sino que tiene por objeto particularizarla o delimitarla,
suministrando al juez el concreto sector de la realidad dentro del cual debe juzgar el caso. La causa de la
pretensión, por lo tanto, no debe ser confundida con los argumentos de hecho expuestos por el actor, ni,
mucho menos, con la norma o normas jurídicas invocadas por éste. El juez, en efecto, debe decidir si se ha
operado o no la consecuencia jurídica afirmada por el actor, pero para ello le es indiferente la designación
técnica que aquél haya asignado a la situación de hecho descripta como fundamento de la pretensión, desde
que es consustancial a la función decisoria la libertad en la elección de la norma o normas que
conceptualizan el caso (iura novit curia). No es por lo tanto la norma la que individualiza la pretensión,
sino los hechos afirmados en la medida de su idoneidad para producir un determinado efecto jurídico (autor
citado, Derecho Procesal Civil, tomo I, págs.388 y 389). 
En definitiva, en la particular situación que se ha presentado en autos, la parte actora pretende la
escrituración de la fracción del inmueble objeto del litigio, con invocación de la decisión recaída en la
asamblea general extraordinaria celebrada el día 5 de diciembre de 1993 (acta de fs.41/42), o sea que esta es
la concreta situación de hecho a la cual la demandante le asignó una determinada consecuencia jurídica.
Dicho de otro modo, según el planteo de la demanda, la decisión asamblearia tendría como consecuencia
jurídica la obligación de escriturar el inmueble a favor de las actoras. Y para sustentar su postura,
calificó como compraventa a la relación jurídica habida entre las partes. A su vez, en la oposición
formulada por la asociación civil demandada se planteó la inexistencia del acto jurídico por considerarse
que no se conformó la voluntad colectiva, la cosa no estuvo identificada y el precio es inexistente; o sea
que, a criterio de la accionada, en el caso no se encuentran reunidos los elementos que caracterizan al
contrato de compraventa; se negó, en consecuencia, que de los hechos acreditados en autos pueda derivarse la
obligación de escriturar pretendida en la demanda (arts.330, 354 y ccs. del Cód. Proc.). 
                                           Se desprende de todo ello que en la sentencia apelada no se violó
el principio de congruencia, al no haberse desnaturalizado ninguno de los elementos de la pretensión ni de la
oposición, puesto que únicamente se realizó una calificación jurídica de la trama fáctica que es
diferente a la que habían invocado los litigantes. Así se decidió en la sentencia que en la referida
asamblea hubo un expreso reconocimiento de deuda efectuado por el club demandado a favor de Oscar José Ramil,
que el ofrecimiento de transferirle la fracción del inmueble a éste último importó una dación en pago, y
que, por ende, sólo resta en cabeza de la demandada la obligación de otorgar la correspondiente escritura
traslativa de dominio. Por lo tanto, el agravio en análisis debe ser desestimado, lo que desde ya dejo
planteado (arts.34 inciso 4, 163 inciso 6 y ccs. del Código Procesal). 
IX. Superada la alegación de la apelante sobre una supuesta violación del principio de congruencia,
considero que se encuentra ajustada a derecho la sentencia apelada en cuanto calificó como reconocimiento de
deuda y dación en pago a la decisión asamblearia que refleja el acta de fs.41/42, y con sustento en ello
hizo lugar a la demanda de escrituración; siendo inaudibles las diversas alegaciones contenidas en el escrito
de expresión de agravios, donde se intentan refutar estos asertos y se insiste sobre un supuesto acto
inexistente y fraudulento tendiente a la apropiación ilegítima por parte de los actores del patrimonio de la
institución social (fs.472vta.).
1. En primer lugar, al haber quedado desestimado el planteo de nulidad de la decisión asamblearia
formulado por la demandada (tópico del que me ocupé en el apartado VI), no quedan dudas de que esta reunión
de las personas físicas que conforman la entidad y permite su existencia, constituye el elemento subjetivo
propio de las asociaciones. Siendo ello así, es importante recordar que la asamblea se presenta como el medio
por el cual los socios en la asociación civil toman sus decisiones y conforman de tal manera la voluntad
social, que deberá ser respetada por todos los socios y se considerará la voluntad de la entidad (conf.
