Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul

Buscador de Jurisprudencia

Expediente N°: 6-2582-2017
Fecha de sentencia: 27/09/2017
Carátula: REBOLINO OMAR LUIS S/ SUCESION AB-INTESTATO
Emisor: Cámara de Apelaciones Civil y Comercia -Sala I- de Azul
Materia: SUCESION AB INTESTATO
Acceso Web: http://jurisprudencia.colegioabogadosazul.org.ar/107

1-62582-2017 - 

"REBOLINO OMAR LUIS S/ SUCESION AB-INTESTATO"
JUZGADO EN LO CIVIL Y COMERCIAL Nº 2 - AZUL 

Nº Reg.   .............. 
Nº Folio..............   
Azul, 27 de Septiembre de 2017 .-
 

Y VISTOS:
CONSIDERANDO:
                    I) Arriban estos autos a la Alzada con motivo del recurso de apelación interpuesto a fs.
37 contra la providencia de fs. 35/36, en cuanto declara que el poder invocado por el letrado que inició este
sucesorio en representación de los herederos no guarda las formalidades previstas por la ley.
II) Analizando los antecedentes del caso, se observa que la cuestión medular aquí a definir es si a los
fines de la representación como apoderado en juicio el poder debe ser otorgado por escritura pública o si,
por el contrario, basta con un instrumento privado en el que la firma del mandante sea certificada por
escribano público.
Al respecto es dable señalar, tal como lo advierte el apelante, que esta cuestión ha sido objeto de
resoluciones divergentes por parte de las dos Salas que conforman esta Cámara Departamental. En efecto, esta
Sala ha tenido oportunidad de pronunciarse sobre el mismo en la causa n° 62169, “González”, del
18.05.2017 –citada por el Sr. Juez de grado- en la cual se dijo que “… del juego armónico de los arts.
1017 inc. d) y 363 del CCC, y 47 del CPCC, se infiere -a nuestro entender sin hesitación alguna- que a los
fines de la representación como apoderado en juicio el poder debe ser otorgado por escritura pública”.
Mientras que la Sala II ha hecho lo propio en la causa n° 62147 “Alarcón” del 29.06.2017 en la cual dijo
“… entiende este Tribunal que en el caso de autos la certificación notarial de la firma cumple
adecuadamente dichos extremos. Es decir, manteniendo la libertad de formas prescripta por el nuevo Código
Civil y Comercial (arts. 284, 363 y 1017 CCCN), la parte actora adoptó el recaudo de la certificación
notarial de la firma del poderdante, que dota de certidumbre en torno a la persona otorgante al acto jurídico
realizado y confiere suficiente seguridad jurídica”. 
Frente a este escenario –es decir, la existencia de jurisprudencia divergente entre ambas Salas de la
Cámara- correspondería, en principio, el dictado de un fallo plenario (art. 37 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial n° 5827). Es que, conforme se ha dicho, “(l)a importancia de estos fallos plenarios es que son
obligatorios, en punto a la doctrina de Derecho establecida, para los jueces de primera instancia que dependen
de la Cámara que lo dictó, y para todas las salas que integran esa Cámara. / Ha sido cuestionada por gran
parte de la doctrina la constitucionalidad de los plenarios, pues en alguna medida implica un verdadero acto
legislativo. / Pero lo cierto es que, más allá de las críticas que se le hacen, el sistema permite brindar
una notable seguridad a los litigantes.” (Julio Cesar Rivera, “Instituciones de Derecho Civil - Parte
General” T. I, Abeledo Perrot, págs. 158/159; ídem Edgardo Saux, “El pagaré de consumo: una figura no
legislada y controversial”, en LL del 27.03.17.). 
Ahora bien, es lo cierto que el dictado de un fallo plenario insume mayor tiempo por las formalidades que el
mismo requiere, con los inconvenientes que ello trae aparejado, y que en el caso se hacen más intensos por
tratarse de una temática que está presente en buena parte de los procesos judiciales. Por otra parte, y como
es público y notorio, esta Sala I se encuentra actualmente desintregrada, por lo que claramente puede
vislumbrarse que el llamado a un fallo plenario desembocaría en la solución adoptada por la Sala II de esta
Cámara, máxime teniendo en cuenta que el precedente “Alarcón” fue suscripto por unanimidad por sus tres
miembros.
Así las cosas, entendemos que por razones de celeridad y economía procesal es conveniente que esta Sala
adopte el criterio sentado por la Sala II, tal como lo ha hecho la Excma. S.C.B.A. al adoptar ciertos
criterios de la C.S.J.N. (conf. Galdós, Jorge Mario, “Algunas tendencias jurisprudenciales en la Suprema
Corte de Buenos Aires”, Lexis Nº 003/010646, apartado II.a., “Doctrina legal y jurisprudencia de la Corte
Nacional”).
Por lo demás, es dable aclarar que coadyuva a esta decisión la circunstancia de que los dos criterios antes
referidos no son en modo alguno antagónicos. Ello así, pues si bien esta Sala entendió que la exigencia del
art. 47 del C.P.C.C. continúa vigente tras la sanción del Código Civil y Comercial, la Sala II no se
inclinó por la libertad de formas absoluta, sino que afirmó que no puede desconocerse la trascendencia del
acto jurídico que implica actuar en nombre de otra persona en juicio y añadió –como ya vimos- que la
certificación notarial de la firma cumple adecuadamente con la función de determinar con exactitud la
identidad del poderdante y las facultades conferidas al apoderado.      
Por lo expuesto, SE RESUELVE: I) Hacer lugar al recurso de apelación interpuesto a fs. 37 y por las razones
expuestas en el apartado II) revocar el auto de fs. 35/36, declarando válido el poder de fs. 4/5 otorgado por
los Sres. Nélida Josefa y Alberto Ramón Rubolino y/o Rebolino a favor de los letrados Dres. Juan José
Bogliolo; José María Bogliolo y Verónica Bogliolo, con la firma de los poderdantes certificada por
Escribano Público. II) Sin costas atento al modo en que se genera y se resuelve la cuestión (art. 68 del
C.P.C.C). Regístrese y notifíquese. 
 



 Lucrecia Inés Comparato
               Juez
             -Sala 1-
        -Cám.Civ.Azul-


                                  Esteban Louge Emiliozzi
                                  Juez
                                  -Sala 1-
                                 -Cám.Civ.Azul-



Ante mi


Yamila Carrasco
Secretaria
-Sala 1-
-Cam.Civ.Azul-


Logo Pragmática