Biagosch, Asociaciones civiles, 2da edición, págs.365 y 366).
Por lo demás, si se analiza el contenido del acta de fs.41/42, puede visualizarse que a la asamblea
concurrió un número considerable de asociados, los que estamparon su firma al margen del acta (ver fs.41).
El punto primero del orden del día versaba sobre la situación económico-financiera de la entidad, y sobre
el particular comenzó exponiendo el presidente Oscar José Ramil, quien hizo referencia a las charlas
mantenidas dentro de la comisión directiva e inclusive con los socios en forma permanente, lo que pone de
relieve que no se trató de una cuestión introducida intempestivamente en la reunión social. Fue así que el
nombrado señaló que la situación del club no era la más floreciente, porque arrastraba deudas provenientes
del funcionamiento del campo de deportes, como asimismo de todas las obras que a través de los años se
realizaron, a lo que se adicionaba que en ese momento se debía afrontar el pago de la opción de compra más
todos los gastos escriturarios y causídicos. Dentro de ese relato,  Oscar José Ramil dejó constancia del
aporte de dinero que había realizado para evitar que el club se endeudara con terceros o prestamistas.
También se volcó en el acta de la asamblea la existencia de un prolongado debate y de exposiciones de nueve
asambleístas que son expresamente nombrados, entre otros (ver fs.41). Tras lo cual, por unanimidad, la
asamblea le formuló a Oscar José Ramil la propuesta de transferirle una parte del inmueble, a los efectos de
saldar total e íntegramente el dinero que éste había puesto, así como también lo que debía afrontar para
concretar la opción de compra del predio; propuesta que fue aceptada por Ramil, tal como ya lo he dejado
puntualizado supra (fs.41/41vta.).  
Lo señalado en el párrafo precedente ha sido enteramente ratificado por algunos de los testigos que
depusieron en la causa, siendo por demás explicativos los testimonios de Eduardo Cruz (fs.370/371) y de
Osvaldo Omar Janeiro (fs.372/372vta.), que no habré de reproducir en homenaje a la brevedad. Estos dichos
ostentan suficiente eficacia probatoria, al no mediar ninguna constancia de la causa que permita dudar de la
veracidad de tales aserciones. Por el contrario, la declaración de Ruben Omar Valin se presenta carente de
toda credibilidad, pues colocándose en contradicción con su actuación anterior, negó que el club
mantuviera una deuda con Oscar José Ramil y formuló cuestionamientos sobre la asamblea realizada en el año
1993 (fs.375vta./376). En efecto, estas manifestaciones que efectuó Ruben Omar Valin en calidad de testigo,
se encuentran en franca contradicción con la actuación que el mismo había tenido en la cuestionada asamblea
del día 5 de diciembre de 1993, donde formuló una exposición sobre la temática planteada (fs.41 in fine),
y no estuvo en desacuerdo con la decisión adoptada en la reunión de socios, donde se aprobó por unanimidad
el acuerdo al que se había arribado mediante la propuesta y su inmediata aceptación (fs.41 in fine y
fs.41vta., in fine). Y, más aún, Ruben Omar Valin fue la persona designada por la asamblea para suscribir en
representación del club la escritura traslativa de dominio, previa subdivisión del sector que en el plano
especial se denominó “B” y que quedaría en forma definitiva (en cuanto a su titularidad registral) a
favor de José Oscar Ramil; debiendo aclararse que el número de documento de esta persona es coincidente con
el que consta en el acta de recepción de la declaración testimonial (ver fs.41vta., in fine, fs.42 y
fs.375). Algo similar corresponde señalar con respecto a la declaración de Domingo Santos Gianarelli, quien
desconoció la deuda que el club mantenía con Oscar José Ramil (fs.377vta.), más, sin embargo, participó
en la cuestionada asamblea mediante una exposición sobre el punto planteado, sin haber formulado ningún
cuestionamiento con relación al acuerdo plasmado en la misma (ver fs.41 in fine). Corresponde puntualizar,
finalmente, que las declaraciones de Mauricio Grecco y de Ernesto Eduardo Valin, no presentan datos de
relevancia (fs.373/373vta. y 374/374vta.) (arts.384, 456 y ccs. del Cód. Proc.).
Una última reflexión cabe efectuar con respecto a la declaración testimonial del Dr. Osvaldo Ricardo
Zarini, por haber sido el letrado que intervino en el trámite del proceso concursal donde la asociación
civil obtuvo la escrituración del inmueble (ver expediente n° 26.987/93, agregado por cuerda, caratulado:
“Canteras Villa Mónica s/quiebra s/incidente de verificación tardía”). Pues bien, la actuación de este
profesional no ha merecido reproches de ninguna índole, sino que, por el contrario, su labor ha sido
considerada totalmente exitosa por la aquí demandada (ver fs.229, último párrafo, y fs.473, tercer
párrafo), por lo que sus manifestaciones presentan especial valía a los fines de corroborar lo que surge de
los demás elementos probatorios de la causa hasta aquí examinados (art.384 y 456 del Cód. Proc.). Y si se
analiza esta declaración testimonial se observa que en la misma se hace referencia al aporte de dinero que
realizó Oscar José Ramil para afrontar los gastos de funcionamiento y mantenimiento de la entidad, así como
también para sufragar las erogaciones del referido proceso concursal; razón por la cual, en la asamblea
general extraordinaria del día 5 de diciembre de 1993, se decidió compensarlo mediante la cesión de una
fracción del inmueble (ver los dichos de fs.393/395vta.).
2. Se desprende de todo lo antedicho que carece de todo asidero el planteo recursivo de la apelante, quien
procura señalar la ausencia de una voluntad social configurativa del elemento subjetivo de la asociación,
pues la misma ha sido expresada –con absoluta claridad- a través de los mecanismos asociativos pertinentes
(arts.31, 32, 33, 35, 36, 40, 41, 897, 898, 913, 914, 915, 917 y ccs. del Cód. Civil; art.233, 249 y ccs. de
la ley 19.550; arts.141, 148, 158, 168, 170, 171, 178 y ccs. del Código Civil y Comercial, aplicable como
pauta hermenéutica). Y la decisión adoptada en la cuestionada asamblea está reflejando, sin lugar a dudas,
el expreso reconocimiento de la deuda que la asociación civil mantenía con Oscar José Ramil, con arreglo a
lo establecido en los arts.718, 719 y 722 del Código Civil, siendo ajustada a derecho la conclusión sentada
en la sentencia apelada (fs.443vta., primer párrafo). Por lo demás, también resulta acertado el
pronunciamiento apelado, en cuanto entendió que dicha decisión asamblearia contiene el ofrecimiento en el
mismo acto de entregar como contraprestación el lote cuya escrituración se pretende, lo que constituye una
dación en pago en los términos de los arts.779 a 783 del Código Civil (fs.443vta., segundo párrafo). Como
natural derivación de estas conclusiones, se dijo en la sentencia en examen que “habiendo reconocido la
demandada la deuda dineraria que mantenía con su entonces presidente, Sr. Oscar Ramil, por los desembolsos
que éste hiciera en favor de la entidad y ofrecido cancelarla mediante la entrega en propiedad del inmueble
allí descripto –a lo que prestó oportuna conformidad el acreedor- sólo resta en cabeza de la demandada la
obligación de otorgar la escritura traslativa de dominio, ya que este derecho no se perfecciona sino con el
otorgamiento de la escritura pública y su debida inscripción” (fs.443vta./444).
3. Los restantes cuestionamientos de la demandada apelante, con la finalidad de sustentar su planteo de
inexistencia del acto jurídico, tampoco merecen ser receptados, tal como lo pondré de resalto seguidamente.
Dentro de la calificación como compraventa del acto jurídico motivo de autos (que, como se vio, fue
soslayada en la sentencia apelada), en su escrito de responde adujo la demandada que se repitió –casi de
manera dogmática- que el precio pagado fue en compensación de deudas que el club tenía con Ramil,
omitiéndose demostrar cuál fue ese precio, siendo imposible determinar el monto del mismo por la simple y
sencilla razón de que nunca existió (ver fs.236/236vta.). Y ante la calificación dada en la sentencia de
reconocimiento de deuda y dación en pago, sostuvo la demandada en su expresión de agravios que, analizando
la conformación propia del acto jurídico de reconocimiento de deuda, el mismo también debe ser declarado
inexistente dado que el art.722 del Código Civil dispone que este acto debe contener la causa original, su
importancia y el tiempo en el cual fue contraída. Así sostuvo que respecto a la obligación original, la
misma nunca fue debidamente acreditada y ni siquiera identificada, recurriéndose a simples generalidades,
siguiendo la misma suerte el importe y la fecha en la cual se contrajo la deuda (fs.483).
Este planteo de la apelante no puede ser admitido en modo alguno, porque se encuentra en pugna con la
interpretación que ha realizado la doctrina sobre el mencionado art.722 del Código Civil. Así expresa
Llambías que las enumeraciones que trae esta norma son de carácter dispositivo y no imperativo,
constituyendo una recomendación o consejo destinado a hacer más claro e indubitable el reconocimiento
(Tratado de derecho civil, obligaciones, tomo II-B, págs.77 y 78, con cita de Borda, Obligaciones, tomo I,
n° 645, pág.432; en un mismo orden de ideas, Pizarro-Vallespinos, Instituciones de derecho privado,
Obligaciones, tomo 3, págs.440 y 441). Pues bien, con las constancias de la causa ha quedado debidamente
demostrada la obligación original que fue reconocida en la reunión de socios de la institución, más allá
de que no haya habido una exacta comprobación de su monto. La circunstancia de que los aportes de dinero
efectuados por Oscar José Ramil se hayan producido en diferentes momentos y a lo largo del tiempo, y el
consenso generalizado de los socios -manifestado en la decisión unánime de la asamblea- acerca de la
existencia de estos desembolsos, permite tener por acreditados los extremos previstos en el art.722 del
Código Civil (arts.163 inciso 5, 375, 384 y ccs. del Cód. Proc.). Es por estas razones que deviene inaudible
el argumento introducido en la expresión de agravios.
También debe ser desestimado el planteo esbozado en la pieza recursiva con invocación del art.788 del
Código Civil (fs.483vta.), pues esta norma se encuentra ubicada en el capítulo destinado al pago de lo que
no se debe y refiere a la mala fe de quien recibió el pago, supuesto completamente ajeno a la situación
fáctica debatida en autos. La afirmación de la recurrente en el sentido de que habría mediado una maniobra
defraudatoria del presidente contra la asociación civil, no surge en modo alguno de los elementos probatorios
aportados al proceso (arts.163 inciso 5, 330, 354, 375, 384, 456 y ccs. del Cód. Proc.).   
Por último, con respecto a la cosa objeto de la dación en pago, ha insistido la demandada en que la
misma nunca fue debidamente identificada en la asamblea extraordinaria del día 5 de diciembre de 1993,
habiéndose acompañado a la demanda planos realizados con posterioridad, sin que los mismos fueran
presentados en algún momento a la institución, ni aceptados (fs.484, segundo párrafo). Por el contrario, en
el acta de la asamblea se hizo constar, con precisión, que la fracción del inmueble cuya titularidad se le
otorgó a Ramil, consistía en el sector donde está comprendida la casa de piedra y lo aledaño a ella, que
en el plano especial exhibido y suscripto conjuntamente con el acta, lleva la identificación “B”
(fs.41vta.). También surgen del testimonio del Dr. Osvaldo Ricardo Zarini, el sector del inmueble que le fue
dado en propiedad a Ramil y el otro sector que fue objeto de un comodato gratuito (fs.394vta./395). Y, por
último, en el plano de mensura, división y cesión de calle confeccionado por los Agrimensores Jorge y
Carlos Zabaleta, se observa que del predio originario resultaron las parcelas 4 a y 4 b (fs.360), sin que
medie alguna constancia de la causa de la cual pueda extraerse que la subdivisión definitiva del inmueble se
apartó de lo que fue objeto de la decisión asamblearia. Más aún, la demandada no formuló ninguna
impugnación concreta en torno al referido plano de subdivisión del inmueble, por lo que el planteo en
escorzo carece de sustento (arts.375 y 384 del Cód. Proc.).
X. Habiendo quedado desestimado el planteo de nulidad de asamblea formulado por la demandada (véase el
apartado VI de este voto), y en virtud de que la decisión asamblearia contenida en el acta de fs.41/42,
configuró un reconocimiento de la deuda que la entidad mantenía con Oscar José Ramil, así como también
una dación en pago de la fracción del inmueble objeto de autos (lo que fue aceptado por el acreedor),
resulta indudable que sólo resta en cabeza de la demandada la obligación de otorgar la escritura traslativa
de dominio, conforme se decidió en la sentencia apelada donde se hizo lugar a la demanda de escrituración
incoada (fs.443vta./444). Dicho en otros términos, la decisión asamblearia cuya invalidez persiguió
–infructuosamente- la parte accionada, constituye la causa fuente del derecho invocado por la parte actora,
tal como lo sostuvo este tribunal en anterior decisorio dictado en este mismo proceso (ver fs.273vta., último
párrafo). 
De este modo, ahora corresponde abordar el planteo de prescripción de las acciones emergentes de la
cuestionada asamblea, que en atención al extenso lapso de tiempo transcurrido, formuló la accionada en su
escrito de responde (fs.237). Sobre este punto sostuvo la a quo –aunque en referencia a la compraventa- que
la prescripción decenal de la acción de escrituración (art.4023 del Código Civil), es interrumpida por la
posesión pacífica y continuada que ejerza el comprador y que resulte de la tradición del inmueble que
oportunamente le haya hecho el vendedor, ya que ésta importa un reconocimiento tácito y permanente de
respetar el derecho del adquirente (art.3989 del Código Civil) (fs.440vta./441). En un reciente
pronunciamiento sobre esta temática, ha señalado este tribunal que en lo que toca a la configuración de la
aludida causal de interrupción de la prescripción consagrada en el art.3989 del Código Civil, en los
supuestos de la acción de escrituración planteada por un comprador por boleto de compraventa, la Suprema
Corte dijo que “la posesión permanente del bien prometido en venta, tolerada por el vendedor, constituye un
factor interruptivo de la prescripción en los términos del art.3989 del Código Civil” (SCBA, Ac. 43971,
“Zubillaga, Héctor Raúl y otros…”, del 17/03/92, pub. A y S 1992 I, pág.363; esta Sala, causa n°
60.987, “San Juan”, sentencia del 27-6-17, voto del Dr. Galdós).
Los conceptos expuestos en el párrafo precedente son aplicables por analogía al supuesto de autos, pese
a que no nos hallamos ante una compraventa sino que -como ya se dejó sentado- la causa fuente de la
obligación de escriturar está dada por la decisión asamblearia que contiene el reconocimiento de la deuda y
la dación en pago de la fracción del inmueble. Incursionando entonces en el examen de esta temática, en la
sentencia apelada se tuvo por acreditado que Oscar José Ramil detentó la posesión de la fracción
adjudicada, desde la aludida asamblea y hasta la fecha, en forma continua y sin ningún tipo de restricción.
Para llegar a esta conclusión se basó la juzgadora en el propio reconocimiento de la demandada en su
conteste (fs.230), y en los dichos de los testigos Ruben Omar Valin (fs.375/376), Domingo Santos Gianarelli
(fs.377/378) y Osvaldo Ricardo Zarini (fs.393/395). Y así señaló la magistrada de la anterior instancia que
no habiendo la demandada producido prueba alguna tendiente a desvirtuar lo así justificado, corresponde
rechazar la excepción de prescripción opuesta (fs.441, segundo párrafo).
Analizando la prueba indicada en la sentencia apelada, de los testimonios de Ruben Omar Valin y Domingo
Santos Gianarelli surge la posesión que han mantenido Ramil o sus hijos (fs.376vta. y 378, ampliación
sexta). También en este punto resulta ilustrativa la declaración del Dr. Osvaldo Ricardo Zarini, quien
refiere que Oscar José Ramil, en el año 1994, le cedió los derechos del 50% de los terrenos afectados al
comodato gratuito (cancha de fútbol, vestuarios, estacionamiento y cantina, a cambio de hacer una cancha
nueva en el mismo lugar, adecuada a la reglamentación). Dijo este testigo que con gran esfuerzo económico se
realizó una obra que por entonces fue reconocida por las autoridades municipales, por la dirigencia deportiva
y por la ciudadanía en general, como de un primer nivel para un club de barrio, ya que no solamente se hizo
el piso nuevo de la cancha, se agrandaron sus medidas, se cumplió con el alambrado olímpico, se colocaron
las torres de luz, se reformó el vestuario y la zona de estacionamiento; agregando el Dr. Zarini que él
cedió los derechos al Grupo Universitario de Tandil, que hasta la fecha los detenta (fs.395, respuesta a la
pregunta décimo tercera). Estas declaraciones testimoniales son concluyentes y no han sido motivo de crítica
alguna en el escrito de expresión de agravios (arts.260, 384, 456 y ccs. del Cód. Proc.).
En efecto, si se observa el escrito recursivo puede repararse en que la apelante sólo se detiene en
explicar su escrito de contestación de demanda, procurando darle a este responde una interpretación distinta
a la otorgada en el pronunciamiento de grado (fs.475vta./476), pero sin ocuparse de los demás elementos
probatorios ponderados por la juzgadora, que son esenciales para esclarecer este aspecto del litigio (art.260
del Cód. Proc.). Seguidamente, la apelante alude al art.2545 del Código Civil y Comercial, que no resulta
aplicable al sub caso conforme se dejó aclarado en el apartado V (art.7 del C.C. y C.). Y posteriormente
refiere a la falta de tradición y a la supuesta ocupación ilegítima de las tierras que ejercería Ramil
(fs.376/377), siendo que la posesión ejercida por éste fue la consecuencia de la decisión asamblearia donde
-por unanimidad- se decidió transferirle el inmueble, lo que le confiere suficiente legitimidad a esa
posesión que reúne tanto el corpus como el animus (arts.2351, 2355, 2356, 2362, 2379, 2384 y ccs. del Cód.
Civil). De esta manera, al ostentar la parte actora la posesión del inmueble, se produce la interrupción de
la prescripción de la acción de escrituración, de conformidad con la doctrina citada precedentemente
(art.3989 del Código Civil). Por ende, propicio la confirmación de la sentencia apelada en cuanto desestimó
la excepción de prescripción.
XI. En virtud de todo lo expuesto, propicio la confirmación de la sentencia apelada de fs.437/445, en
cuanto se rechazaron las excepciones de nulidad de asamblea y de prescripción opuestas por la parte
demandada, y se hizo lugar a la demanda de escrituración promovida por María Alejandra Ramil y Micaela Irene
Ramil contra Club Deportivo La Movediza, condenándose a éste último a otorgar la escritura traslativa de
dominio del inmueble objeto de autos, dentro del plazo de treinta días de quedar firme la sentencia, bajo
apercibimiento de otorgarla la magistrada de la anterior instancia en los términos del art.510 del Código
Procesal; con imposición de costas a la demandada vencida (art.68 del Cód. Proc.). 
                                           Con respecto a las costas de alzada, también deben imponerse a la
demandada apelante, en atención al resultado desfavorable que obtuvo en el trámite recursivo (art.68 del
Cód. Proc.).
Así lo voto.
                                          A la misma cuestión, los  Dres. Galdós y  Longobardi, por los
mismos fundamentos, adhieren al voto que antecede, votando en igual sentido.
                                          A LA SEGUNDA CUESTION, el Señor Juez Doctor Peralta Reyes, dijo:
       Atento a lo que resulta del tratamiento de la cuestión anterior, se resuelve: 1) Confirmar la
sentencia apelada de fs.437/445, en cuanto se rechazaron las excepciones de nulidad de asamblea y de
prescripción opuestas por la parte demandada, y se hizo lugar a la demanda de escrituración promovida por
María Alejandra Ramil y Micaela Irene Ramil contra Club Deportivo La Movediza, condenándose a éste último
a otorgar la escritura traslativa de dominio del inmueble objeto de autos, dentro del plazo de treinta días
de quedar firme la sentencia, bajo apercibimiento de otorgarla la magistrada de la anterior instancia en los
términos del art.510 del Código Procesal; con imposición de costas a la demandada vencida (art.68 del Cód.
Proc.).  2) Imponer las costas de alzada a la demandada apelante, en atención al resultado desfavorable que
obtuvo en el trámite recursivo. 3) Diferir la regulación de honorarios para su oportunidad (arts.31 y 51 del
dec. ley 8.904/77).
Así lo voto.
                                   A la misma cuestión, los  Dres. Galdós y Longobardi por los mismos
fundamentos, adhieren al voto que antecede, votando en igual sentido.
          Con lo que terminó el Acuerdo, dictándose la siguiente:

S  E  N  T  E  N  C  I  A


                                                 Azul,       Septiembre  de 2017. –

 AUTOS Y VISTOS:

    CONSIDERANDO:
                                            Por todo lo expuesto, atento lo acordado al tratar las cuestiones
anteriores, demás fundamentos del acuerdo, citas legales, doctrina y jurisprudencia referenciada, y lo
dispuesto por los arts.266, 267 y concs. del C.P.C.C., se resuelve:   1) Confirmar la sentencia apelada de
fs.437/445, en cuanto se rechazaron las excepciones de nulidad de asamblea y de prescripción opuestas por la
parte demandada, y se hizo lugar a la demanda de escrituración promovida por María Alejandra Ramil y Micaela
Irene Ramil contra Club Deportivo La Movediza, condenándose a éste último a otorgar la escritura traslativa
de dominio del inmueble objeto de autos, dentro del plazo de treinta días de quedar firme la sentencia, bajo
apercibimiento de otorgarla la magistrada de la anterior instancia en los términos del art.510 del Código
Procesal; con imposición de costas a la demandada vencida (art.68 del Cód. Proc.).  2) Imponer las costas de
alzada a la demandada apelante, en atención al resultado desfavorable que obtuvo en el trámite recursivo. 3)
Diferir la regulación de honorarios para su oportunidad (arts.31 y 51 del dec. ley 8.904/77). Regístrese,
notifíquese por Secretaría y devuélvase a su Juzgado de origen. Firmado: Dr. Víctor Mario Peralta Reyes
– Presidente – Cám. Civ. y Com. Sala II –Dr. Jorge Mario Galdós – Juez – Cám. Civ. y Com. Sala II
-  Dra. María Inés Longobardi  - Juez – Cám. Civ. y Com. Sala II. Ante mí: Claudio Marcelo Camino –
Secretario – Cám. Civ. y Com. Sala II.


Logo Pragmática